El Govern no se conforma

La Generalitat ha dejado claro que la destitución de la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban, tras el escándalo por el espionaje a líderes independentistas catalanes a través del software Pegasus, no es «suficiente» y, entre otras medidas, ha pedido por carta a la Moncloa desclasificar documentos, además de que se personará como acusación particular en la Audiencia Nacional.

En rueda de prensa en la Generalitat tras la reunión del Ejecutivo catalán, la portavoz del Govern, Patrícia Plaja, ha advertido de que «esto no va de gestos» ni de «cortar cabezas», por lo que el cese de Esteban «no lo resuelve todo, no cierra el tema y quien piense así, se equivoca. No es suficiente» ni «la única respuesta necesaria al problema».

Platja ha reaccionado así a la decisión del Gobierno de nombrar a la actual secretaria de Estado de Defensa, Esperanza Casteleiro, como nueva directora del CNI, en sustitución de Esteban, quien el jueves pasado llevó ante la comisión de Secretos Oficiales del Congreso las autorizaciones judiciales para espiar a 18 líderes independentistas, entre ellos el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès.
El Govern exige la «desclasificación» de las autorizaciones judiciales

El Govern cree que se deben dar «todas las explicaciones» y, por ello, la consellera de Presidencia, Laura Vilagrà, ha reclamado por carta al ministro de Presidencia, Félix Bolaños, «aclarar» el espionaje y «depurar responsabilidades», además de exigir «la desclasificación de las presuntas autorizaciones judiciales para intervenir las comunicaciones del presidente catalán», y acceder a los contratos del CNI y otras agencias estatales con NSO Group u otras empresas que ofrecen sistemas como Pegasus o similares.

La Generalitat se personará como acusación particular en las causas abiertas en la Audiencia Nacional y en el juzgado de Instrucción número 32 de Barcelona, para así «tener acceso a información de primera mano» sobre el caso de espionaje, ante la «opacidad» del Gobierno.

El Ejecutivo de Aragonès ya anunció la pasada semana que la Generalitat se va a personar como acusación popular en todos los procedimientos judiciales relacionados con el supuesto espionaje a través del sofware Pegasus, al margen de las querellas que presenten los afectados por el «caso de espionaje político más grave de la historia de la democracia española».
El Parlament crea la comisión de investigación sobre el espionaje político

La Mesa del Parlament ha acordado este martes la creación de la comisión de investigación sobre espionaje político, para indagar los casos de más de 60 independentistas que han denunciado haber sido atacados con los programas de ciberespionaje Pegasus y Candiru.

Esta comisión, impulsada por ERC, JxCat, CUP y comunes, se ha creado de forma inmediata sin pasar por pleno, según han señalado fuentes parlamentarias a Efe.

El reglamento de la cámara catalana establece en su artículo 67 que, una vez al año, los grupos pueden promover la creación automática de comisiones a través de la Mesa del Parlament si reúnen un «quorum» de más de una tercera parte de los diputados o tres grupos parlamentarios.

Una vez aprobada la creación de la comisión de investigación, el siguiente paso será su constitución, cuando los grupos hayan designado quiénes serán sus participantes en la misma.

i

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí