generación eléctrica verde

El mapa de las energías sostenibles podría cambiar considerablemente antes de que llegue el próximo otoño. Aunque aún quedan muchos pasos por dar, la Comisión Europea abrió el debate sobre la inclusión de energías tan importantes para la generación como la nuclear o la del ciclo combinado (gas natural) dentro de las tecnologías verdes.

De concretarse, España podría sacar pecho y decir que más del 80% de la electricidad que se consume en sus fronteras sería de procedencia renovable, si acudimos a los datos de Red Eléctrica disponibles. El cierre del año en materia de generación ha sido histórico y nuestro país ha conseguido un hito sin precedentes: el 47,6% de la producción eléctrica es verde. 

En 2021, las cifras récord de las energías renovables han sido posibles gracias a su incremento en el parque generador español. En concreto, este ejercicio las renovables han sumado más de 2.800 nuevos MW verdes, eminentemente eólicos y fotovoltaicos, registrando así el 55,6 % del total.

Publicidad

La nuclear y el ciclo combinado, mandan

El viento que ha soplado durante todo este año en nuestro país ha sido fundamental para nuestro sistema eléctrico y la energía producida a partir de la eólica ha superado los 60.600 GWh, con un incremento estimado del 10,5 % sobre el pasado ejercicio. 

Especialmente destacable es el incremento en solar fotovoltaica que en 2021 ha crecido un 19,8 % en potencia instalada – con cerca de 2.300 nuevos MW – siendo así la fuente que más ha aumentado. Desde 2018, los MW de fotovoltaica casi se han triplicado. 

Pero, a pesar del buen ritmo de crecimiento que tiene España respecto a las renovables, aún depende enormemente de las dos energías que la Comisión Europea pretende declararlas como verdes. La nuclear es la segunda tecnología por orden de importancia a la hora de generación ya que durante 2021 se utilizaron 54.067 Gwh. Esta cantidad, de acuerdo a los datos de Red Eléctrica, la energía nuclear supone el 20,8% del total de la generación 

Lo mismo ocurre con el ciclo combinado. La energía que depende del gas natural sigue siendo primordial para alumbrar los hogares, calles y empresas españolas. Durante el recién abandonado año, España tiró de esta tecnología hasta los 44.678 Gwh, lo que representa el 17,2% del total.

Con estas cifras, y de llegar a concretarse el borrador de la Comisión Europea, España alcanzaría el 87% de generación a través de energías renovables o verdes. Las previsiones de Red Eléctrica son que en 2022 se alcance el hito de que las verdes y la nuclear llegue al 70%. 

Energías “irremplazables”

La Comisión Europea entiende que tanto la energía nuclear como la del ciclo combinado son “irremplazables” a corto plazo y son un pilar fundamental para la transición ecológica hacia la que ha virado la Unión Europea, si bien España no apoya estas medidas. 

Nuclear y gas pretenden ser clasificadas en la segunda categoría de la taxonomía, es decir, entre las que son bajas en emisiones de carbono y para las que de momento no hay una alternativa disponible.

El sector eléctrico ha defendido en muchas ocasiones la tecnología nuclear debido a que, tal y como apuntan fuentes del sector, permite “aliviar el precio del megavatio” y, sobre todo, «poder garantizar el suministro a millones de personas”. La energía nuclear tiene unos costes de inversión elevadísimos, sin embargo unos costes de funcionamiento bajos. De ahí la importancia de que los emplazamientos están diseñados para que tengan una vida superior a los 60 años.

Por ejemplo, en España, de media, el funcionamiento de estas plantas es de alrededor del 85 % de su capacidad. Los costes variables de las centrales nucleares (combustible, operación y mantenimiento, etc.) están alrededor de los 40 €/MWh para las centrales históricas, ya amortizadas.

No ocurre lo mismo con el gas natural. Como ha sucedido durante el último año, el precio del gas se ha incrementado más de un 60%, que se ha traducido en las imponentes alzas en los recibos eléctricos. Al depender de una materia prima que se rige por la oferta y la demanda, el coste de generación a través del ciclo combinado va supeditado a los vaivenes del mercado. 

generación eléctrica verde