Escrivá rectifica

“Han sacado de contexto mis palabras”. Así rectificó este lunes José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, sus palabras de este domingo, cuando afirmó que “hace falta un cambio cultural en España” para seguir la tendencia europea de trabajar “cada vez más” entre los 55 y los 75 años. Escrivá quiso matizar sus declaraciones apenas 24 horas después, entre duras críticas de los partidos de la oposición e, incluso, de PSOE y Unidas Podemos.

El origen de la polémica está en la entrevista que el ministro concedió a Ara. En ella, Escrivá explicó que “en Europa hay una tendencia clara a trabajar cada vez más entre los 55 y los 70, 75 años“. “Lo vemos en las tendencias internacionales: a estas edades, por razones demográficas y de calidad de vida, se puede trabajar más. Y España es una anomalía europea”, dijo el ministro, que en anteriores ocasiones también se mostró a favor de elevar la edad media real de jubilación.

Escrivá fue más allá al afirmar que “hace falta un cambio cultural en España”para revertir la situación actual, en la que “no seguimos esta tendencia” a trabajar más hasta los 75 años, sino que “reducimos la proporción de mayores de 55 en activo”, y desmintió que esta medida pueda perjudicar a los más jóvenes.

Publicidad

La cascada de reacciones no se hizo esperar y fue más amplia que en anteriores ocasiones, ya que incluso el portavoz del PSOE en el Congreso, Héctor Gómez, se desmarcó del ministro, al afirmar que el Gobierno no tiene “ahora mismo” intención de “avanzar” en retrasar la jubilación a los 75 años y circunscribió al ámbito de la “voluntariedad” cualquier posible prolongación de la vida laboral. “El PSOE no se plantea alargar la edad de jubilación”, agregó la vicesecretaria general socialista, Adriana Lastra.

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, pidió “cautela” a Escrivá y recordó que elevar la edad de jubilación “no forma parte del acuerdo de Gobierno”, por lo que reclamó “no generar más tensiones en un país que lo está pasando mal”. “Debemos de ser prudentes, porque hablar de pensiones públicas es hablar de más de 9,5 millones de pensiones”, insistió Díaz, para quien “es muy difícil” decirles a los trabajadores de sectores como “la construcción, la agricultura o la limpieza” que “extiendan su edad laboral mas allá de los 67 años” que ya marca la ley.

El coportavoz de Podemos, Pablo Fernández, fue por su parte más duro y subrayó que el Gobierno “no va a contar nunca con los votos de Unidas Podemos ni para ampliar la edad de jubilación ni para reducir las pensiones”. “Lo tenemos muy claro, con nuestros votos no pueden contar para eso”, insistió Fernández preguntado por las palabras del ministro, a quien también le dijo que “es crucial e imprescindible incrementar las pensiones”, especialmente las mínimas y no contributivas.

Desde las filas de la oposición, el vicepresidente de Acción Política de Vox,Jorge Buxadé, se mostró este lunes “radicalmente en contra” de aumentar la edad de jubilación e instó al Gobierno a elegir entre defender el sistema autonómico o las pensiones. “Lo que decimos es: autonomías o pensiones, no que los españoles tengan que trabajar hasta los 75 años”, recalcó. “No necesitamos globos sonda con temas tan sensibles”, censuró, por su parte, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas.

Escrivá rectifica

Tras el revuelo generado por sus palabras, Escrivá rectificó con un hilo en Twitter, donde sostuvo que “España tiene una edad de jubilación adecuada que no es necesario modificar”, pero insistió en la necesidad de aplicar “incentivos a la jubilación demorada que así lo deseen puedan trabajar más allá de la edad ordinaria de jubilación“.

“En ningún caso planteo la necesidad de trabajar hasta los 75 años como algunos sugieren“, agregó Escrivá, quien recordó la necesidad de “acercar la edad efectiva a la ordinaria de jubilación y mejorar la empleabilidad de los mayores de 55”, sin que ello implique modificar la edad legal del retiro. “Recomiendo la lectura completa de la entrevista para evitar interpretaciones erróneas de la misma”, quiso zanjar el ministro.

Escrivá rectifica