apedrear la casa

El independentismo más radical está muy encendido y más agresivo que nunca. Están comprobando como sus dirigentes les están tomando el pelo, y no acaban de aceptarlo.

La sentencia del Tribunal Supremo que pone fin a la inmersión lingüística y a la que algunas familias se están acogiendo está mostrando la verdadera cara radical, agresiva e intolerable de los independentistas más reaccionarios.

El pasado viernes una familia que lleva a su hijo a una escuela de Canet de Mar ha sido la primera que ha logrado que el Supremo imponga un 25% de clases en castellano, y desde entonces una turba de separatistas les está coaccionando.

Publicidad

Jaume Fàbrega, que ha dado clases en materias relacionadas con la gastronomía en centros como la Escuela de Turismo de la UAB, ha escrito un tuit donde llama a apedrear la casa de la familia del menor que ha pedido escolarización en castellano y donde los tacha de supremacistas y pide su expulsión de Cataluña.

No es la primera polémica de este tipo que protagoniza. En 2018 dijo que Ciudadanos era «el cáncer de Cataluña» y añadió que son la «tercera generación de migrantes que nos odian, como la tercera generación de magrebíes de Franci