abucheos

El presidente se apoya en la “estabilidad” de las políticas del Gobierno de coalición para refrendar la candidatura de Luis Tudanca en Castilla y LeónAgricultores y ganaderos reciben a Sánchez con abucheos y le piden el cese de Garzón

“Van a ser unas elecciones históricas”. La maquinaria electoral de los partidos ya funciona a pleno rendimiento. Este domingo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha refrendado el lanzamiento de Luis Tudanca como candidato socialista en Castilla y León apoyándose en la “ejemplaridad” del Ejecutivo central que el PSOE comparte con Unidas Podemos.

Un arranque electoral, llevado a cabo en Palencia, que ha estado marcado por las protestas de decenas de agricultores y ganaderos contra el presidente del Gobierno, al que acusan de mantener en el Consejo de Ministros a Alberto Garzón, pese a las cuestionadas declaraciones que realizó recientemente en la prensa británica, y que han generado un importante rechazo en el sector primario.

Publicidad

Bajo proclamas como “Garzón, dimisión”, decenas de manifestantes han exigido a las puertas del acto electoral la destitución del ministro de Consumo por denostar la imagen de la industria cárnica española en el extranjero.

No obstante, Sánchez no prevé el cese del dirigente de Izquierda Unida y ha apostado en el inicio de campaña por celebrar la “estabilidad” y el rumbo del Gobierno de coalición que comparte el PSOE con Unidas Podemos.

“La estabilidad hoy la garantiza el PSOE”, ha dicho Sánchez, que ha enfocado este primer acto preelectoral en Palencia en clave nacional para rentabilizar logros del Ejecutivo, como “la reducción del paro” o una “mejor gestión de la economía que la derecha”.

Empleo y reforma laboral

Así, el presidente se ha apoyado en los datos favorables de empleo, la reforma laboral o la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado “en tiempo y forma” como símbolo de la fiabilidad de las políticas que los socialistas, junto a Unidas Podemos, llevan a cabo en el Gobierno central.

“Somos un Gobierno comprometido con esta tierra”, ha expresado el jefe del Ejecutivo para recordar que, semanas atrás, abrió el “necesario debate” sobre la descentralización del Estado, un asunto fundamental para vertebrar territorios como Castilla y León, donde en los recientemente aprobados Presupuestos aumentó la inversión un 16%. Del mismo modo, Sánchez se ha comprometido a aumentarlo hasta el 26% de aquí al final de la legislatura.

Además, el líder socialista ha defendido el modelo de cogobernanza de las autonomías durante las últimas olas de la pandemia y ha alabado su coordinación para hacer frente al virus: “Esta pandemia nos ha recordado cuán importante es la gestión de los gobiernos autonómicos”, al mismo tiempo que ha prometido, si la izquierda llega a la Junta de Castilla y León, “robustecer” el Estado del bienestar frente a las políticas de “recortes” del Partido Popular.

Apoyo a ganaderos

Como ya hizo el viernes durante el Comité Federal y minutos después de las protestas de los ganaderos, Pedro Sánchez ha mostrado su respaldo al sector primario tras las polémicas palabras de Garzón.

“Hemos cumplido, hay que decirlo alto y claro, con el sector primario, con los ganaderos y los agricultores”, ha repetido Pedro Sánchez para desmarcarse de las declaraciones de Garzón, que han sido apoyadas por el sector morado del Gobierno.

Desde el Ejecutivo replican que la PAC y la Ley de la Cadena Alimentaria son la prueba del compromiso con el campo en estos dos años de legislatura, y explican que ello garantiza los derechos y recursos de los ganaderos frente a la falta de propuesta del PP.

Mañueco es “irresponsable”

“Hay otro camino en Castilla y León”, ha dicho Luis Tudanca, que ha definido como “irresponsable” a Alfonso Fernández Mañueco por adelantar las elecciones con la incidencia por el coronavirus disparada.

Según los socialistas, el PP ha aplicado el adelanto electoral como parte de su “batalla interna” y, además, para esquivar los futuros juicios que tiene pendiente por sus casos de corrupción.

Además, Tudanca ha denunciado la escasa actividad legislativa del hasta ahora Ejecutivo regional, y ha acusado a PP y Ciudadanos de estar más pendientes de su conflicto político que de la gestión gubernamental de Castilla y León.

El PP quiere el cese “fulminante”

Mientras tanto, el principal partido de la oposición sigue exigiendo el cese “fulminante” de Alberto Garzón. El PP se prepara para en los próximos días armar una “ofensiva parlamentaria e institucional” con la que, en cada órgano en el que esté presente el partido, proponer una moción sobre la destitución del ministro.

Así lo ha explicado este domingo el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, que ha anunciado que los cargos públicos de su partido expresarán su apoyo “claro e inequívoco” a la ganadería española y al sector cárnico.

Montesinos ha precisado que la campaña pretende la reprobación del ministro de Consumo “en todos los rincones de España y exigir su cese fulminante”. 

En su opinión, recogida por Efe, si Garzón sigue en el Gobierno de España es “o bien porque Sánchez está de acuerdo con él, y por eso le avala con su silencio, o porque no controla su gobierno y no quiere plantar cara a (Yolanda) Díaz que, a su vez, está en campaña para quitarle la silla”