Margarita Robles

Cuando se cumplen dos años de andadura del primer gobierno de coalición de la historia democrática, los españoles dejan claro cuál es su opinión sobre la gestión que ha realizado cada uno de los 22 ministros de Pedro Sánchez. Como este diario desvelaba en su edición del viernes, los ciudadanos desearían que, en esta segunda parte de la legislatura, el presidente del Gobierno adelgazara su estructura gubernamental. Dos de cada tres exigen reducir ministerios. Esta coalición ha resultado ser el Gobierno a dos más numeroso de toda Europa. Apesar de las reclamaciones que han dirigido en varias ocasiones los partidos de la oposición, Sánchez no atendió a esta petición tras la remodelación acometida en julio y volvió a repetir la composición idéntica de su gabinete.

Una decisión que dista de los deseos que expresan los ciudadanos en las encuestas de opinión pública. En la encuesta de NC Report para LA RAZÓN, los españoles suspenden a la práctica totalidad de los ministros, a excepción de la ministra de Defensa. La presencia de Margarita Robles en los momentos más crudos de la pandemia, su acción en la crisis de Afganistán, su apoyo en Filomena o durante la erupción del volcán en la Palma, entre otras situaciones, la convierten en la mejor valorada con un 5,3. Su ortodoxia económica y moderación respecto a los extremos más populistas en Moncloa, convierten a Nadia Calviño en la segunda mejor valorada, con un 4,9.

En cuanto a los ministros que corresponden a la cuota de Unidas Podemos,cuatro de los cinco morados no llegan al cuatro. Solo la vicepresidenta Yolanda Díaz, a la que la ciudadanía otorga un 4,7. La percepción pública hacia la dirigente gallega continúa mejorando en las encuestas. Sube tres décimas respecto a la encuesta realizada por el mismo organismo en el mes de octubre de 2021. Su presencia y valoración ha aumentado desde la salida del Gobierno de Pablo Iglesias y es uno de los factores que preocupa dentro del PSOE, de cara a las próximas elecciones generales ante el proyecto que quiere liderar, todavía se encuentra en ciernes.

Publicidad
Valoración
Valoración FOTO: José Luis Montoro

Quien continúa sin causar buena impresión ante la sociedad es la ministra de Igualdad, Irene Montero, que es la que obtiene peor nota, no solo entre los morados, sino entre todos los ministros. Con un repetido 2,8, los ciudadanos deploran su acción al frente de Igualdad. Un ministerio que en sus dos años de vida ha protagonizado varias polémicas con su socio socialista. La ley del solo «sí es sí» o la ley Trans, leyes estrella para los morados, provocaron varios debates en el seno del Consejo de Ministros y todavía queda recorrido para su aprobación final. Las marchas del 8-M coincidiendo con el arranque de los contagios en España en 2020 sirvieron como primera polémica sobre la figura de la ministra, por la falta de idoneidad sobre su celebración ante la multiplicación de contagios en la que derivó.

Le sigue, de nuevo, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, hoy en el foco político por sus declaraciones sobre las macrogranjas en el periódico «The Guardian». No ha sido la única, su petición para que los españoles reduzcan de su dieta la carne, o su cruzada contra los juguetes hacen que el líder de IU reciba un tres en la valoración. Vuelve así a situarse en la cuerda floja, como en verano, cuando la vicepresidenta Díaz decidió no cesar a ninguno de los ministros morados. La incógnita ahora, es sí la líder de Unidas Podemos aprovechará la polémica para hacer cambios en su cuota. Una decisión que la propia Díaz dejó congelada en verano para un momento más apropiado.

La ministra de Derechos Sociales y líder de Podemos, Ione Belarra tampoco sale bien parada en la encuesta. Sus logros en el Gobierno, destacando sus esfuerzos para aprobar la ley de Vivienda o la ley Rhodes, no se materializan en una buena nota. Recibe un 3,1 de los ciudadanos. En esta misma posición se queda la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera. Joan Subirats, que apenas ha tenido oportunidades de estrenarse al frente de la cartera de Universidades, es puntuado con un 3,3. Le sigue el ministro de Cultura, Miquel Iceta, con un 3,4. Otro de los ministros que también ha estado en el punto de mira en esta legislatura ha sido el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, como por las devoluciones a menores en Ceuta o por apartar al coronel Diego Pérez de los Cobos. Con un 3,7 se queda la ministra de Industria, Reyes Maroto, y el ministro de Inclusión Social, José Luis Escrivá.

De los ministros que llegaron a Moncloa en julio tras el impulso que Sánchez quiso darle a su Ejecutivo de cara a las próximas elecciones y tras el batacazo del PSOE en la Comunidad de Madrid tampoco encontramos el aval ciudadano. Las ministras de Ciencia, Diana Morant, o la ministra de Política territorial, Isabel Rodríguez, reciben un 3,8. La ministra de Educación, Pilar Alegría obtiene un 3,9.

A un punto del aprobado está el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, nuevo hombre fuerte de Sánchez y negociador de las leyes más sensibles con los morados. Su acción fue vital para desbloquear la ley de Vivienda. Es también el ministro preferente para la interlocución en la Cámara Baja. De igual forma la opinión pública valora a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, encargada de pactar los Presupuestos con Unidas Podemos y los socios parlamentarios. Luis Planas, ministro de Agricultura, Raquel Sánchez, ministra de Transportes y José Luis Albares, ministro de Exteriores se quedan con un 4,2. Una décima más logra la ministra de Sanidad, Carolina Darias. Es una de las ministras que más pronto ha reanudado su actividad tras las Navidades por la incidencia de la Covid. La ministra de Justicia, Pilar Llop, se queda a medio punto del aprobado.

Margarita Robles