trasladar costes a precios

El consumidor final ya está notando en los pocos días que van de 2022 cómo los vendedores han decidido trasladar a precios finales la subida de costes que sufren desde hace unos meses.

El IPC llevaba meses avisando de que los precios están subiendo respecto al año pasado, pero hasta la fecha los economistas coincidían en que el aumento era transitorio -provocado entre otras cosas por el efecto base y el desajuste entre oferta y demanda tras la pandemia- y en que se debía principalmente al encarecimiento de la energía. 

El dato de diciembre, no obstante, (subida del 6,7% en el índice general y del 2,1% en el subyacente -sin energía y alimentos frescos-), ha puesto en duda la temporalidad de la inflación y hay quienes advierten de que los temidos efectos de segunda ronda son ya una realidad. 

Publicidad

Se refieren a la posibilidad de que las subidas de precios puedan iniciar unaespiral inflacionista por una de estas dos vías: si las empresas acaban cediendo a las presiones de los trabajadores y acceden a subirsalarios conforme a la inflación, o si deciden trasladar el aumento de costes de los suministros a las tarifas finales que cobran al consumidor. 

Aunque la traslación vía salarios todavía está contenida (los sueldos por convenio suben un 1,49%), ya se detectan subidas generalizadas de preciosen muchos productos, no sólo los energéticos y los alimentos. 

“El repunte de la inflación (hasta el 6,7% interanual en diciembre) volvió a superar las previsiones y no se puede descartar que se haya debido, al menos en parte, a efectos de segunda ronda“, señalaba Rafael Doménech, economista jefe del servicios de estudios de BBVA al conocer el IPC adelantado de diciembre. 

Raymond Torres, director de coyuntura económica de Funcas, especifica a EL MUNDO que “se están produciendo efectos de segunda ronda en los precios de los productos más expuestos al encarecimiento de todo tipo de recursos naturales (sectores electro-intensivos, muebles, papel, etc.)”. 

Los salarios, por el contrario, “están actuando de momento como dique de contención“, señala, con lo que los efectos de segunda vuelta sólo se están produciendo en un sentido. 

Los bancos centrales, atentos a subidas generalizadas

Además del pequeño comercio o la hosteleríagrandes compañías como Ikea ya han anunciado subidas de precios para este año ante la subida de costes. Si estas subidas se generalizan, los efectos de segunda ronda serán palpables y los bancos centrales no tendrán más remedio que endurecer su política monetaria. Hasta ahora, se aferran a los elementos que les permiten pensar que la inflación se moderará (como el hecho de que los salarios estén contenidos y los bienes de consumo no se hayan disparado).

El Banco Central Europeo no se ha planteado una subida de tipos de interésporque sería muy dañino para la recuperación económica, pero si se expanden los efectos de segunda ronda no le quedará más remedio que subirlos. 

Hay elementos que pintan regular. La nueva variante ómicron ha aumentado el pesimismo sobre las cadenas de valor y éstas son las que influyen en el precio de los bienes intermedios. Creo que las cadenas de producción van a seguir atascadas y van a seguir subiendo los precios de muchos productos, lo que va a obligar a muchas empresas a subir los precios“, apunta a este medio Enrique Féas, investigador principal del Real Instituto Elcano. 

El Consejo General de Economistas aprovechaba este lunes la actualización de sus previsiones económicas para advertir de que la inflación empieza a ser estructural.

El aumento de los precios de los productos energéticos está siendo repercutido por parte los productores, lo que está influyendo en los precios del resto de los productos. Esto hace que el incremento de la inflación ya no sea coyuntural, sino que, en parte, sea estructural“, avisaban. 

En esta misma línea, el índice PMI publicado por la consultora Markit reflejaba que las empresas del sector industrial están haciendo acopio de materiales ante el temor a una falta de suministros y, dado que el precio de estos insumos sigue subiendo con fuerza, ya están trasladándolo a los precios finales. 

“La encuesta de diciembre indicó que las tarifas cobradas aumentaron a una tasa solo ligeramente más lenta que el récord de la serie observado en noviembre, ya que las empresas se enfrentaron a otro rápido aumento de los costes de los insumos. Las empresas encuestadas comentaron que la gran mayoría de materias primas han subido de precio, al igual que los costes relacionados con la energía, la electricidad y los servicios de transporte”, recogen.Emma Watson explica cuándo y cómo se enamoró de Tom FeltonLeonardo DiCaprio se negó a que Meryl Streep se desnudara en su película juntos

Enero es un mes en el que tradicionalmente los precios caen, entre otras cosas por el efecto rebajas, avisa por su parte Gregorio Izquierdo, director general del Instituto de Estudios Económicos (IEE), pero incluso este año las grandes superficies moderarán sus descuentos ante la subida de costes, lo que contribuirá poco a desinflar los precios. 

Este experto sigue siendo optimista con respecto a la evolución de los precios. “No se van a producir efectos de segunda ronda de forma generalizada como se produjeron en el pasado. Pensamos que hay conciencia en primer lugar de que es transitorio y, en segundo lugar, de que los efectos de segunda ronda podrían agravar la inflación y hacerla persistente, en vez de solucionar el problema”, apunta.