El Barça gana

El Fútbol Club Barcelona consiguió sumar los tres puntos ante el Espanyol en la jornada 14 de La Liga. El equipo de Xavi Hernández comenzó esta nueva etapa con victoria en un complicado derbi catalán. Memphis Depay anotó tras un polémico penalti en la segunda mitad. Raúl de Tomás pudo empatar para los de Vicente Moreno. [Narración y estadísticas: FC Barcelona – Espanyol]

El partido más esperado por el barcelonismo al fin llegaba al Camp Nou. Xavi Hernández, uno de los eternos capitanes del equipo y el gran referente culé de juego de toque, tenía en el derbi ante el Espanyol la prueba de fuego. Con un equipo con bajas como la de Pedri o Dembélé, una afición ansiosa de ganar, un once con sorpresas y un rival motivado por la crisis azulgrana, el exjugador hacía frente al reto más importante de su carrera como técnico. Y, pese al resultado final, le costó encontrar el camino de la felicidad.

El duelo comenzó en tierra de nadie en lo que a oportunidades se refiere. La mano de Xavi se notaba con una posesión abrumadora, pero las ocasiones se echaban en falta en el área azulgrana. El Espanyol, inteligente, esperaba atrás para armar alguna contra con Pedrosa o alguna acción de genio de Raúl de Tomás. Tras diez minutos de juego, las ideas estaban claras y los goles no se intuían.21 fotosLas mejores imágenes del Barça – Espanyol: del penalti de Depay a las reacciones de Xavi HernándezJorge Martínez

Publicidad

La ocasión más clara, eso sí, llegaría sobre el minuto 13. Ese juego de toque culé rompió el muro del Espanyol con una llegada por banda. Sería de las pocas oportunidades que darían los ‘periquitos’ durante la primera mitad. Pero, por suerte para los de Vicente Moreno, el joven Ilias perdonó en un error de inexperiencia. El canterano, sorpresa en el once inicial, falló un pase de la muerte mandando el balón por encima del larguero. La intención no bastaba para su estreno.

El encuentro estaba rápido y el Barça intentaba encontrar huecos con el control de balón de Gavi y Nico. Sin embargo, ni Depay conseguía hacerse un espacio en la zona ofensiva ni las internadas en el área acababan en ocasión de gol. Es más, sería Raúl de Tomás quien, en una de sus pocas llegadas al área, rozara el primer tanto del partido. Piqué intervino a tiempo y desvió lo suficiente al saque de esquina. El pitido del descanso daba una tregua: el Espanyol se iba satisfecho y con un empate que en parte era merecido. El Barça, mucho balón y poco gol.

Abde revoluciona al Barça

Xavi vio que tenía que hacer cambios y tras el descanso tomó decisiones. La primera y más importante, la de quitar al canterano Ilias tras una primera mitad en la que el experimento fracasó. El técnico, pese a ello, le dio la oportunidad a otro atacante del filial como Abde, que sí conseguiría desequilibrar la defensa blanquiazul. Además, la suerte se aliaría con los culés y en el 48′ de partido el colegiado pitó un polémico penalti sobre Depay.

El contacto fue muy dudoso, aunque en una de las tomas parece verse un toque en el pie de Depay. Del Cerro Grande no dudó tanto y tras unos pequeños comentarios de la sala VOR mantuvo su decisión. Depay no perdonó, batió a Diego López y el Barça respiró tranquilo sacando provecho de un fallo en defensa. El Espanyol, tras una de sus mejores primeras partes de un derbi catalán, se veía como -casi- siempre teniendo que remontar.

Ese aumento de la tensión empezó a notarse con algún que otro pique. O con el tanto de De Jong que sería anulado por claro fuera de juego. El Espanyol no se echaba atrás y buscaba el empate con un Barça que subía sus líneas defensivas. Los de Vicente Moreno, presión hasta en el área rival incluida, confiaban en sus opciones pese al marcador adverso. 

La ocasión más clara se produjo en un momento de bajón azulgrana. Raúl de Tomás buscó un balón al espacio, se plantó en la frontal y sacó un disparo que se fue rozando el palo ante Ter Stegen. El susto ya estaba y Xavi hacía cambios quitando a Gavi y metiendo a Coutinho.

Pese a ello, la situación fue a peor. El Fútbol Club Barcelona perdió el control del juego y De Tomás volvió a advertir, esta vez con un tiro de falta que rozó la escuadra. Poco después fue Dimata quien falló solo de cabeza ante Ter Stegen. Y de nuevo RDT, en un centro al área, estrelló el testarazo al palo. La última, cómo no, fue de un Espanyol que pudo empatar en un córner en el 96′.