agresión homófoba

Ni encapuchados ni agresión homófoba en Madrid: el denunciante ha confesado a la Policía Nacional que el supuesto ataque fue consentido. Una noticia que se conoce unas horas antes de que tenga lugar una concentración en la capital, precisamente para protestar contra la ola de ataques homófobos.

Tres días después de declarar a los agentes que había sido atacado en el barrio de Malasaña en Madrid por un grupo de 8 personas no identificadas (al ir encapuchadas, tal y como él mismo había descrito), ha decidido rectificar su declaración inicial y ha explicado que las lesiones inicialmente denunciadas fueron consentidas. Una declaración que, según señalan desde el Ministerio del Interior, se produce sin perjuicio del desarrollo de las investigaciones y del procedimiento judicial.

Confiesa tras un largo interrogatorio

Publicidad

El joven de 20 años explicó que los supuestos atacantes le habían grabado con un arma blanca la palabra ‘maricón’ y una cruz invertida en una nalga. Las redes sociales en ese momento se movilizaron para pedir, una vez más, luchar contra las crecientes agresiones homófobas que se han ido registrando en nuestro país en los últimos meses.

Los esfuerzos de la Policía Nacional por encontrar a los encapuchados llegaron ese mismo día. En las primeras horas tras la denuncia se acudió a los vídeos de las cámaras de seguridad cercanas por si hubiese alguna que diese pistas sobre el suceso y, a la par, se inició con la búsqueda de posibles testigos.

Nadie había visto nada, según avanzaron los policías al respecto del caso. Así, este miércoles se llamó de nuevo a declarar a la presunta víctima con la intención de recolocar los hechos. Tras el interrogatorio, el joven se ha derrumbado y ha confesado que su primera declaración fue falsa y que las lesiones que presenta fueron consentidas y realizadas por otras dos personas con las que, en ese momento, mantenía una relación sentimental.