El Barça tropieza

El Barcelona vio escaparse la victoria en los instantes finales y registró un amargo empate 1-1 en su visita al Granada, este sábado en la 20ª jornada de LaLiga española.

La expulsión de Gavi en el 80 dejó a los catalanes con un hombre menos para esa recta final, donde terminó pagando su falta de ambición durante la segunda mitad.

El Barcelona tiene ahora los mismos puntos que el Atlético de Madrid (5º), que visita el domingo al Villarreal (8º), y es adelantado en la tabla por la Real Sociedad (4º), que le supera ahora en un punto tras la victoria 1-0 de los vascos este sábado sobre el Celta de Vigo (13º).

Publicidad

En caso de haber ganado, el Barcelona hubiera entrado provisionalmente en la ‘zona Champions’.

Luuk De Jong fue el protagonista ofensivo del Barcelona en este partido, después de haber logrado el gol de la victoria el pasado fin de semana en Mallorca.

Este vez, De Jong logró su tanto en el minuto 57, con un remate de cabeza a centro del brasileño Dani Alves.

En el inicio del partido (minuto 8), a Luuk De Jong se le anuló un tanto tras una larga revisión en el VAR.

Como en Mallorca, De Jong compartió protagonismo en el Barcelona con el arquero Marc André Ter Stegen, que estuvo especialmente inspirado ante un disparo por bajo del colombiano Darwin Machís (26).

La expulsión de Gavi a falta de diez minutos dejó herido a los visitantes y Antonio Puertas (89) puso el empate para el Granada (12º) en un balón perdido en un saque de esquina.

Tras ganar al Mallorca en Liga y al modesto Linares en la Copa del Rey en sus dos anteriores partidos de 2022, el Barcelona sufre la primera decepción del nuevo año, justo antes de afrontar el viaje a Arabia Saudita, donde disputa en la nueva semana la Supercopa de España. Su próxima cita será un Clásico ante el Real Madrid, el miércoles en semifinales de ese torneo.

Exhibición de Vinicius y Benzema para arrollar al Valencia

Dos goles del brasileño y otros dos del francés brindan la primera victoria del Real Madrid en el Bernabéu.

La importancia de Vinícius Junior, que puso firma a su quinto doblete como jugador del Real Madrid, reactivó al líder de LaLiga Santander en un partido que se desatascó por un polémico penalti que aprovechó Karim Benzema para marcar su tanto 300, y que provocó la queja de un Valencia que se desplomó en el segundo acto (4-1) y ya es el segundo equipo más goleado de la categoría.

En la búsqueda por el Real Madrid de la velocidad de crucero de su primera parte del campeonato apareció Vinícius con un regreso sobresaliente y volvió la polémica que en numerosas ocasiones acompañó sus duelos ante el Valencia.Dominaba hasta entonces sin acierto rematador un encuentro marcado por una decisión rigurosa del árbitro. A un equipo que no le habían señalado un solo penalti en toda la Liga, le pitaron el que menos parecía cuando Casemiro cayó ante la presión de Alderete.

El balón en una escuadra de Benzema cambió el guion del Valencia en el partido. Hasta entonces firme en defensa, cediendo cada vez más ante una presión que fue en aumento del líder hasta ese minuto 43 que dará tanto que hablar y que ya provocó un tuit polémico del club valenciano. Capacitado para el juego directo el equipo de Bordalás, optó por seguir el plan que había dejado a cero a los de Ancelotti en el Bernabéu ante Villarreal, Osasuna o Cádiz. Solo le sirvió en una mitad.

A balón parado aparece el poderío ofensivo de Militao, pero Cillesen sacó su testarazo. Los de Bordalás se protegieron y para salir airosos necesitaban algo más que las carreras de Guedes, que pedía calma a sus compañeros para aguantar una posesión que apenas les duraba.

Ante las dificultades que reaparecían en el Bernabéu de encuentros pasados, salía al paso Vinícius para desequilibrar con velocidad y aparecer en ataque hasta para cabecear un centro de Mendy. La falta de ritmo en el juego no fue de voluntad. El Real Madrid tuvo paciencia y esperó su momento.

Sin sufrir apenas exigencia defensiva, sintió que su momento estaba por llegar y apretó según se acercó el descanso. Asensio ponía a prueba a Cillesen, Casemiro cabeceaba en el primer palo y el travesaño repelía un zurdazo de Modric tras dos bellos amagos. El gol se rondaba cuando llegó la acción polémica del penalti.

Ese tanto obligó al equipo de Bordalás a dar un paso al frente, salir en el segundo acto a buscar al Real Madrid y pagar cara la aparición de espacios. Quedó sentenciado desde dos errores individuales, el de Diakhaby tras interceptar una pared entre Benzema y ‘Vini’, que creyó hasta el final y encontró el premio del gol; y el de Musah en el inicio de jugada, castigado con una rápida transición, el disparo de Asensio y el doblete a placer del brasileño.

A la hora de partido el Real Madrid podía pensar en la inminente Supercopa de España y la opción de ganar el primer título de la temporada, y el Valencia se lamentaba de una endeblez impropia de un equipo de Bordalás, con 32 tantos encajados en 20 jornadas.

Pudo levantar el pie el equipo de Ancelotti. No Courtois, que voló para evitar un tanto de Wass, detuvo un claro penalti de Mendy por agarrón al lanzamiento de Guedes, pero ya nada pudo hacer en el rechace ante el remate de cabeza del portugués.

Aún hubo tiempo para que Karim Benzema sumase su doblete al de Vinícius, alcanzase 301 dianas como madridista y comience a ver de cerca a la leyenda de Alfredo di Stéfano para pasar a ser el tercer máximo goleador de la historia de un Real Madrid que se levantó con firmeza del castigo a la relajación del Coliseum Alfonso Pérez y vuelve a marcar el paso en LaLiga.