política fiscal de Andalucía

Andalucía será la segunda comunidad con los impuestos más bajos del país. Sólo le superará Madrid. El presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha anunciado este lunes en el Foro Joly que deflactará un 4,3% los primeros tramos del IRPF y que suprimirá dos impuestos: el que grava el patrimonio y el canon del agua. Forma parte de la revolución fiscal que el líder andaluz lleva anunciando desde que comenzó estas legislatura a finales de julio. Su Gobierno aprobará este martes la sexta bajada impositiva desde que es presidente, y se dejará sentir desde este año 2022, tanto para la declaración del IRPF como en la liquidación del de Patrimonio.

Juanma Moreno ha intervenido en un Foro Joly que se ha celebrado en el Hotel Westin Palace de Madrid, donde ha sido presentado por el líder nacional de su partido, Alberto Núñez Feijóo, y al que han asistido dos centenares de personas del mundo político y económico. El presidente del grupo, José Joly, ha abierto este acto, que ha sido moderado por el director general de Publicaciones del mismo, José Antonio Carrizosa. Tal como ha defendido José Joly, «no es exagerado ni estrambótico decir que en estos momentos no hay en la Unión Europea una sola región con mas atractivos que Andalucía de cara a una mayor proyección y crecimiento».

La deflactación también beneficiará a quienes no han conseguido un incremento salarial, porque sube el mínimo exento

Por encima de Andalucía, sólo estará Madrid, que sigue como campeona de la más baja fiscalidad de España. Su condición, no sólo de capital del país, sino de principal centro económico, con la mayor parte de las grandes empresas domiciliadas en la región, le permite ajustar los impuestos autonómicos a la baja porque goza de una recaudación muy alta. Andalucía está en el lado contrario, con una de las rentas por habitante más bajas de España, pero Juanma Moreno defiende que ha sido la ata fiscalidad aplicada en las últimas décadas lo que ha motivado la deslocalización y el freno a las inversiones. «El modelo de Madrid ha triunfado -ha indicado el presidente-, ha sido un éxito, y yo no me fijo en los peores, sino en los mejores».

La reforma fiscal que el Gobierno se dispone a aprobar se resume en tres conceptos: tramos autonómicos del IRPF, impuesto sobre el Patrimonio y canon del agua. La deflactación de los tres primeros tramos del IRPF permitirá que aquellas personas que ganen un 4,3%, como consecuencia del aumento salarial, a causa de la inflación, no tributarán menos. Los incrementos salariales para paliar la inflación no estarán, por tanto, gravados. Afecta a los primeros tramos del IRPF, incluido el mínimo exento, por lo que la medida beneficiará a todos los ciudadanos con independencia de que haya conseguido un incremento salarial.

La Junta calcula que la subida media de los salarios se está situando en torno al 2,5%. Lo que se pretende con la deflación es que ese incremento, que viene justificado por el alza de los precios, no sea gravado por el impuesto de la renta.

Nueve de los 20 mayores declarantes de patrimonio se han marchado fuera de Andalucía

El impuesto del Patrimonio quedará bonificado al 100%, no se pagará por tanto en la comunidad. En el último ejercicio, de los 20 contribuyentes que más pagaban en Andalucía, 10 se marcharon fuera de la región. Se dejaron de cobrar 3,5 millones de euros, y otros 14 millones de euros por el IRPF de los mismos. La teoría que defiende Juanma Moreno es que la recaudación aumentará cuando se suprima este impuesto, porque no se irán más contribuyentes y, lo que es más importante, habrá nuevas domiciliaciones en la comunidad.

Cerca de 17.000 personas -16.785 personas en 2020- realizan en Andalucía la declaración de Patrimonio, aquellas obligadas a presentarla si los bienes poseídos tienen un valor superior a los 700.000 euros.

La Junta recaudó en el anterior ejercicio 93 millones de euros por Patrimonio, que ya no se cobrarán, pero el argumento del PP es que la supresión atrae a otros contribuyentes y, así, se termina por ingresar más dinero en las arcas de la Junta. El ejemplo de Juanma Moreno que corrobora su tesis es la eliminación anterior del Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Por cada euro que se dejó de recaudar en ese concepto, se ganaron cuatro por la vía del IRPF.

El impuesto del Patrimonio ya fue un impuesto que se eliminó en España durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, pero lo recuperó Mariano Rajoy con motivo de la crisis financiera que arrancó en 2008.

Moreno se define como «liberal en lo económico con fuerte sentido social»

El otro impuesto que desaparece es el canon del agua, que pagan todos los andaluces a través del recibo. El dinero de este canon está destinado a mejorar las infraestructuras hidráulicas, pero a la Junta se le han acumulado cantidades millonarias sin invertir.

Las anteriores bajadas fiscales en Andalucía supusieron un ahorro de 540 millones de euros para los contribuyentes. Esta supondrá otros 360 millones de euros. Sea por los efectos de esta política, o por el crecimiento de la economía andaluza, la recaudación de la Junta ha seguido aumentando. No obstante, el Gobierno andaluz invertirá en 2023 un total de 4.000 millones de euros en obras hidráulicas, para lo que empleará fondos europeos. 

Juanma Moreno defiende que estas rebajas fiscales harán que aumente la recaudación, porque Andalucía es una comunidad atractiva que hará que lleguen más contribuyentes y nuevas inversiones. Cuestionado sobre su ideología y su repercusión económica, ha contestado de este modo: «Yo soy liberal en términos económicos, pro tengo un fuerte sentido de lo social. Los servicios públicos, como la sanidad y la educación, sólo se sostienen con los ingresos, y habrá ingresos en la medida que haya actividad económica».

ae4a401f 7a5f 46bc af1c 0e2c9cc16f0a 16 9 discover aspect ratio default 0

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí