sector público

Los datos de paro conocidos este martes han revelado que el desempleo ha caído un 20% a lo largo de todo 2021. El año ha terminado con 780.000 personas menos apuntadas en las oficinas públicas de empleo, y, a la vez, hay 776.000 personas más afiliadas a la Seguridad Social, es decir, registradas como trabajadores. 

La cifra total de desempleados, de 3,1 millones, es la más baja en 14 años, desde antes de que comenzase la crisis financiera de 2008. 

«Nunca antes habíamos tenido un año tan excepcional en la reducción del paro. No tenemos constancia en los registros de que el paro haya bajado nunca de una manera tan sostenida como desde hace más de 10 meses, en 90.000 personas», valoró ayer el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey.

Publicidad

Aún así, quedan retos pendientes: el paro sigue estando por encima del 14%, por encima del 30% entre los jóvenes menores de 25 años -son datos que recopila el Instituto Nacional de Estadística (INE)-, más de 100.000 personas continúan con su empleo suspendido por los ERTE, aunque no aparecen en las cifras del paro y la temporalidad continúa siendo la norma.

140.000 parados menos que en febrero de 2020

Pero aunque la pandemia no ha quedado atrás, sí lo ha hecho en términos de empleo, y a pesar de la debacle que el virus provocó a su llegada a España. El Gobierno, en este sentido, insiste en que durante la anterior crisis llevó años recuperar los niveles de empleo previos, mientras que en esta ocasión se ha conseguido en menos de dos años.

Frente al febrero de 2020, antes de que comenzase la pandemia, hay 140.000 parados menos, según datos del Ministerio de Trabajo. Según los cálculos que ha realizado este medio en base a las cifras del Ministerio de Inclusión y Seguridad Social, en noviembre había unas 750.000 personas más inscritas como trabajadoras que en febrero de 2020.

La Administración ha sumado casi 200.000 trabajadores

Pero, ¿dónde se ha creado ese empleo pandémico exactamente? Cálculos en base a las mismas estadísticas apuntan a que el 24% de esos nuevos afiliados son ahora trabajadores públicos. Mientras que en febrero de 2020 las administraciones públicas contaban con 2.567.891 empleados, en noviembre de 2021 -mes más reciente al que llegan los datos de empleo público- tenían 2.779.167 trabajadores.

La diferencia es de 181.276 empleados, mientras que la del total de afiliados entre los mismos meses -19.006.760 en febrero de 2020, 19.752.358 en noviembre de 2021- es de 745.598. Es decir, que el empleo en lo público ha crecido un 7% durante esos 22 meses. En total la administración cuenta ahora con 2.779.167 trabajadores.

En cuanto a qué administraciones públicas han creado empleo exactamente, las cifras revelan que en la Administración estatal hay 28.000 trabajadores más, contando ya -en noviembre- con 377.000 empleados. Mientras, en las comunidades autónomas hay 157.000 funcionarios más, hasta los 1,68 millones de trabajadores. Como empleados de las entidades locales hay 26.000 afiliados más, que llegan a los 719.000.

La agricultura recupera el empleo anterior a la pandemia

Aunque la mayoría de los sectores cuentan desde hace meses con más trabajadores que en febrero de 2020, antes de que estallase la pandemia del coronavirus, la agricultura no lo había hecho en noviembre. Comparando dicho mes de 2021 -último mes del que se tienen datos de empleo público, como se ha mencionado anteriormente- con febrero de 2020 -mes anterior a que el virus afectase al empleo-, la agricultura contaba con 17.000 afiliados menos, de nuevo, en base a las estadísticas de Seguridad Social. 

En diciembre, en cambio, sí superó el umbral de febrero de 2020 al llegar a los 1,126 millones de afiliados, frente a los 1,116 prepandemia. Así, ya hay 9.600 personas más inscritas en este régimen que antes del covid. 

Mientras, la industria cuenta con 16.700 más (2,296 millones en total); la construcción, con 36.200 más (1,299 millones en total) y los servicios con 512.000 más (en el sector más numeroso, con 15,1 millones de afiliados). También hay 70.000 autónomos más registrados como tales, en total, 3,42 millones, frente a los 16,482 millones de asalariados, que son 505.000 más que en las cifras prepandemia.

sector público