Mobile advierte

La Global System for Mobile Communications (GSMA), patronal de las operadoras de telecomunicaciones que organiza el Mobile World Congress(MWC), ha advertido a sus asociados de que, si la edición de este año no se realiza, podría ser el fin de la feria en Barcelona tal y como la conocemos, según ha confirmado THE OBJECTIVE. Una suerte de ultimátum ante las dudas de algunas compañías que ya sugieren que el evento se suspenda hasta verano como aconteció en 2021, o que incluso no se realice este año.

La GSMA es consciente de los miedos de los expositores ante la variante ómicron que azota a Europa y a España, pero confía en que se reduzcan los contagios a mediados de enero y que -con los protocolos adecuados- pueda comenzar a volver la normalidad al evento.

Advierten de que un tercer año de cambios por la pandemia podría ser un golpe mortal al MWC en Barcelona, una de las ferias mundiales más perjudicadas desde la llegada del virus en 2020. En la edición de ese año el evento tuvo que ser cancelado a pocas semanas de su realización por los primeros contagios en Asia, mientras que en 2021 se cambió la fecha desde febrero hasta julio, aunque en un formato prácticamente virtual y tras una oleada de bajas por segundo año consecutivo.

Publicidad

Hace tres semanas se presentó el evento de 2022 con la confirmación de la vuelta presencial de sus principales expositores como Ericsson, Samsung o Google. El objetivo es poder volver a la normalidad y ya en un formato físico con todas las empresas del sector tecnológico y de telecomunicaciones reunidas como aconteció en 2019.

Mantener el evento 

Para la GSMA esta es la mejor manera de que el MWC retome el impulso perdido y dar carpetazo a los rumores de que tiene los días contados en Barcelona. La última prórroga se hizo en verano de 2020 y pocos meses después de la primera cancelación, dejando el evento en la Ciudad Condalhasta 2024, una compensación por no realizar el evento en 2020 y un año más de lo pactado en 2015 cuando se pactó una prórroga para el periodo 2019-2023.

Sin embargo, la irrupción fulgurante de la variante ómicron ha vuelto a dejarlo todo en el aire. No está confirmado oficialmente, pero la extensión de la feria debería comenzar a negociarse este año 2022, uno de los principales argumentos de la GSMA para presionar a las operadoras de realizar un evento en 2022 y lo más cercano a la nueva normalidad.

Respecto al MWC de este año, las fuentes consultadas indican que en estos momentos están todas las opciones sobre la mesa, incluyendo la de posponer el evento para el verano, pero advierten que la intención de la gran mayoría de las operadoras es realizarlo, en el peor de los casos de manera semipresencial o virtual como el año pasado.

Aunque todo dependerá de cómo avance el virus, que en España está cerca de los 3.000 contagios de incidencia acumulada. Desde la organización dicen que monitorizan diariamente la evolución de la pandemia y que siempre se tomarán todas las decisiones para proteger a los asistentes, pero que trabajan para sacar el evento en las fechas programadas, del 28 de febrero al 3 de marzo.

Impacto económico

En esta línea, las grandes compañías confirman a este diario que siguen adelante con sus planes y que no ha cambiado nada hasta el momento. Incluso algunas ya están poniendo en marcha toda la logística para estar en Barcelona a finales de febrero: contactando ponentes, reservando agendas y dando los primeros pasos para construir sus respectivos stand.

A favor de la organización juegan las previsiones de los expertos que indican que hacia mediados de enero se produciría el pico de contagios y que después comenzaría una caída rápida de la incidencia. El MWC está previsto para finales de febrero, por lo que daría tiempo suficiente para reducir el impacto de la Covidsi se cumplen estos plazos.

Del mismo modo, la existencia de las vacunas y una inmunización del 80% de la población en España es una garantía de que cualquier contagio sería leve y que no repercutiría mayoritariamente en hospitalizaciones o en ocupación de las UCI. Todavía no se ha publicado el protocolo antiCovid, pero es muy probable que se exija el pasaporte de vacunación a todos los asistentes a la feria.

Por otro lado, se encuentran las presiones de los gobiernos. El Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat de Cataluña y el Ministerio de Asuntos Económicos se han conjurado para evitar que el Mobile World Congress se marche de Barcelona. Consideran que la ciudad no puede permitirse perder un evento de categoría mundial que llegó a generar 470 millones de euros de impacto en la ciudad y harán todo lo posible para que se haga este año en las fechas previstas. 

CES de Las Vegas

En 202 las administraciones, la GSMA y las operadoras de telecomunicaciones -que financian gran parte del evento- llegaron a un acuerdo amistoso para no pedir indemnizaciones. En 2021, el impacto económico fue muy reducido y de apenas 100 millones de euros, ya que los asistentes cayeron hasta los 30.000 frente a los 110.000 del último año que se realizó. Dos años muy duros para la hostelería, los hoteles y para la industria del turismo de negocios relacionada con el MWC.

Frente a toda esta polémica, el MWC toma nota de lo que pasará esta semana en el CES de Las Vegas. La gran feria de la tecnología de Estados Unidostambién tenía el objetivo de que este 2022 se volviese a la normalidad, sin embargo la variante ómicron trastocó todos los planes. Pese a todo, ha seguido adelante aunque cambiando los planes iniciales.

Una oleada de cancelaciones de empresas y problemas logísticos por falta de personal obligaron a transformar el evento hacia un formato híbrido, como el MWC del año pasado. La organización ha prohibido este año la asistencia a cualquier persona no vacunada y proporcionará dos tests de antígeno a todos los asistentes.

El resultado es que este CES tendrá algunas conferencias y ruedas de prensa virtuales, como el pasado año, y otras presenciales como en 2019 y años anteriores. El número de expositores rondará las 2.200 empresas y la organización espera unos 75.000 visitantes presenciales.