FMI

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha lanzado este miércoles un aviso al Gobierno de España sobre los efectos del impuesto a la banca y a las energéticas. Piden al Ejecutivo que esté preparado para acometer recortes por un valor de seis mil millones de euros el próximo año 2023, cuando se aprobarán los presupuestos con mayor gasto.

Considera que el impuesto a la banca es apropiado, «es una estrategia bienvenida». Aunque matiza que existen consecuencias negativas en caso de aplicarse mal las medidas. «Los nuevos gravámenes en los sectores de la energía y la banca se aplican a los ingresos en lugar de los beneficios, y por lo tanto no tienen en cuenta los costes», indicaba el FMI en el informe anual sobre España publicado este miércoles.

Publicidad

La institución prevé que la economía española crezca solo un 1,2% en 2023, un punto por debajo de las estimaciones del Ejecutivo. Además, prevén que el avance sea «relativamente débil» en los próximos trimestres debido a la reducción de exportaciones y el deterioro del consumo de las familias. España no entrará en rescisión el próximo año.

Desde el FMI respaldan los planes del Gobierno. Han felicitado este miércoles al Ejecutivo español por las «medidas sin precedentes de apoyo público».

Vigilar la incidencia de los gravámenes

Sobre los bancos, el FMI aclara que «las condiciones financieras más restrictivas y las perspectivas macroeconómicas menos favorables podrían incidir de forma sustancial en los costes debido a un aumento de los activos deteriorados». Los resultados de los bancos podrían deteriorarse.

Será importante vigilar la incidencia de los gravámenes sobre la disponibilidad de crédito, los costes del crédito y la resiliencia de los bancos, así como sobre los incentivos a la inversión de las empresas energéticas», remarca el informe.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí