Dificultades para Garamendi

Fuentes bien informadas señalan que en la CEOE hay una oposición interna creciente a la renovación de Antonio Garamendi como presidente de la organización. Su supuesto seguidismo ante los sucesivos incrementos del salario mínimo interprofesional, la llamada contrarreforma laboral de Yolanda Díaz o la subida de las cotizaciones sociales están entre los argumentos que han encrespado los ánimos de los más críticos con su gestión.

Según estas mismas fuentes, el núcleo duro de los críticos empieza a ser bastante amplio. Entre ellos se encuentran los empresarios catalanes, los de Madrid, las patronales de automoción Anfac (fabricantes) y Faconauto (concesionarios), los agricultores de Asaja y Cepyme.

Las fuentes consultadas señalan que, si no hubiera un candidato alternativo, las organizaciones que están dentro de la CEOE votarán al candidato que haya, aunque con un importante voto de castigo, y si hay otro, los críticos pueden dar una sorpresa a Garamendi. Las elecciones se celebrarán a final de noviembre y es posible presentar candidaturas hasta quince días antes. De momento el único del que se rumorea que puede presentarse es Gerardo Pérez, que en la actualidad es presidente de Faconauto, la federación de asociaciones de concesionarios de automóviles, y no tiene un perfil político conocido. Las fuentes consultadas estiman que Pérez podría alcanzar ahora mismo un 35 % de los votos, una cifra que le dejaría sin posibilidades, si bien las estimaciones iniciales no siempre se traducen en un resultado claro. En las elecciones que Juan Rosell ganó a Garamendi en 2014, el primero acudió con más de 200 avales frente a los mínimos que presentaba el segundo, y Rosell solo ganó por treinta votos.

En cuanto a las empresas, las fuentes consultadas apuntan que es equivocada la idea de que los grandes del Ibex apoyan a Garamendi. Según afirman, no existe un apoyo mayoritario al actual presidente de la CEOE por parte de la banca ni del sector energético, y tampoco está claro que le apoyen compañías relevantes del Ibex como Telefónica, algo que hasta ahora se daba por descontado. Mercadona le respalda, pero no otros grupos de distribución. Estas mismas fuentes tampoco creen que Alberto Núñez Feijóo vaya a mostrar un apoyo expreso a Garamendi.

La gota que ha colmado el vaso de los críticos al parecer ha sido la idea de Garamendi de proponer una reforma estatutaria que permita al presidente permanecer en su cargo de manera indefinida.

La noticia de esta supuesta pérdida de apoyos del actual presidente de la CEOE contrasta con las noticias de organizaciones que le han respaldado a lo largo de las últimas semanas. Entre ellas están, por ejemplo, la asociación de autónomos ATAConfemetal, la asociación nacional de vendedores de vehículos Ganvam o la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (CEAJE). El tiempo dirá si Garamendi se lleva finalmente la victoria, aunque la incertidumbre estará viva hasta el final, teniendo en cuenta que cada voto es anónimo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí