contraofensiva ucraniana

Tres mil kilómetros cuadrados de territorio reconquistado. Veinte localidades cambian a manos de Ucrania en 24 horas. Vehículos blindados abandonados, convoyes destrozados, soldados rusos en retirada. Y banderas ucranianas que vuelven a ondear por doquier en la región de Járkov. «Ha sido la peor semana en las líneas de frente en la operación especial en Ucrania», informaba el presentador ruso Dmitry Kiselev el domingo. «Las tropas rusas se han visto obligadas a dejar los pueblos que habían liberado previamente», añadía. La contraofensiva de Ucrania, que ha adquirido velocidad de crucero en Járkov y no en Jersón como se quiso dar a entender, está poniendo contra las cuerdas al líder ruso, Vladimir Putin. Es el momento de Ucrania, aunque la guerra está lejos de estar decidida. 

Desde el líder checheno, Ramzan Kadirov, hasta los blogueros especializados rusos reconocen el desastre. Había hasta ocho veces más soldados ucranianos que rusos en estas líneas de frente. La evolución de la guerra ha hecho que cerca de un centenar de concejales rusos de tres ciudades pidan la renuncia de Putin. Muchos analistas temen que en caso de darse con giro de timón sea para que cobren más fuerza los halcones

En represalia, el Kremlin ha atacado infraestructuras básicas y así miles de personas se han quedado sin agua, luz y calefacción. También han intensificado los bombardeos sobre Járkov. El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha calificado de “terroristas” estas prácticas que es previsible que se intensifiquen. 

Después de un verano de estancamiento, septiembre ha empezado con buenas noticias para los ucranianos, que insisten en que su victoria es posible y que estará más a su alcance si llegan más armas de sus aliados occidentales. ¿Estamos en un punto de inflexión? Veamos cuáles son las claves de esta contraofensiva. 

1. ¿Qué importancia tienen los últimos avances de Ucrania?

«Sería prematuro declarara una victoria ucraniana completa en la guerra debido a un avance exitoso e inesperado. Pero lo que ha ocurrido tiene una importancia histórica. Esta ofensiva ha anulado gran parte de lo que se suponía con seguridad sobre el curso de la guerra. Sirve para recordar que el hecho de que las líneas del frente parezcan estáticas no significa que vayan a permanecer así, y que la moral y la motivación se agotan en los ejércitos que se enfrentan a la derrota, especialmente cuando las tropas no están seguras de la causa por la que luchan y han perdido la confianza en sus oficiales”, escribe Lawrence Freedman, profesor emérito de Estudios de la Guerra en el King’s College de Londres, en su blog, traducido en Letras Libres

Para el politólogo Victor Vasilescu, «esta ofensiva no demuestra por sí sola que Ucrania vaya a ganar la guerra, pero confirma que la ayuda recibida se está empleando de la mejor manera posible».  

2. ¿Cuáles son los objetivos de esta operación?

Ha sido un movimiento muy bien orquestado desde el punto de vista estratégico. Ucrania ha logrado ocultar sus intenciones al Kremlin con una maniobra de despiste basada en una campaña de desinformación. Según ha revelado The Guardian, Ucrania dio a entender que su apuesta sería la reconquista de Jersón, en el sur, clave para alcanzar Crimea, cuando en realidad su primer objetivo era controlar dos enclaves de la región de Járkov: Kupyansk, núcleo de conexiones ferroviarias y por carretera, y también Izium, de 45.000 habitantes. Lo ha logrado este pasado domingo con importantes bajas en el Ejército ruso. 

3. ¿Cómo es la relación de fuerzas entre Ucrania y Rusia?

Taras Kuzio, investigador asociado de la Henry Jackson Society y profesor del departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Kiev Mohyla Academy, mantiene que Ucrania supera a Rusia en muchos aspectos, lo que explica el éxito de esta contraofensiva y que Ucrania pueda ganar la guerra. Ucrania cuenta con la formación militar de la OTAN, mucho más flexible que la rusa. «Una vez que los oficiales huyen, como en Járkov, los soldados no saben qué hacer. El ejército ucraniano, al igual que los ejércitos de la OTAN, tiene suboficiales. El de Rusia no. Ucrania tiene fuerzas especiales entrenadas por la OTAN. Las fuerzas especiales rusas siguen siendo soviéticas», señala Kuzio. 

Rusia nunca ha desarrollado una capacidad importante de aviones no tripulados. Ucrania tiene drones turcos y propios»

none

taras kuzio, investigador

A eso se suma que la tecnología militar occidental es mejor que la rusa. «Rusia nunca ha desarrollado una capacidad importante de aviones no tripulados. Ucrania tiene drones turcos y propios. Los voluntarios ucranianos han comprado cientos de drones comerciales y los han adaptado a su uso militar», dice el investigador ucraniano. Las sanciones de tecnología, según ha publicado Politico, han afectado a la capacidad militar de Rusia, que cuenta en el campo de batalla con un material mucho menos sofisticado que no puede renovar. 

A ello se suma que el ejército ucraniano cuenta con el apoyo de la sociedad civil ucraniana, algo impensable en Rusia, y sabe por qué lucha. «Los oficiales rusos tratan a los solados como basura y los utilizan como carne de cañón», apunta Kuzio. La corrupción también ha causado estragos en las Fuerzas Armadas rusas. «Tienen malos suministros logísticos, mala comida, sin botiquines. Rusia es un estado mafioso y el Ejército está podrido», añade. 

4. ¿Tendrá consecuencias para Putin?

Putin, que lleva más de dos décadas en el poder, no está acostumbrado a perder. De hecho, el líder ruso ha fomentado su imagen como invencible. La invasión rusa de Ucrania comenzó mal y está evolucionando peor aún. Su idea era conquistar Kiev en el menor tiempo posible y provocar un cambio de régimen. Pero tuvo que cambiar de estrategia y concentrar su «operación militar especial» en el Donbás, donde ya tenían parte del territorio bajo su control en Donetsk y Lugansk. Y es en esa zona donde ahora está sufriendo bajas y derrotas inesperadas. Aún se resiste a una movilización que conllevaría declarar la guerra. Ahora es una «operación militar especial» y los soldados provienen de regiones pobres. De momento su portavoz, Dmitry Peskov, no cambia el discurso: «La operación militar especial sigue su curso y continuará hasta que se completen sus objetivos». 

Una guerra civil es una posibilidad lejana pero una resistencia al reclutamiento, sea de la forma que sea, combinada con sabotajes, es algo que ya hemos visto»

none

victor vasilescu, politólogo

A juicio de Vasilescu, «si finalmente deciden movilizarse, esto dará una satisfacción mayor a los halcones del Kremlin, pero supondrá una fractura social del tamaño de un Vietnam ruso. Hasta ahora ha sido una guerra relativamente lejana luchada por otros (mercenarios, soldados profesionales, chechenos etc…) y esto ha afectado a la percepción rusa sobre el asunto… Si mañana, deja de ser la guerra de Iván, el soldado profesional que quería comprarse un piso antes de los 40 y se convierte en la de Igor, el estudiante de arquitectura, o deja de ser la de Yevgeni el mercenario de Wagner y se convierte en la de Piort, el campesino siberiano, la posibilidad de controlar el impacto sobre la población y el relato sobre lo que está ocurriendo se escapará al control del Kremlin. Una guerra civil es una posibilidad lejana, pero una resistencia al reclutamiento, sea de la forma que sea, combinada con sabotajes activos es algo que ya hemos visto desarrollarse». 

De forma lenta pero constante está creciendo una contestación política en tres ciudades, Moscú, San Petersburgo y Kolpino, donde un total de 85 concejales están exigiendo responsabilidades a Putin. Han firmado una declaración pública donde piden su marcha. “Creemos que las acciones del presidente Putin dañan el futuro de Rusia y sus ciudadanos. Exigimos su renuncia”, señala el documento. 

5. ¿Cómo puede contraatacar Putin?

El temor es que Putin se vea bajo presión y muera matando. Es difícil que admita errores, menos aún una derrota, o que dé marcha atrás. Según el teniente general Francisco Gan Pampols, «en el plano político sigue insistiendo en la fuerza de Rusia y recurriendo a amenazas o demostraciones de poder como los ejercicios militares Vostok en los que han participado China e India».

No hay que obviar la posibilidad del uso de armas nucleares en el territorio de Ucrania contra objetivos ucranianos»

none

teniente general gan pampols

También puede incrementar la guerra económica, las acciones ciber, la guerra de desinformación, o recurrir a países proxy en Oriente Medio o África Central y países Mena. «No hay que obviar la posibilidad del uso de armas nucleares en el territorio de Ucrania contra objetivos ucranianos. Hace una semana el jefe del Estado Mayor del Ejército ucraniano se refería a esta posibilidad, lo que desencadenaría la Tercera Guerra Mundial», señala el teniente general. Otra posibilidad, a juicio de Gan Pampols, es que diga a sus generales que “incrementen las acciones contra infraestructuras críticas ucranianas en profundidada, en grandes ciudades, así atentaría contra centrales eléctricas, aeropuertos, nudos ferroviarios… También puede cerrar el tráfico en el Mar Negro. O incluso incrementar las fuerzas e incluso llegar a la movilización general y declara el estado de guerra. 

«En el ámbito táctico los generales han de organizar la defensa en profundidad en la zona este para evitar que Ucrania acabe arrollando. Se apoyarían en un río o zona pantanosa o de embalses. Lo combinaría con acciones de carácter ofensivo en la zona de Donetsk y por último en la zona sur ha de defender la zona del río de Dnipro para conservar Mariupol y Melitopol para evitar perder Crimea. Habrá probablemente incremento de fuego indiscriminado sobre todo tipo de instalaciones civiles, incluidos hospitales”, añade el teniente general.

6. ¿Hay posibilidad de negociar a corto plazo?

Menos que nunca, a pesar de que algunos países occidentales, a medida que sufran los efectos del corte de suministro energético puedan verse tentados a forzar las conversaciones. El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, se niega rotundamente a aceptar otra opción que no sea la retirada de todo el país, incluido Crimea, y Putin está muy lejos de plantearse hacer concesiones. 

7. ¿Hasta cuándo durará la guerra?

Según Vasilescu, «el Pentágono estimaba la reconquista de Donetsk y Lugansk a finales de año y la posibilidad de recuperar Crimea a mediados del año que viene. Creo que deberíamos movernos al menos en estas fechas. La primavera próxima será clave, puesto que para entonces quedará más patente quien salió mejor parado de la batalla del gas y del relato en Europa Occidental».

En realidad, nadie lo sabe, probablemente ni siquiera Putin. Como señala Lawrence Freedman, «no hay indicios de que Putin haya alcanzado el punto de reconocer la posición a la que ha llevado a su país. La prudencia nos obliga a asumir que esta guerra no acabará pronto. Pero tampoco que los acontecimientos se muevan mucho más rápido de lo que suponíamos, primero gradualmente y luego de forma repentina».

Rusia guerra Jerson 980x550.jpg

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí