Apertura del año judicial

La solemne apertura del Año Judicial se celebrará hoy en el Tribunal Supremo con un importante hastío dentro de la alta magistratura ante la constatación de que las fuerzas políticas se encuentran enfrascadas en un círculo vicioso que sitúa al tercer poder del Estado en el mismo punto de partida que hace doce meses. Un Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) errante que continúa con el mandato caducado -en noviembre se cumplirán cuatro años del bloqueo-, los principales partidos políticos que en vez de poner fin a esta crisis institucional actúan de forma irresponsable, un Tribunal Supremo al límite por la merma de su plantilla ante la pérdida de funciones del órgano de gobierno de los jueces y un Tribunal Constitucional que aguarda su próxima renovación con sigilo y cierta incertidumbre.

Con este escenario, arranca el año judicial en el Salón de Plenos del antiguo convento de las Salesas, antaño palacio de la reina de Bárbara de Braganza, presidido por el Rey Felipe VI.

Una vez más, el presidente del CPGJ y el Tribunal Supremo, Carlos Lesmes,pronunciará su tradicional discurso -será el octavo- , en esta ocasión centrado en la difícil situación que atraviesa la última instancia jurisdiccional de nuestro país, el Supremo, debido a la imposibilidad del CGPJ de efectuar nombramientos discrecionales, lo que ha provocado numerosas vacantes.

El presidente incidirá así en el desagravio que supone para el Alto Tribunal que haya algunas de sus Salas que están rozando el colapso -la Sala de lo Contencioso-Administrativo es la más castigada mientras la Sala de lo Social si permanece el bloqueo del Consejo comenzará a afrontar una situación muy delicada este otoño- mientras que el Gobierno tan sólo ha habilitado al Poder Judicial a efectuar los nombramientos de magistrados del Constitucional, con el objetivo de propiciar el cambio de mayorías en el tribunal de garantías.

En este sentido, la cita judicial más importante del año estará condicionada por el Pleno que se celebrará en el edificio de enfrente de la calle Marqués de la Ensenada, el Consejo General del Poder Judicial, al día siguiente. Existe máxima expectación dentro de la carrera judicial por saber qué harán finalmente los vocales en la reunión extraordinaria que ha sido convocada para nombrar a dos magistrados del Constitucional.

Varios magistrados del Supremo –Manuel Marchena, Pablo Llarena, Antonio del Moral Ignacio Sancho Gargallo– han declinado ya la oferta de ser candidatos al tribunal de garantías ante la crisis institucional que se está viviendo. Además, en el Alto Tribunal existe un profundo malestar por el ninguneo que está sufriendo en la actualidad el tercer poder del Estado, el Poder Judicial. De ahí, que un grupo de jueces de este órgano vea con buenos que el CGPJ se plante a la hora de efectuar los nombramientos y recele de la actitud del presidente Lesmes, al que acusan de actuar por su interés personal ante el Pleno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí