fiscal general de EEUU

El fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, autorizó el registro del pasado lunes a la residencia del expresidente Donald Trump en Florida y ha pedido este jueves autorización a un tribunal del sur de este estado para que haga pública dicha orden. Además, según The Washington Post, el FBI buscó documentos clasificados sobre armas nucleares, aunque no se ha especificado si se tratan de armas propiedad de EE.UU. o de otros países.

También Trump, en un giro inesperado de guión, ha reclamado la publicación «inmediata» de la orden de registro y ha calificado lo ocurrido de uso político de la fuerza de la ley.

En una breve declaración tras la cual no ha aceptado preguntas, el fiscal general de EE.UU. ha defendido la legalidad del registro y ha señalado que este tipo de decisiones no se toman «a la ligera», condenando los «ataques infundados» a su departamento y al FBI.

Garland, el máximo responsable de las fuerzas del orden del país, ha indicado que el Departamento de Justicia había pedido a un tribunal que no revelara la orden de registro presentada como parte de la investigación debido al «interés público sustancial.»

«Defender el estado de derecho significa aplicar la ley»

El primero en informar de la redada a la mansión de Florida había sido el propio Trump en sus redes sociales. «Es su derecho», ha dicho el fiscal general, según el cual los abogados del exmandatario republicano (2017-2021) recibieron ese mismo día una copia de la orden de registro y del inventario del FBI.

La orden de registro fue autorizada por un tribunal federal y el inventario de propiedad es un documento que la ley federal exige que las fuerzas del orden dejen al dueño del lugar.

«Defender el estado de derecho significa aplicar la ley de manera uniforme, sin temor ni favoritismo. Bajo mi supervisión, eso es precisamente lo que está haciendo el Departamento de Justicia», ha dicho.

Donald Trump se ha negado a declarar ante la fiscalía y denuncia una «caza de brujas» judicial.

No estaba claro si el equipo legal de Trump se opondría a la publicación de la orden, que podría arrojar luz sobre la naturaleza de la investigación, por lo que el fiscal ha aclarado que siempre que es posible se opta por medios «menos intrusivos» como alternativa.

Amenazas y críticas contra el Departamento de Justicia

El registro sin precedentes en el complejo Mar-a-Lago de Trump en Palm Beach supuso una importante escalada en una de las muchas pesquisas a las que se enfrenta desde su mandato y en sus negocios privados. 

El FBI finaliza el registro en la residencia de Donald Trump

En concreto, el objetivo era recuperar documentos de seguridad nacional que el expresidente no entregó a agentes federales durante una reunión en junio en la que el FBI ya se llevó más material en cumplimiento de una orden judicial, según apuntan varios medios estadounidenses como CNN y The New York Times, que citan a fuentes conocedoras del caso.

Christina Bobb, una de las abogadas del expresidente, ha dicho en varias entrevistas esta semana que estaba en Mar-a-Lago cuando se produjo la redada y que el FBI se llevó aproximadamente doce cajas de la residencia.

El Departamento de Justicia de Garland se ha enfrentado esta semana a feroces críticas y amenazas tras el registro. Los partidarios de Trump han acusado a los demócratas de utilizar la burocracia federal para atacar al expresidente, quien se considera víctima de una «caza de brujas». Por ejemplo, el gobernador de Florida Ron DeSantis, denunció que se trataba de una redada de «adversarios» políticos.

La Casa Blanca ya ha desmentido que el presidente, Joe Biden, estuviera al tanto del registro y defienden que el Departamento de Justicia realiza investigaciones de forma independiente y que conocieron la noticia en medios de comunicación.

Algunos demócratas, por su parte, han criticado a Garland por ser demasiado cauteloso a la hora de investigar a Trump por sus intentos de anular su derrota en las elecciones de 2020 frente a Biden.

Por otro lado, el director del FBI, Christopher Wray, ha anunciado que habían recibido amenazas, calificándolas de «deplorables y peligrosas». «La violencia contra las fuerzas del orden no es la respuesta, sea cual sea su problema», ha añadido. Estas amenazas contra el cuerpo se han disparado especialmente en foros de internet habitualmente usados por simpatizantes del exmandatario.

Trump pide la publicación «inmediata» de la orden

El expresidente estadounidense Donald Trump (2017-2021) ha aceptado la petición realizada por el fiscal general, Merrick Garland y, en un nuevo giro de guión, ha animado a la publicación «inmediata» de la orden de registro de su residencia en Florida.

En dos mensajes publicados en la red social Truth, el exmandatario ha respondido a la petición de Garland, quien unas horas antes había solicitado autorización a un tribunal del sur de Florida para que hiciese pública dicha orden, algo a lo que Trump podría haber presentado objeciones si así lo hubiera deseado. «No sólo no me voy a oponer a la publicación de documentos relacionados con la redada impropia de EE.UU., injustificada e innecesaria de mi casa en Palm Beach (Florida), sino que voy un paso más allá y animo a su publicación inmediata», ha escrito Trump.

El exmandatario ha tildado lo ocurrido de uso político de la fuerza de la ley, ha sacado pecho por el supuesto apoyo que tiene en las encuestas y ha afirmdo que la operación está orquestada por la izquierda radical y por sus enemigos políticos.

Previamente, en la misma red social, Trump aseguró que el registro se efectuó sin aviso previo e inspeccionó también armarios de la primera dama, Melania, afirmando que sus abogados y representantes estaban cooperando «totalmente» y que se había establecido una relación «muy buena».

«Todo iba bien, mejor que con la mayoría de presidentes precedentes, y luego, de repente y sin aviso, Mar-a-Lago fue registrada, a las 06.30 de la mañana, por una cantidad MUY GRANDE de agentes», señaló.

«El gobierno podría haber tenido lo que quisiera, si lo tuviéramos», recalcó el político, quien reprochó a los agentes registrar también los armarios de su esposa, revolver entre su ropa y artículos personales, y dejarlos después hechos un «relativo desastre».

También, cuestinó que el actual mandatario demócrata no conociese que se iba a producir una redada en su casa.

«¿Alguien realmente cree que Joe Biden y la Casa Blanca no sabían nada sobre esta gran vergüenza a nuestro país (la mayor historia desde la catástrofe de Afganistán?) ¡Yo no lo creo!».

FISCAL 1

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí