afrontar una recesión

Sólo el 6% de los españoles ahorra más que antes. Pero, en general, el 80% dice que es incapaz de separar una cantidad de dinero al mes para el futuro.

«Parece muy difícil porque vivimos en una sociedad del consumo y nos vemos traicionados por el funcionamiento de nuestro cerebro: queremos sacarle el máximo rendimiento a los recursos con un sesgo cortoplacista, inmediato», señala Dositeo Amoedo, presidente de la Asociación de Educadores y Planificadores Financieros (AEPF).

«Entre consumir y ahorrar (que supone renunciar al gasto), el consumo tiene las de ganar».

Por esta misma razón, el ahorro se comporta al contrario a lo que cabría esperar. En épocas de bonanza no crece significativamente, pero se dispara con las alarmas de recesión. 

«Si las familias tienen expectativas negativas, reducen el consumo y automáticamente generan un aumento del ahorro a nivel macroeconómico. Por eso los datos del aumento y la disminución del ahorro se comportan a la inversa de como cabría esperar. Cuando vamos muy bien, deberíamos ahorrar más y, sin embargo, lo hacemos menos», explicita Amoedo.

Esto es exactamente lo que ha ocurrido este verano en España, cuando los españoles casi llevan los depósitos al billón de euros, según los datos del Banco de España (BdE). Sin embargo, su tasa de ahorro se colocó en números rojos por primera vez en 3 años debido a la escalada de la inflación.

«También hay que tener en cuenta que una parte de la sociedad tiene ingresos escasos o directamente no dispone de ellos», aclara Jordi Martínez, coordinador del programa de Educación Financiera de EFPA España y autor de Finanzas para frikis

Los salarios en España están un 42% por debajo de Alemania, por ejemplo. En concreto, el sueldo medio europeo alcanza los 2.194 euros mensuales, un 20,2% por encima que el de España. De hecho, en nuestro país, la mayoría de los trabajadores cobran el salario mínimo interprofesional (SMI) o, como mucho, 2 veces el SMI. 

Los hogares españoles ven sus condiciones financieras como un problema cotidiano —incluso en tiempos de bonanza—

Carlo Sala, profesor y director del Máster en Finanzas de Esade, señala que la principal razón por la que los españoles se preparan tan mal para afrontar periodos de crisis radica en su incapacidad para pasar «periodos tranquilos»

«Hemos visto a familias acomodadas que no llegan a fin de mes. Les preguntas por su presupuesto familiar y te dicen que conocen su gasto de forma aproximada. Entonces les preguntas por su fondo de emergencia y te dicen que tienen un dinero guardado. El problema está ahí, el problema está en que no nos organizamos correctamente«, señala Amoedo.

En el informe de 2018 realizado por las Estadísticas de la Unión Europea sobre ingresos y condiciones de vida, 1 de cada 3 hogares no podía hacer frente a un impacto inesperado durante los tiempos regulares. El estudio se publicó cuando, para la mayoría de los países, España inclusive, se vivía un «decente crecimiento moderado».

«Este no es solo un problema económico en términos de riqueza personal y agregada, sino también un problema social y psicológico, porque los hogares ven sus condiciones financieras como un problema cotidiano», señala. «Y esta fragilidad financiera suele estar altamente correlacionada con personas con bajo nivel de alfabetización financiera«.

La falta de educación financiera, detrás de la mala gestión del dinero

«En todas las encuestas realizadas sobre el nivel de educación financiera, los españoles quedamos por debajo de la media y con margen de mejora», cuenta a Business Insider España el coordinador del programa de Educación Financiera de la EFPA España.

Para que la gestión del presupuesto de las familias se convierta en un hábito, se necesita más educación financiera, según los expertos. 

Cómo responden los hogares a la inflación, según el Banco de España: tiran de ahorros, gastan menos en vacaciones y sacrifican la compra de electrodomésticos o coches para pagar la luz

«La alfabetización ya la tenemos, que es información e Instituciones…», aclara Amoedo. «Pero todo lo que tenemos está orientado al aprendizaje autodidacta y al producto financiero, no hacia cómo gestionar la economía familiar. Ahí es donde está la clave para que las familias se puedan organizar para afrontar situaciones como las que estamos viviendo». 

Coincide Sala, quien cree que la educación financiera es crucial para que cualquier persona pueda administrar el período ordinario y limitar los daños durante los períodos económicos extraordinarios.

«Esto es aún más importante para los grupos más vulnerables, como las mujeres y los jóvenes, que suelen ser los más afectados durante estos tiempos extraordinariamente malos», sugiere.

Los ‘millennials’ y la generación Z no están mejor preparados para afrontar la crisis que sus predecesores

A pesar de las enseñanzas de la crisis financiera, los millennials y los zeta no están mejor preparados para afrontar ahora una recesión. Las prueba PISA de competencias financiera de 2012, 2015 y 2018 también están por debajo de la media de los países participantes. 

«Tienen más facilidad para encontrar información en las redes, aunque habría que enseñarles a identificar las fuentes fiables. Un asesor financiero certificado, aunque a veces pueda ser más tedioso que un fininfluencer, nos va a contar las bondades, pero también los riesgos de tomar decisiones financieras», ejemplifica Martínez.

Amoedo y Sala señalan también la ausencia de un programa de educación financiera, sin el que los jóvenes se ven abocados a aprender de la experiencia de la vida (o fruto del error)

Estos mismos jóvenes tienen cada vez más difícil emanciparse: el 82% de los menores de 26 años cobran menos queel salario mínimo y sólo pueden permitirse un alquiler de 320 euros al mes, cuando el precio medio está en 850 euros.

Con este contexto como telón de fondo, Business Insider España celebra hoy su Smart Business Meeting sobre finanzas personales e inversión en tiempos de incertidumbre. Para seguir el evento en directo, regístrate aquí.

hombre trabaja terraza bar 2817687

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí