España vaciada

La España vaciada se mueve y este movimiento está generando un efecto rebote en los principales partidos políticos, que ven amenazada su posición hegemónica y se ven forzados a reaccionar. Teruel Existe abrió la espita con su presencia en las Cortes y con una relevancia que llevó, incluso, al partido a ser decisivo en la mayoría de la investidura de Pedro Sánchez. El objetivo, trasladar con su propia voz las demandas, que no ven colmadas por el Gobierno ni por los partidos políticos tradicionales. La reorganización en torno a una nueva formación (España Vaciada) que podría arañar, según diversas encuestas, entre una decena y una veintena de escaños a PSOE, PP y Vox en el Congreso de los Diputados y llegar decantar La Moncloa ha hecho saltar las alarmas de los cuarteles generales ubicados en Madrid, pero también a nivel territorial. El reparto de la financiación autonómica en el nuevo modelo que debe surgir de su reforma se torna una de las mejores bazas para defender los intereses de la tierra y ya se pugna por liderar esta bandera.

En Moncloa miran con preocupación esta nueva irrupción en la escena política, así como los frentes territoriales que se están creando y que trascienden las siglas, forjando una entente entre socialistas y populares que supera lo ideológico. En el Gobierno son conscientes de lo que hay en juego y han pasado de preocuparse a ocuparse para “desactivar” a la España vaciada de manera que se pueda contener el impacto electoral para el PSOE que ya detectan algunas encuestas.

En concreto, el partido que está inmerso en la celebración de congresos regionales está testando la intranquilidad de los territorios por esta cuestión, lo que obliga a dar un giro en la estrategia y redoblar los esfuerzos para frenar el avance de este movimiento. Un avance que transcurre, además, en paralelo al clima de contestación social que existe en la calle y del que también forman parte el colectivo de la producción agroalimentaria, que se reunió la pasada semana con el ministro de Agricultura, Luis Planas, y amenazan con ir a la huelga.

Publicidad

En mayo de este año, Sánchez anunció el plan “Pueblos con futuro” para la “cohesión y transformación del país” dotado con 10.000 millones del plan de recuperación europeo para luchar contra la despoblación y llevar la innovación y sostenibilidad a la España rural. En concreto se impulsaron 130 medidas en diez ejes de actuación que persiguen también garantizar la igualdad de derechos y de género en esas zonas. Un plan que no debió de percibirse como muy ambicioso, porque ha obligado al Gobierno a avanzar en sus propuestas, anunciando la descentralización de algunas instituciones. Una propuesta que tuvo una respuesta encendida por parte de la Comunidad de Madrid.

Precisamente en uno de esos congresos regionales del PSOE, el de Castilla y León, una de las comunidades afectadas por el vaciamiento de población, el presidente del Gobierno anunció que se implantará el primer Centro Nacional de Fotografía en Soria, a lo que ha sumado la puesta en marcha de un centro de innovación y tecnificación de alto rendimiento de la Formación Profesional en Segovia. A estos anuncios de escaso impacto, se suma un equipo de la máxima confianza de Sánchez tanto en Ferraz como en Moncloa que se ha puesto a trabajar intensamente para intentar hacer un seguimiento directo y mitigar el avance de los movimientos políticos de la España vaciada.

No es casual que en la remodelación de la Ejecutiva el pasado mes de octubre, Sánchez colocara a Mayte Pérez como secretaria de reto demográfico. Pérez es consejera de Presidencia de Javier Lambán y, como turolense, es una de las personas que está liderando la pugna con Teruel Existe en esta región. De hecho, el Gobierno organizó recientemente un foro de dos días en la capital turolense para abordar los problemas de la España vaciada. Donde también tienen la vista puesta en Moncloa es en la organización de dos frentes territoriales ante el nuevo sistema de financiación. Desde Ferraz intentaron, con carácter previo a la reunión que tuvo lugar en Santiago de Compostela hace dos semanas, fijar una posición común de todos sus presidentes autonómicos, pero fue imposible. Desde estas regiones se advierte de que “si el Gobierno ha querido poner la despoblación como una cuestión de agenda y de actualidad política, debe responder y dar soluciones”.

España vaciada