princesa de contrastes

Felipe de Borbón ascendió al trono en 2014, y desde esa fecha Letizia Ortizejerce su papel de Reina con el aplauso mayoritario de la población y los medios nacionales e internacionales. Su obligación con la Casa Real y la agenda oficial, así como con diversas causas solidarias, ha dado como resultado una brillante trayectoria que otras facetas, como su aplaudido estilo, su discreción personal y el compromiso en la crianza de sus hijas, la heredera Leonor y la infanta Sofía, no han hecho sino rematar.

Bien es cierto que no todo ha resultado tan relativamente estable, o sencillo, para la Reina. Los últimos coletazos de Juan Carlos en el trono, acorralado por los escándalos e infidelidades, y procesos judiciales como el que afectó a la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín pusieron en cuestión a toda la institución y provocaron no pocas muestras de desprecio por parte de los implicados hacia Letizia.

Lejos quedan los tiempos de la «princesa de contrastes«, un titular en ¡Hola! dirigido por un malintencionado Juan Carlos en los últimos días de su reinado. Corría el ya lejano año 2013 con el eco del caso Nóos en su momento álgido y con los entonces Príncipes de Asturias relegados a un lugar secundario en medio del acoso mediático a una monarquía que acaparaba titulares por corrupción, cuando la crisis económica todavía daba sus propios coletazos.

La maldad de ‘¡Hola!’ con la princesa LetiziaChic

En medio de todo, la publicación se marcó un extenso reportaje fotográfico de Letizia en una maniobra para favorecer a Juan Carlos y Sofía por encima de Felipe y Letizia mediante el uso de diversas expresiones («habla con la mirada», el «protocolo de la Princesa») que menospreciaban a la futura Reina.

«La portada de esta semana de ¡Hola! es lo más vil que he visto hace años. ¿Por qué la emprenden contra Letizia? Si los que han cometido los errores han sido todos los demás, ¿por qué arremeten contra ella? Es de una maldad…», comentó en su momento Federico Jiménez Losantos en esRadio, viendo clara la maniobra de la entonces acorralada Casa Real.

La mala pasada con Sofía

Bien es cierto que a Letizia todavía le quedaba por resistir algunos otros episodios de crisis, algunos de ellos provocados por la rectitud y fuerza de su propio carácter. En la memoria de todos perdura la triste escena en la catedral de Palma en abril de 2018, cuando la Familia Real al completo acudió a la misa por el Domingo de resurrección. La reina Sofía quiso sacarse una fotografía con sus nietas, Leonor y Sofía, y Letizia lo evitó interponiéndose entre ellas y el fotógrafo, generando un incómodo rifirrafe entre las dos mujeres ante los ojos de toda España. Un incidente que acabó con Letizia «preocupada y desolada» reconociendo su error y que, al menos en apariencia, ambas han superado.

¿Qué pasó antes en los tensos minutos previos al encontronazo entre Letizia y doña Sofía?Chic

En un matrimonio tan largo y estable -22 años llevan casados- es natural que exista alguna clase de momento de crisis. Y ni siquiera los Reyes se libran de ello. En el año 2013 mucho se habló de que Felipe y Letizia, en medio de los peores momentos de la institución, estuvieron al borde de la separación. Cada gesto entre ambos se escrutaba al milímetro y la presión era máxima, con la pareja llegando a Palma para pasar sus vacaciones de verano por separado, y marchándose de igual manera, reduciendo su estancia al mínimo en la isla. La tensión acumulada de las distintas crisis que atenazaban la institución era evidente. Y cada gesto de independencia de doña Letizia se percibía como un destello de crisis.

Rechazada en Palacio

Sobradamente conocida es la frialdad con la que Letizia fue recibida en la Familia Real por parte de Juan Carlos. Y cómo, tras cerrar filas con las infantas, tras los escándalos monárquicos del padre, solo recibió indiferencia de las infantas tras haber desarrollado una notable amistad con ellas, especialmente con Cristina de Borbón. Un viraje que resultó doloroso para todos, en tanto fueron los duques de Palma los que recibieron el compromiso de Felipe y Letizia, así como a la propia Letizia, con los brazos más abiertos.

A lo largo de los años Letizia parece haberse ganado otra enemiga en la familia real griega, con Marie-Chantal Miller, esposa del príncipe Pablo, afeando de cuando en cuando a Letizia diversos episodios de su biografía. Las imágenes de Letizia en diversos eventos donde el matrimonio debe relacionarse con la familia de Sofía manifiestan su incomodidad. E incluso el rey Felipe ha acudido a alguna celebración, como el 50 cumpleaños de Pablo, en solitario y sin la reina Letizia.

Su imagen internacional

No obstante y pese a algunas crisis, la posición de Letizia en la actualidad es bien distinta. Con la cabeza bien alta, mira al horizonte orgullosa de sus hijas, con Leonor de Borbón empezando a incorporarse a la agenda oficial para caminar en solitario de sus padres y hacia el trono. Y, en el caso de Letizia, presumiendo -de acertados estilismos que causan sensación a nivel internacional aunque ocasionalmente le valen críticas, como esa falda demasiado corta en sus últimas vacaciones de Mallorca.

Letizia alimenta la imagen más codiciada todos los veranos: la reina en bikiniChic

La moda ha sido una de sus herramientas para trascender a nivel internacional. Letizia recibe todas las semanas las mejores críticas en este aspecto. Su buen gusto, variedad de sus estilismos y lo generalmente adecuado de sus elecciones así se lo han ganado. No hace ascos a reciclar prendas o reutilizarlas, para dar cierta imagen de sobriedad o simplemente porque son de su gusto. Y ocasionalmente sabe ganarse titulares mediante alguna sorpresa concreta.

Fiel a su idea de apoyar la moda española, Felipe Varela fue su diseñador de cabecera antes de que la Reina se abriese a otras marcas patrias como Roberto Torretta o Matilde Cano. En su armario conviven también, fruto de su responsabilidad como Reina, todo tipo de firmas españolas. Pero Letizia tampoco hace ascos a diseñadores internacionales de prestigio, combinando eso sí estas prendas con otras más populares de firmas «a pie de calle» como Zara.

La preferencia básica de Letizia son los vestidos, los zapatos de tacón las faldas, siendo su color favorito el rojo. Siempre tratando de resultar elegante y adecuada a su cargo.

letizia minifalda.jpg

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí