El Betis golea

El Real Betis ya conoce su futuro inmediato en Europa. El equipo dirigido por Manuel Pellegrini se ha clasificado para la siguiente ronda de la Europa League y jugará ante uno de los conjuntos que termine la fase de grupos de la Liga de Campeonesen tercera posición. Esta tarde, el conjunto bético ha derrotado por 2-0 al Ferencvaros y acabará la fase de grupos de la Europa League en la segunda plaza de la clasificación pase lo que pase en la última jornada. En el otro encuentro de la jornada, el Bayer Leverkusen ha remontado en el tramo final para derrotar al Celtic por 3-2. De este modo, el equipo alemán suma 13 puntos por los diez del Real Betis.

Mientras, el Celtic queda tercero con seis. Precisamente el conjunto escocés será el rival de los futbolistas dirigidos por Pellegrini en el encuentro de la última jornada a disputar el próximo 9 de diciembre en Glasgow. 

Pellegrini decidió darle un nuevo giro a la alineación realizando ocho cambios en el once titular respecto al que empezó el partido del pasado domingo en el Martínez Valero ante el Elche CF. Sólo Bellerín, Canales y Rober han repetido en el día de hoy. El canterano jugó cerca del área del Ferencvaros, en un registro similar a los de Joaquín y Tello, dos de los protagonistas en la jugada que permitió al Real Betis adelantarse en el marcador. 

Publicidad

Apenas se habían jugado cuatro minutos del encuentro cuando el capitán bético levantó la mirada para mandar un balón en profundidad hacia el costado derecho. Bellerín apareció en el interior del área para sacar un centro que Tello no desaprovechó. 1-0. Trató de reaccionar el Ferencvaros con un par de llegadas prácticamente consecutivas. Tokmac mandó un balón fuera en primer lugar y un minuto más tarde fue Bravo el que atrapó el remate de R. Mmaee. Pese a todo, el equipo dirigido por Pellegrini siguió generando. La movilidad de Joaquín y Tello permitió a Canales recibir un balón en la frontal del área y enviar un remate que se marchó fuera. Tampoco tuvo fortuna Borja Iglesias, en su caso por partida doble. Primero no pudo superar al guardameta del Ferencvaros, Dibusz. Poco después fue su propio compañero Miranda el que tapó un remate del delantero gallego que iba en dirección a la portería del equipo húngaro.

Llegó el descanso con el 1-0 a favor del Real Betis y el 1-1 en el BayArena. 15 minutos para ordenar ideas y buscar más ventaja en el marcador. Tardó poco en encontrar el camino el equipo bético. El inicio de la segunda parte recordó en cierto modo al de la primera. Apenas se habían jugado seis minutos de la reanudación cuando el conjunto de Pellegrini vio de nuevo portería. Alegría en la grada y también en el terreno de juego al ver de nuevo la firma de Canales en forma de gol. Partiendo desde el costado derecho y buscando zonas centrales. Unos segundos para conducir el balón, levantar la mirada, localizar la portería y mandar un remate que superó al portero del Ferencvaros. 2-0 que aclaraba el panorama en el Benito Villamarín y hacía estar algo más pendiente todavía de las noticias que llegaban desde Alemania. De hecho, por entonces llegó el segundo gol del Celtic. El Real Betis trató de ampliar todavía más el marcador. Joaquín y Tello finalizaron una nueva acción en ataque que obligó a Dibusz a intervenir. También lo intentó Canales. El ritmo fue bajando algo con el paso del tiempo y una de las noticias llegó cuando Bravo, con molestias físicas, tuvo que ser sustituido por Rui Silva a falta de 20 minutos. 

Sergio Canales, rodeado de compañeros, celebra el segundo gol del Betis al Ferencvaros

La Real pierde ante el Monaco

La Real pasaba en Mónaco un examen de nivel en esta penúltima jornada de la fase de grupos de la Europa League. Visitaba al líder, con dos puntos de ventaja sobre los de Imanol y con el PSV al acecho. Un partido con mucha miga, en definitiva. 

El Mónaco contó con la baja de su nueva estrella, el joven Tchouameni, pretendido por los grandes del Viejo Continente, pero en su once había jugadores para que la Real se anduviera con ojo, con el exsevillista Ben Yedder a la cabeza. En cualquier caso, los donostiarras tienen equipo para no amedrentarse sea quien sea el rival, pero en el primer cuarto de hora un par de pérdidas en zona de peligro provocaron las primeras ocasiones de los locales. No muy claras, pero sí lo suficiente para que Ryan, esta vez titular bajo palos, no estuviera nada tranquilo. Eran avisos sobre lo que estaba por venir.

Video thumbnail
Gol de Volland (1-0) en el Mónaco 2-1 Real Sociedad

Además, Merino, Silva, Januzaj, es decir, los jugones de la Real, apenas estaban entrando en juego. Otra mala señal. El Mónaco apretaba mucho, como equipo muy físico que es, aunque lo de crear fútbol no sea precisamente su mejor seña de identidad. Total, que entre unos y otros faltaba juego y se notaba la tensión por lo mucho que había en disputa

La tuvo Januzaj en el minuto 27, un poco escorado pero a favor de su zurda. El tiro se le fue alto. Una lástima porque en la siguiente jugada, otra pérdida realista provocó una buena triangulación entre Ben Yedder, Golovin y Volland, que éste embocó para abrir el marcador. Así es el fútbol, pues del 0-1 se pasó al 1-0. El tanto hizo daño a la Real, que un par de minutos después se pudo ver 2-0 abajo, aunque Ryan despejó con reflejos el zambombazo de Ben Yedder desde la frontal.

Video thumbnail
Gol de Isak (1-1) en el Mónaco 2-1 Real Sociedad

Pero al igual que antes, aunque cambiando el lado del campo, del posible 2-0 se pasó al 1-1. Januzaj filtró un pase de calidad a Isak, que en el mano a mano definió con categoría con una sutil picadita sobre Nübel. De repente, parecía que ya llovía menos cuando amenazaba tormenta. Error. Dos minutos después, Jugada de estrategia y Fofana cabeceaba para el 2-1. A remar de nuevo tras una primera parte muy floja de la Real en la que sólo tuvo el detalle de calidad en la jugada del 1-1. Mucho por mejorar para la segunda mitad. 

Video thumbnail
Gol de Fofana (2-1) en el Mónaco 2-1 Real Sociedad

Gorosabel y Barrenetxea, al césped

Imanol retiró a Zaldua y un desaparecido David Silva para dar entrada a Gorosabel y Barrenetxea en un intento de regar el árbol, que se estaba quedando seco. Pero según avanzaban los minutos la Real seguía sin dar síntomas de mucha mejoría. Desde luego no era la Real que tan buena imagen está dando toda la temporada en LaLiga. Tocaba esa versión europea de menos nivel. Y eso, sobre todo fuera de casa, se paga. Pero quedaba tiempo para revertir la situación.

El Mónaco seguía dando muestras de una notable solidez defensiva. Además, el trío Golovin-Volland-Ben Yedder amenazaba con sentenciar el duelo en cualquier momento. Cierto es que al filo del minuto 60 Isak estuvo a punto de empatar. Otra vez un ramalazo de calidad para hacer soñar a los txuriurdin. A falta de buen juego, detalles de clase para buscar la igualada. También vale por supuesto. 

Lo que sí hizo la Real fue subir líneas y pasar más rato en campo rival, dando más sensación de dominio. La entrada de Barrenetxea sí había dotado de más mordiente al juego ofensivo blanquiazul. 

Pero no era el día de la Real. Por más intentos desde el banco, con la entrada de Turrientes, Sorloth y Portu, y desde el césped, no había manera de meter mano a la férrea defensa monegasca. Y así fueron pasando los minutos hasta consumarse la derrota de los de Imanol, que no fueron en ningún momento el equipo que ha jugado tan bien en la mayoría de los pasajes de esta temporada. Tocará ahora dar la cara en Anoeta ante el PSV. Ahí ya no habrá marcha atrás. Vencer o morir.