El IPC relaja  unas décimas

Lo ha vuelto a hacer. La inflación ha vuelto a superar las dos cifras: en agosto se disparó un 10,4%, tras tres meses consecutivos por encima del 10%, según ha revelado este martes el Instituto Nacional de Estadística, manteniéndose en niveles nunca vistos desde hace más de 30 años. En julio, el IPC se situó en el 10,8%, su nivel más alto desde septiembre de 1984.

Variación anual del IPCLa inflación en EspañaTasa de variación anual-0,5​-0,50,5​0,50​01,3​1,32,2​2,22,7​2,72,7​2,72,9​2,93,3​3,34​45,4​5,45,5​5,56,5​6,56,1​6,17,6​7,69,8​9,88,3​8,38,7​8,710,2​10,210,8​10,810,4​10,4dic-20ene-21feb-21mar-21abr-21may-21jun-21jul-21ago-21sep-21oct-21nov-21dic-21ene-22feb-22mar-22abr-22may-22jun-22jul-22ago-22-2024681012Instituto Nacional de Estadística

El dato adelantado del índice de precios al consumo (IPC) que podrá verse modificado a mediados de septiembre, apunta que este agosto la vida es un 10,4% más cara que hace un año, pero un 0,1% más cara que hace un mes. La electricidad, la alimentación, la restauración y los paquetes turísticos fueron los principales responsables del encarecimiento de la cesta.

En pleno debate energético sobre cómo sortear un invierno que se antoja complicado por las restricciones de suministro, y en un momento en que las medidas de ahorro del Gobierno no han hecho más que empezar, los precios de los carburantes han disminuido ligeramente frente a los de julio. Es la parte positiva de los datos, que termina ahí, porque la inflación subyacente ha aumentado tres décimas, hasta el 6,4%.

Este indicador, que mide el encarecimiento de los precios sin tener en cuenta a los alimentos no elaborados ni los productos energéticos por considerarse más volátiles, alcanza así su valor más alto desde enero de 1993. Son cifras que preocupan especialmente a los economistas porque muestran hasta qué punto se está trasladando la inflación a toda la cesta de la compra. 

Ahora, a pesar de su escalada, continúa cuatro puntos por debajo de la tasa general del IPC, pero muestra signos de recalentamiento. La inflación subyacente también se utiliza para determinar si podría producirse efectos de segunda ronda, es decir, si la inflación estaría provocando más inflación en espiral, un bucle que hasta ahora parece que no se está dando.

Noticia en ampliación

El IPC relaja  unas décimas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí