impuesto sobre los beneficios

La Unión Europea también tiene declarada su propia guerra a Rusia, más concretamente al gas ruso. La intención de la Unión Europea de dejar de lado todas las reservas gasísticas de Rusia implica que habrá que hacer muchos sacrificios en Europa para tener toda la energía de la que se disponía hasta ahora. En el continente, la prioridad es relanzar las fuentes de energía renovables, pero la propia UE ya reconoce que no representarán el 45% hasta el año 2030.

Una de las principales diferencias que hay entre la Unión Europea y España está en que el bloque comunitario pretende recortar los beneficios de las eléctricas, mientras el Gobierno de Pedro Sánchez pretende ir directamente a recortar dinero en base a los ingresos que obtengan. Es una diferencia sustancial que pone de manifiesto las intenciones de unos y de otros países respecto a este tema, y que es un auténtico quebradero de cabeza para las instituciones europeas, incapaces de lograr un acuerdo unánime.

Por si fuera poco, España deberá ajustar determinados puntos en base a la regulación que acuerde finalmente la Unión Europea. El propio Gobierno de España ya ha dicho que su proyecto para incluir un nuevo gravamen a las empresas eléctricas dependerá de la decisión final de bloque comunitario, que, salvo imprevisto, se decidirá esta misma semana. Por ello, hay dos cambios importantes que habrá de hacer España, los cuales detallamos a continuación.

¿Gravamen desmesurado o impuesto necesario?

Si finalmente se aprueba el proyecto que tiene en mente la Unión Europea, el Gobierno de coalición de PSOE y Podemos tendrá que renunciar a aplicar el gravamen en los ingresos de las eléctricas. El primer cambio que se deberá realizar es aplicar ese gravamen a los beneficios de las eléctricas, que es precisamente lo que propone la Unión Europea, y que el Gobierno no tenía en mente hacer, pero deberá cumplirlo obligatoriamente si sale adelante.

Más Noticias

El segundo cambio será el destino de la recaudación que se obtenga de las empresas eléctricas. Si el Gobierno aplicara el gravamen tal y como lo tiene pensado, los beneficios irían directamente destinados al Estado, pero la medida que quiere implantar la Unión Europea va precisamente destinada a que ese dinero recaudado sirva para abaratar la factura de los consumidores, que sigue en máximos históricos no solo en España, sino en toda Europa.

Apooyo del PP

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha asegurado este jueves que el Gobierno ajustará el impuesto extraordinario sobre las energéticas a la «figura» tributaria que se adopte en la Unión Europea una vez que esta se haya consensuado.

En una entrevista en Antena 3, la ministra ha defendido que «no ha habido nunca una controversia entre España y Europa«, sino que España ha llevado la «iniciativa» de este gravamen y que la intención desde el principio fue adaptarse al impuesto europeo una vez que se definiera.

Además, ha asegurado que el Gobierno trabaja en una modificación normativa para que las calderas comunitarias «se puedan beneficiar del conjunto de medidas que están permitiendo abaratar la factura» del gas. Esta medida se conocerá cuando se presente el plan de contingencia, aunque no ha detallado si implicará la rebaja del IVA al 5% igual que para los usuarios individuales.

La Comisión Europea ha presentado este miércoles una propuesta para gravar con un impuesto del 33% los beneficios extraordinarios de las grandes energéticas dedicadas al petróleo, carbón y refinerías, y la cantidad recaudad será «redirigida» a los consumidores y a las empresas más afectadas.

La ministra también ha señalado que el Gobierno vigila el encarecimiento de las hipotecas, aunque ha descartado la propuesta de Podemos de limitar las de tipo variable, y tampoco se ha mostrado partidaria de incluir más productos en el IVA superreducido porque es una medida general, no centrada en colectivos vulnerables.

Montero mantiene su crítica a Feijóo

Montero ha respondido de esta manera al líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, que este miércoles se ha mostrado dispuesto a apoyar el nuevo recargo a las energéticas si se asimila a la propuesta europea, pero sin hacer mención a eliminar el gravamen de la banca, algo que este jueves sí ha marcado el PP como algo necesario para apoyar la propuesta del Ejecutivo.

«El señor Feijóo, antes de conocer la forma técnica en que íbamos a presentar este impuesto, ya se había posicionado en contra», ha criticado, y ahora que «sus compañeros de partido aprueban un impuesto sobre el beneficio extraordinario (de las energéticas) no tiene más remedio que cambiar de posición».

«Se ha visto atrapado», ha añadido, y ahora utiliza la «excusa» del impuesto de la Comisión Europea «porque sus socios europeos lo han dejado en evidencia».

El PP pide adecuarlo la propuesta europea y descartar el impuesto a la banca

Este jueves, el Partido Popular (PP) ha asegurado que apoyará la propuesta del Gobierno siempre y cuando adecúe el gravamen a las eléctricas al modelo que establezca Europa y, además, elimine de la ecuación el gravamen a las grandes financieras.

El vicesecretario de Coordinación Autonómica y Local de la formación, Pedro Rollán, ha señalado este jueves que si el Ejecutivo adopta estos dos cambios y presenta un documento en línea con la propuesta de Bruselas, el PP lo «apoyará sin fisuras».

ep archivo redes electricas de iberdrola 780x440

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí