fin de las mascarillas

¿Cuándo dejará de ser obligatorio el uso de mascarillas en espacios interiores? Es una pregunta a la que epidemiólogos y autoridades internacionales responden de forma distinta. Aunque hay países como Finlandia, Suecia o Dinamarca en que ya se ha decretado el uso voluntario de las mascarillas, la mayoría aún no ha definido un horizonte temporal claro para retirar la obligatoriedad de su uso en oficinas, transporte público o recintos cerrados. En España hace ya tres meses que la mascarilla dejó de ser obligatoria en espacios al aire libre -siempre que se respete la distancia de seguridad de metro y medio entre personas no convivientes-, pero el debate sobre el ‘adiós’ definitivo al tapabocas aún no ha llegado al Consejo Interterritorial de Salud. 

No obstante, sí es una cuestión que ya planea sobre los despachos de algún ejecutivo autonómico. En concreto, el gobierno de la Comunidad de Madrid, capitaneado por Isabel Díaz Ayuso se atreve a dibujar ya un horizonte temporal y emplaza a que el fin de las mascarillas en interiores debería llegar «después de navidades». La normalidad «total» y la vida ‘prepandemia’, según apunta el entorno de la líder regional, no debería demorarse más allá de la primavera de 2022. 

En la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid aseguran que, al menos de momento, éste no es un debate que se haya planteado de forma oficial en el seno del ejecutivo madrileño y, por el momento, tampoco fijan un plazo concreto sobre cuándo trasladarán dicha petición al Gobierno central. En todo caso, sí apuntan a que este escenario deberá irse estudiando «con prudencia» y con los datos epidemiológicos en la mano, aunque sí reconocen que, actualmente, la situación de la que goza España en general y Madrid en particular llama a ser «optimistas». 

Publicidad

El 76,8% de la población española cuenta ya con la pauta completa de la vacuna. A pesar de que el objetivo fijado por el Gobierno de Pedro Sánchez -un 70% para mediados de agosto- ya se rebasó hace días, el impacto de las nuevas variantes del virus, especialmente de la Delta, ha obligado a incrementar el porcentaje de vacunados para alcanzar la denominada como ‘inmunidad de grupo’. Algunos estudios apuntan a que habría que rebasar la frontera del 90% para hablar de una protección realmente efectiva contra el Covid, imposible de alcanzar sin administrar vacunas a los menores de 12 años

Con todo, hace semanas que el efecto de las vacunas se está dejando notar y los indicadores epidemiológicos siguen mejorando. El último balance del Ministerio de Sanidad revela que la incidencia continúa su tendencia a la baja y se sitúa ya en los 65,42 casos por cada 100.000 habitantes, el mejor dato desde hace más de un año. De continuar por esta senda, España se aproxima poco a poco hacia una situación de ‘riesgo bajo’ por coronavirus, que el ‘semáforo Covid’ aprobado por el Ministerio de Sanidad fija entre los 25 y los 50 casos de incidencia. 

Ayuso, «un paso por delante» 

La presidenta de la Comunidad de Madrid suele subrayar en público cómo su ejecutivo ha ido «un paso por delante» del Gobierno central en la gestión del coronavirus, una situación que podría tener como siguiente exponente la petición de estudiar el fin definitivo de la mascarilla en los próximos meses. El último ejemplo de esta circunstancia se produjo hace semanas. Tal y como informó El Independiente, a principios de agosto Isabel Díaz Ayuso volvió a intentar marcar el camino en la estrategia sanitaria gubernamental y exigió al Gobierno de Sánchez incluir la tercera dosis en el Plan Nacional de vacunaciónpara aquellos pacientes con patologías graves, ancianos y para la población inmunodeprimida en general. La Comisión de Salud Pública aprobó esta medida un mes después. 

Hace dos semanas, la presidenta de la Comunidad de Madrid volvió a adelantarse al criterio de otras comunidades autónomas y anunció una nueva relajación de medidas que entraron en vigor el pasado 20 de septiembre. Aunque mantuvo el uso obligatorio de la mascarilla en interiores y en exteriores siempre que no se garantice la distancia de seguridad, hostelería, restauración y ocio nocturno han recuperado ya el horario permitido que tenían establecido antes de la pandemia. Comercios, oficinas, centros comerciales, cines, teatros y auditorios han recuperado el 100% del aforo, mientras que en bares y restaurantes ha aumentado al 75% en interiores y al 100% en exteriores.