70.900 parados más

La primera Encuesta de la Población Activa (EPA) de 2022 incluye varias variables que han incidido en la evolución del mercado laboral: una guerra en Ucrania, una huelga de transportistas y la entrada en vigor de la reforma laboral. Estas circunstancias, unidas al hecho de que el arranque de año nunca suele ser bueno, arrojan un balance de 100.200 ocupados menos y 70.900 parados más

El primer trimestre es habitualmente un periodo de destrucción de empleo. Así lo reflejan las cifras de los últimos diez años. El año pasado entre enero y marzo el número de personas ocupadas descendió en 137.500. Este 2022 esa caída de empleos ha sido inferior. 

La tasa de paro sube tres décimas hasta el 13,65% de la población activa. 

  • Al finalizar marzo, el número total de parados se situó en 3.174.700 personas y el de ocupados, en 20.084.700 personas, ha informado este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE).
  • La ocupación disminuye este trimestre en 92.900 personas en el sector privado y en 7.400
    en el público. En los 12 últimos meses el empleo se ha incrementado en 807.200 personas 
    en el sector privado y en 70.700 en el público.
  • Por sectores, el empleo sube en la Construcción (30.300 personas más) y disminuye en la
    Industria (–68.000), en los Servicios (50.100 menos) y en la Agricultura (–12.500).
  • Los hogares con todos sus miembros en paro subieron en 29.000 en el primer trimestre, un 2,8% respecto al trimestre anterior, hasta situarse en 1.052.900. 
Captura de Pantalla 2022 04 29 a las 6.55.18

La inflación en 8,4%

ipc de abril 2022

La escalada continua de los precios en los últimos meses que encendió todas las alarmas en España ha experimentado un ligero freno en el mes de abril. La inflación sigue siendo elevada (un 8,4% de alza en el último año) pero es casi punto y medio inferior a la del mes pasado, un marzus horribilis en la que se alcanzó su mayor nivel en 37 años y en el que nueve comunidades superaron los dos dígitos. 

La bajada del precio de las gasolinas y de la luz, en el último mes, son los dos grandes responsables de la caída. La primera se debe a dos factores: el primero, que el parón económico en China provocado por las medidas restrictivas contra la pandemia ha enfriado su economía y, en cascada, una caída de la demanda mundial de crudo y un abaratamiento de los carburantes; el segundo, que la bonificación de 20 céntimos por litro incluida en el decreto del Gobierno de medidas para paliar los efectos de la guerra ha rebajado también los precios en las estaciones de servicio. El segundo responsable, la luz, también ha aflojado la presión sobre los hogares después de un mes de marzo en el que tocó máximos históricos de 700 euros Mw/h.

En resumen, un respiro para los bolsillos… pero un respiro moderado. En realidad, en el último mes, los precios apenas han caído un 0,1%. El resto de la rebaja desde el 9,8% del mes pasado se debe a los efectos estadísticos del cálculo interanual. Es decir, se compensa este mes la gran subida de precios en abril (1,2 puntos) del año pasado

Además, dos datos preocupantes: los alimentos sí han subido este mes respecto al anterior y, sobre todo, el mal dato de la inflación subyacente, que no incluye los datos de alimentos no elaborados ni productos energéticos (para no desvirtuar la estadística) y que se ha disparado al 4,4%, un punto más que el mes pasado y su nivel más alto desde 1995.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.

El sindicato insta a la patronal a alcanzar un nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva que garantice el poder adquisitivo de «Las personas trabajadoras con quienes sufren las consecuencias más graves de esta situación«, lamentan desde UGT tras conocer el dato de la inflación y su efecto contagio sobre los alimentos. 

El sindicato ve una «tendencia preocupante que pone en jaque la recuperación económica y social de nuestro país» y por eso pide «medidas excepcionales» para proteger el poder de compra de los ciudadanos, como es alcanzar un pacto de rentas con los empresarios. «El origen del alza de los precios no se sitúa en el incremento salarial», apuntan.

El origen del alza de los precios no se sitúa en el incremento salarial

Los empresarios tampoco reciben el dato con demasiado entusiasmo por el encarecimiento de los costes de producción que les supone una inflación tan elevada; máxime cuando este mismo jueves se ha conocido que España destruye empleo en el primer trimestre: 100.000 ocupados menos, según los datos de la EPA. La patronal CEPYME, por ejemplo, considera algo «habitual» el descenso de ocupados en el arranque del año pero ha pedido «prudencia por los previsibles efectos de la inflación en las empresas y en el empleo».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí