Ley Trans

El Partido Socialista pedirá volver a prorrogar el plazo para presentar enmiendas a la Ley Trans en el Congreso y presentará las suyas el próximo lunes, según ha podido confirmar laSexta. Ello, a pesar de las reclamaciones del colectivo pidiendo no retrasar la tramitación de la norma, una cuestión que está causando tensiones dentro del Gobierno de coalición y del propio PSOE.

Así, el grupo socialista solicitará ampliar el periodo de enmiendas, que concluye este miércoles a las 18:00 horas, una semana más, a pesar de las presiones del Ministerio de Igualdad y de Unidas Podemos para que no haya más prórrogas. Fuentes socialistas citadas por la agencia Efe aseguran no obstante que será la última ampliación.

La anterior prórroga provocó la semana pasada que la histórica activista trans Carla Antonelli se diera de baja del PSOE y abrió grietas en el partido y en el seno del Ejecutivo de coalición.

Tras conocer esta nueva ampliación, Antonelli ha manifestado que siente «vergüenza ajena, orfandad, rabia y dolor infinito». «Juegan con nuestras vidas y nos utilizan cual mequetrefes de sus espurias e inhumanas guerras políticas», ha lamentado, en un hilo de Twitter en el que ha aseverado que «no se puede ceder al chantaje del odio y la transfobia» y ha vuelto a instar a Pedro Sánchez a intervenir.

La norma, cuestionada por una parte del PSOE y del movimiento feminista, recoge la autodeterminación de género, que los socialistas aseguran no van a tocar, y abre la puerta al cambio de sexo registral sin necesidad de contar con informes médicos o psicológicos o de haberse sometido a tratamientos.

Igualdad urge a tramitar la ley

Por su parte, fuentes del Ministerio de Igualdad trasladan a laSexta su preocupación ante este nuevo retraso y advierten de que quienes pagan las consecuencias son las personas trans y la comunidad LGTBI, que -avisan- ve en riesgo la aprobación de una ley que reconoce sus derechos.

Desde el departamento que dirige Irene Moreno aseveran que la ley no puede sufrir más retrasos y explican que propondrán al PSOE y al resto de grupos parlamentarios un calendario de tramitación que incluya la finalización del periodo de enmiendas el día 2 de noviembre y la finalización de la ponencia el 18 de noviembre, con el objetivo de que la ley esté aprobada antes de final de año y sin recortes en derechos respecto al texto ya pactado en el Gobierno.

El PSOE se justifica

A su vez, fuentes socialistas defienden que el poder legislativo tiene sus tiempos y que la obligación del resto de poderes es respetarlo. Inciden en que la ampliación del plazo se aprueba por mayoría, por lo que no es una decisión exclusiva de ningún grupo parlamentario. Además, aseveran que el proceso debe desarrollarse «libre de presiones injustificadas».

Sobre sus enmiendas, aseguran que el PSOE persigue que el texto sea garantista para que no pueda ser recurrido ante el Tribunal Constitucional. Las citadas fuentes defienden que el PSOE «está haciendo un trabajo complejo y riguroso que requiere tiempo». Así las cosas, trasladan que presentarán sus enmiendas el lunes «con el objetivo de dotar de mayor seguridad jurídica al texto».

Protestas por los retrasos

Ya el pasado sábado, una manifestación pidió en Madrid no retrasar la tramitación de la ley y desde la Federación Plataforma Trans mostraban su «indignación» por el «retraso», advirtiendo de que, si este martes había «un nuevo aplazamiento», las plataformas organizarían «un día de lucha trans» en todo el país y convocarían protestas en las sedes del PSOE.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí