agujero económico

Alberto Núñez Feijóo eligió un nuevo comité de dirección del PP con «experiencia», «mérito y capacidad»… y con todos y cada uno de sus integrantes con sueldos públicos. La secretaria general, el coordinador general, y los cinco vicesecretarios designados por el presidente popular el pasado viernes cuentan con cargo institucional, tanto en los diferentes parlamentos como en el gobierno de la Junta de Andalucía, y esa circunstancia ha sido muy tenida en cuenta por el nuevo líder popular, consciente de la delicada situación económica por la que atraviesa el partido.

Portavoz en el Congreso de los Diputados, consejero de Presidencia en Andalucía; viceportavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Parlamento de Galicia, consejero de Hacienda de la Junta de Andalucía; eurodiputado y Vicepresidente del Grupo del Partido Popular Europeo en el Parlamento Europeo; diputada nacional en el Congreso; y senador en la Cámara Alta. Estos son los cargos institucionales, con sueldos públicos, de Cuca Gamarra, Elías Bendodo, Miguel Tellado, Juan Bravo, Esteban González Pons, Carmen Navarro y Pedro Rollán, los componentes del comité de dirección de Alberto Núñez Feijóo.

Puede parecer una mera coincidencia que todos y cada uno de ellos ostenten un cargo público. Incluso, este hecho sirve para hacer más sólido el argumento de Feijóo sobre el objetivo de rodearse de personas con una importante trayectoria política. No obstante, el factor económico también ha sido clave en su elección: «Las cuentas del partido están como están y los honorarios de todos ellos no pueden depender del PP».

«El 80% de mi sueldo, como diputado»

Así lo reconocen a Vozpópuli importantes dirigentes del PP, conocedores de los problemas económicos por los que atraviesa el partido desde las elecciones generales de 2019, y que también tuvo que tener en cuenta Pablo Casado en la remodelación de su ejecutiva en julio de ese año, tras la debacle en las urnas sufrida en abril y la leve mejoría para las cuentas del PP que supusieron las municipales y autonómicas de mayo.

Estas fuentes, que vivieron en primera persona los efectos de pasar de 137 escaños a 66, destacan que «ya entonces el partido no podía permitirse la plantilla que tenía en la etapa de las mayorías absolutas, aunque ese resultado el 28-A dejó al partido al borde de un ERE que se evitó gracias a la mejoría en los comicios de mayo y la repetición electoral de noviembre».

En todo caso, el PP de Pablo Casado tuvo que hacer frente a una política de recortes que, de momento, también ha aplicado Alberto Núñez Feijóo. Al menos, en lo que a nombramientos de su comité de dirección se refiere.

No hay dinero. Es lo primero que le habrán dicho, y ha optado, como hizo Casado, por personas que ya tenían un sueldo público

Un antiguo vicesecretario del PP, contactado por Vozpópuli, admite que daba por hecha una decisión así por parte del nuevo presidente nacional: «No hay dinero. Es lo primero que le habrán dicho, y ha optado, como hizo Casado, por personas que ya tenían un sueldo público. En mi caso, el 80% de mi nómina era como diputado, y me imagino que esos porcentajes serán muy parecidos ahora».

Del ‘Ministerio’ a la posible venta

Los dirigentes del PP contactados explican que el partido ha sufrido una «tormenta perfecta» en sus cuentas que comenzó, precisamente, durante el último Gobierno de Mariano Rajoy: «En la política de recorte del gasto público que aplicó el presidente, se redujo la financiación a los partidos políticos. Nosotros, entonces, éramos primera fuerza y los menos afectados, pero en 2019 nos acordamos mucho de eso».

Para entonces, en todo caso, «Génova había dejado de ser el Ministerio que era» en las etapas de las mayorías absolutas: «Teníamos una plantilla amplísima, con un organigrama mucho más grande al de ahora, y con muchos más asesores, administrativos…» 

Eso ya empezó a cambiar en la etapa de Rajoy como líder de la oposición y, aunque la situación mejoró con la llegada al Gobierno, «lo cierto es que la política de recortes nos la aplicamos a nosotros mismos». La debacle en las urnas de 2019 supuso, en todo caso, un punto de inflexión.

Hace poco más de un año, y tras un nuevo mal resultado en las urnas en las elecciones de Cataluña, Casado anunció la marcha del partido de Génova 13 para buscar una nueva sede. El argumento que se dio entonces fue el de la necesidad de «romper con el pasado» y alejarse de los casos de corrupción vinculados a las obras del edificio. No obstante, la «razón real» de esa decisión era la económica: «El objetivo era ahorrar dinero».

EuropaPress 4040136 fachada sede pp numero 13 calle genova 28 octubre 2021 madrid espana

Según las fuentes consultadas, Teodoro García Egea estaba estudiando, desde hace meses, un posible traslado al edificio propiedad de Abertis en el Paseo de La Castellana. No obstante, la operación no llegó a concretarse, porque el partido tampoco encontraba un nuevo inquilino para Génova 13. 

El nuevo PP de Feijóo aún no ha tomado una decisión sobre esa operación, pero desde el entorno del nuevo presidente recuerdan que esa ‘mudanza’ «se anunció cuando se anunció» -tras la debacle en Cataluña-, y «hay que ver si es necesaria o no». García Egea, en todo caso, ya ha informado a la nueva dirección de la situación en la que está el partido, tras la reunión con Miguel Tellado revelada por El Mundo.

La Oficina del Presidente

Los dirigentes del PP contactados por Vozpópuli destacan que la situación económica del PP ha sido clave para la no incorporación al organigrama del partido de varios exministros que aparecieron en muchas quinielas en los días previos al congreso nacional, como Fátima Báñez o Alfonso Alonso.

Estas mismas fuentes recuerdan que ambos «cobran más de 200.000 euros anuales en la privada». Unos emolumentos «totalmente inasumibles» para el partido. Por ese motivo, añaden, «Feijóo se ha buscado un mecanismo para contar con ellos, pero fuera del PP».

Se refieren, estos cargos populares, a la nueva Oficina del Presidenteanunciada por el propio Feijóo la semana pasada. Tal y como se informó en estas páginas, el l líder nacional del PP usará ese organismo como un canal de comunicación confidencial con altos ejecutivos, embajadores, ex políticos… que aporten su experiencia y puedan incorporarse a su Ejecutivo si llega a La Moncloa.

Ante la imposibilidad de incorporar a su ejecutiva a exministros como Báñez o Alonso, o a empresarios como Pablo Isla, «Feijóo ha optado por crear esta Oficina del Presidente, y confeccionar un comité de dirección con cargos públicos para ahorrar dinero… y preparar al partido para la llegada al Gobierno». Un «acierto» para las fuentes consultadas, que admiten a las claras que «poco más podía hacer con el dinero con el que cuenta el partido».

e0fa5d09d7e2bbea7ae04a61355151c3da30fe59w e1649189367613.jpg 1

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí