James Webb

El telescopio espacial James Webb ya ha despegado. Lo ha hecho a las 13:20 horas desde el Puerto Espacial de Kurú, en la Guayana Francesa. Se trata de una costosa y esperada misión. Tres retrasos han hecho falta para que, finalmente, el ‘Webb’ comenzase a surcar los cielos. “¡Adelante, Webb!”, ha dicho el director de vuelo y, entre aplausos de la sala Júpiter de Kurú, ha comenzado a volar. 

Esta misión científica, conjunta de la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Canadiense, lleva preparándose 30 años. Y hoy, por fin, ha comenzado. “Es un día fantástico para la Tierra”, ha declarado Bill Nelson, director de la NASA, cuando el cohete se ha separado del telescopio.

En busca de vida e Historia galáctica 

Publicidad

Se trata del telescopio más complejo construido hasta ahora y ha sido diseñado para estudiar las primeras galaxias y estrellas que se formaron en el Universo. Concretamente, las que nacieron hace unos 13.500 millones de años. Además, también tiene un objetivo muy marcado: buscar señales de vida en otros planetas. 

Por 9.600 millones de dólares, la apuesta por encontrar vida más allá de la Tierra, sigue su curso. El viaje, que cuenta con un recorrido de 1,5 millones de kilómetros hasta el punto de Langrange 2 L2, durará 29 días. Una vez llegue a su destino, la visión que tenemos del Universo cambiará o, al menos, nos ofrecerá una nueva. 

Los ’14 días de terror’

Este casi mes de espera cuenta con los bautizados ’14 días de terror’, que son las dos primeras semanas donde el telescopio tendrá que desplegar 178 mecanismos en 344 operaciones y cualquier fallo técnico que se produjese, podría resultar fatal para una misión que ha tardado tres décadas en salir hacia delante. 

De hecho, el temor es tal que el primer aterrizaje en el planeta rojo se queda corto. “Si lo miras desde esa perspectiva, el aterrizaje en Marte solo tiene un tercio de posibilidades de puntos de fallo en comparación con el despliegue del James Webb”, dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA. 

De 10 a 20 años de investigación

De ir todo según lo previsto, serán 10 años, extensible a 20, en los que se espera poder observar lo nunca visto. Dar respuesta a cientos de preguntas aún por sin resolver sobre nuestro Universo así como obtener una resolución única de este. Se espera, por tanto, que este sea un viaje inédito que, en palabras de Zurbuchen, está hecho de “la materia de la que están hechos nuestros sueños”.

James Webb