Alberto Núñez Feijóo descoloca al Gobierno de Pedro Sánchez al pasar la oposición del PP de la crítica a la alternativa. Ayer presentó ante el Comité Ejecutivo del Partido Popular su propuesta económica para paliar el efecto de la inflación en la economía de los ciudadanos, con una apuesta por centrar la rebaja impositiva en el objetivo de atender a las rentas más bajas.

Las ayudas que ofrece el Gobierno de Sánchez las amplía y revierte en una rebaja fiscal, de segura buena acogida social, aunque en el análisis económico más purista adolezca de un capítulo de actuaciones para utilizar también la política tributaria para reactivar la economía y fomentar la creación de empleo. Este primer «golpe» de Feijóo en el ámbito de la alternativa se centra en las economías domésticas y en una política de rebaja de impuestos de asegurada buena prensa en la calle. Previsiblemente el viernes la remitirá a Moncloa, aunque ya tiene el «no» del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a avanzar por ese camino, que incluye un plan para devolver hasta 10.000 millones a los españoles por la recaudación extra de la inflación.

La economía será el gran campo de confrontación entre Gobierno y PP, lo que no quita para que si Sánchez mueve ficha, el PP se siente a negociar en otros ámbitos como la renovación del Poder Judicial. En el PSOE ya hay voces nacionales y autonómicas que advierten de la urgencia de revisar la estrategia para acoplarse al nuevo paso de los populares porque «podemos perder el pulso de la calle». La pancarta social de Podemos está manchada por el desgaste del Gobierno y ha perdido el tirón que tuvo, como confirman las encuestas.

La propuesta del PP plantea una rebaja del IRPF a las rentas más bajas por la vía de deflactar la tarifa en los tres primeros tramos, de tal modo que las subidas de salario derivadas de la inflación no sigan traduciéndose en más impuestos. Defiende ajustar las retenciones para que la bajada del impuesto tenga carácter inmediato y efecto retroactivo desde el 1 de enero e incorpora también una ayuda directa de entre 200 y 300 euros para personas vulnerables, con salarios por debajo del umbral que obliga a realizar la declaración de la renta.

En un tono marcadamente social, el PP también aboga por crear una figura en los mínimos personales y familiares, de manera específica y temporal para las rentas medias y bajas; una rebaja de la tributación por módulos del régimen simplificado en el IVA y régimen especial en aquellos sectores especialmente afectados por el encarecimiento de costes como la ganadería, transporte, industria y agricultura; y acometer una rebaja urgente del IVA sobre el gas natural y la energía eléctrica –al 4%– y pregunta al Gobierno a qué está esperando a hacerlo, ya que Europa permite fijarlo en el 5% por ciento de manera inmediata. Además, en el ámbito del Impuesto de Sociedades propone libertad para amortizar inversiones en eficiencia energética o transformación digital.

Feijóo presentó ayer esta propuesta como su «aportación a la gobernabilidad de nuestro país», y aseguró que la política que ofrece pactar al Gobierno sería exactamente la misma si estuviera en Moncloa.

De momento, y sin haber cumplido todavía un mes al frente de la Presidencia del PP, Feijóo ha colocado hábilmente sobre la mesa una propuesta de negociación, pero que al mismo tiempo le servirá como base de acción política y electoral en un tiempo ya condicionado por las elecciones andaluzas. A estos comicios solo les falta que se haga pública la fecha en la que se celebrarán en junio.

El líder popular volvió ayer a insistir en que es «inaceptable» que el Gobierno sea «el único que gane cargando el coste de la crisis sobre los bolsillos de los españoles, especialmente a las clases medias y bajas». Tenemos el Ejecutivo más caro de la democracia y la inflación más alta de los últimos 38 años. Esto es inaceptable», sentenció.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí