critica las macrogranjas

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, se enfrenta a una nueva polémica sobre al sector ganadero-cárnico al asegurar en una entrevista en The Guardian que las granjas de gran tamaño “contaminan el suelo, el agua y luego exportan esta carne de mala calidad de estos animales maltratados”.

Las declaraciones del ministro han levantado polvareda entre la clase política y los ganaderos que estudian acciones legales contra Garzón. Desde la asociación empresarial cárnica (Anafric), su presidente José Friguls, se ha quejado y ha pedido a Garzón que rectifique o, de lo contrario, se reserva “el derecho a emprender acciones judiciales”.

La organización agraria Asaja, han pedido al ministro que deje el cargo por sus “continuos ataques al campo español”y cree que son “inadmisibles” las declaraciones.

Publicidad

Por su parte, la responsable de Vacuno de COAG, Charo Arredondo, no ha exigido la dimisión porque estima que Garzón “va en contra de las macrogranjas”, un tipo de instalaciones con las que COAG tampoco está de acuerdo.

La organización agraria UPA ha pedido la “rectificación o dimisión” de Garzón y que “abandone su campaña contra la ganadería española”.

El ministro Garzón se ha defendido a través de sus redes sociales argumentando que lo que hizo en la entrevista fue defender la sostenibilidad de la ganadería extensiva en Asturias, parte de Castilla y León, Andalucía y Extremadura, y asegura que se trata de una polémica interesada apuntando al presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernandez Mañueco, al que acusa de “recurrir a la mentira y la manipulación”, porque “está desesperado por los votos de ultraderecha”.

POLVAREDA POLÍTICA

El líder del PP, Pablo Casado, considera “inaceptable” que el “Gobierno” vierta tales declaraciones en medios extranjeros y dice que se trata de “otro ataque a ganaderos y agricultores y a la imagen de nuestro país”, por lo que pide “responsabilidades y una rectificación inmediata”.

Ciudadanos ha ido más allá y ha presentado una Proposición No de Ley en el Congreso con el objetivo de conseguir una reprobación a Garzón. Esta formación ha presentado también sendas solicitudes de comparecencia de Alberto Garzón y del ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ante la comisión correspondiente del Congreso.

Por su parte, el portavoz de VOX en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, ha apuntado que la ganadería es la que aún le “faltaba” al Gobierno por atacar.

El presidente aragonés, el socialista Javier Lambán, se ha sumado a las críticas calificando las declaraciones de Garzón de “desgraciadas e insensatas” y de ser “una agresión directa a una parte importante de la economía aragonesa, que se esfuerza por ser competitiva y sostenible”. .

El pasado verano ya se levantó una polvareda política cuando el Ministerio de Consumo difundió una campaña que proponía comer menos carne por razones de salud y medioambientales, una recomendación que ha formado parte del debate público de forma recurrente desde 2015, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconsejara reducir la ingesta de carne.

Además, la instalación de macrogranjas también ha provocado polémica en distintas localidades españolas, y su moratoria es una de las propuestas para 2022 de las cinco organizaciones conservacionistas de España Greenpeace, WWF, Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y Amigos de la Tierra-.