Garzón se aferra a la silla

La posición de Alberto Garzón en el Consejo de Ministros ha quedado tocada. El titular de Consumo intentó cerrar este miércoles la polémica sobre la carne que se produce en las macrogranjas españolas reafirmándose en que sus declaraciones fueron “impecables” y que las hizo en calidad de ministro del Gobierno de España. Todo un pulso al PSOE. 

Y eso que Garzón llegó a reconocer en una entrevista en la Cadena Ser que incumplió la norma no escrita de que los miembros del Ejecutivo deben hablar en positivo de los intereses de España y más en el extranjero. “También mi país debe cumplir con las directrices europeas que instan a poner fin a las macrogranjas, porque preocupan en la Comisión Europea”, zanjó.

El líder de Izquierda Unida está en una situación de debilidad tras la polémica. Garzón fue abandonado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y ‘ninguneado’ por Yolanda Díaz. Y es que pese a apoyarle en Twitter, la vicepresidenta segunda evitó mencionarle y personalizar. Eso sí, según desveló el propio Garzón, fue Díaz quien habló con Sánchez del asunto. En plata: a Díaz no le importa tanto el personaje Garzón como el fondo de lo que critica. 

Publicidad

El jefe del Ejecutivo dio luz verde a la desautorización de la ministra de Educación, Pilar Alegría, quien dijo que las palabras de Garzón “no reflejan la postura del Ejecutivo”. Todo un dardo encaminado a dejar en evidencia por segunda vez al ministro morado con menos atribuciones de La Moncloa. Y otra vez por la carne, tras la controversia que protagonizó por su consumo y que Sánchez zanjó alabando lo imbatible del “chuletón al punto”

“Una cacería”

Para Garzón, las discrepancias con sus colegas socialistas se quedan en lo habitual dentro de la coalición. Según desveló, Díaz y él comentaron el lío de la carne. “Yolanda y yo hemos hablado y ha salido a defender lo que es de cajón”, ha remachado Garzón. La vicepresidenta segunda dijo en Twitter que “hay denunciar aquellas prácticas minoritarias que agravan la crisis climática”, en referencia a las macrogranjas.

Los principales dirigentes de Unidas Podemos respaldaron a su compañero de Izquierda Unida, aunque según fuentes moradas consultadas por Vozpópulila dirección del grupo parlamentario no ordenó a sus diputados posicionarse a favor del titular de Consumo. Y quien lo ha hecho en estas horas, según estas mismas fuentes, ha sido “de natural”. 

Esó sí, fuentes parlamentarias del partido matizan que “nunca” se emiten órdenes a los diputados para defender a nadie y que la sola defensa de los principales dirigentes del espacio confederal supone el respaldo de todos y cada uno de los miembros del partido en el Congreso: desde el más alto cargo hasta el último asesor. 

“Es una cacería”, zanjan fuentes moradas en el Congreso señalando a los barones del PSOE —Emiliano García Page y Javier Lambán— que se han animado a pedir una rectificación y hasta la dimisión de Garzón. Lo curioso es que el ministro respondió en la Cadena Ser a las críticas de los barones del PSOE aplaudiendo algunas medidas que se están tomando en sus territorios, enfocadas a poner coto a las macrogranjas. 

Para el ministro de Consumo, la calidad de una producción que permite al ganado pastear no es igual que “el modelo en el que se engorda con medicamentos a los animales”. Más allá de Yolanda Díaz, entre quienes han movido el dedo para teclear mensajes de apoyo en Twitter se encuentran el portavoz, Pablo Echenique; el presidente del grupo parlamentario, Jaume Asens, y el secretario de Estado de Agenda 2030 —y líder del PCE—, Enrique Santiago.

El asedio del PP

El PP trasladó al Congreso la petición de cese de Garzón siguiendo la línea abierta en los ultimos días por los principales dirigentes del partido: “No puede seguir ni un minuto más sentado en el Consejo de Ministros“, sintetizan los populares.

El Grupo Popular exige la comparecencia urgente del titular de Consumo y tira de ironía en una pregunta a Garzón, a quien le recuerdan sus palabras sobre la “masculinidad” de los que critican su campaña contra el consumo de carne… y la defensa de Sánchez del “chuletón al punto”.

Los propios ganaderos, a través de sus principales asociaciones —como Asaja— y el sector cárnico también reclaman la dimisión de Garzón. El lío ha sido tal que ya están estudiando acciones legales contra el titular de Consumo.

Garzón se aferra a la silla