Elías Bendodo

Fue la «mano derecha» que acompañó a Juan Manuel Moreno a la histórica mayoría absoluta del PP en Andalucía. Hoy es mano derecha de Alberto Núñez Feijóo y tiene el encargo de engrasar el partido para llegar a La Moncloa en las próximas generales.

En Moncloa dan vueltas a la fuga de votantes que, según las encuestas, en las anteriores elecciones apostaron por el PSOE y ahora dicen que se están pensando votar al PP. Pero, ¿qué puede ofrecer el PP a un votante del PSOE?

Sentido común y sentido de Estado, que es de lo que carece precisamente el Gobierno de Sánchez y el presidente del Gobierno. Con sentido común el Gobierno trabajaría para facilitarle las cosas a los ciudadanos, en lugar de complicárselas más: el Gobierno de España no es el Gobierno de los españoles, es el Gobierno de Sánchez, sólo de Sánchez, y lo utiliza para mantenerse en el poder. Y si hubiera sentido de Estado no se pactarían las políticas fundamentales de España ni se escribiría nuestra historia con los que quieren romper España, con Bildu y con los independentistas catalanes.

¿Es compatible arañar voto al PSOE y también a Vox?

A Feijóo, que es sin duda el dirigente más sólido que tenemos en este país, le puede votar cualquier ciudadano porque sus políticas son transversales. Por eso puede recibir voto tanto de antiguos votantes de Vox como del Partido Socialista. Las políticas de centro, moderadas, liberales y de consenso permiten aunar a una base sociológica muy amplia, que va desde el centro izquierda hasta la derecha.

¿A costa de dejar a un lado la ideología?

En el PP somos los que somos y la gente ya nos conoce. Pero vivimos un momento en el que la gestión es muy importante, y el sentido común, también. En el PP siempre hemos dicho, por ejemplo, que en nuestro ADN está la bajada de impuestos, y esto no es ideología que pueda ajustarse a unas circunstancias o a otras, sino que es una manera de entender la base del crecimiento y de la creación de empleo.

Mariano Rajoy también prometió una bajada de impuestos general, hasta promovió una recogida de firmas, y luego subió hasta casi cuarenta impuestos en su primera Legislatura.

El PP es un partido con cuarenta años de historia y coherente siempre con lo que representa. Y hemos sido capaces de gestionar, además, las situaciones económicas más complejas sin renunciar a nuestra condición de partido de Estado. Como le dije antes, no se pueden pactar los Presupuestos, y los demás temas de Estado, con quien quiere romper España.

Entendí que con ERC y Bildu no se puede pactar nada. ¿Con el PNV sí se pueden acordar los Presupuestos y otros temas de Estado?

Habrá que ir viendo. Ahora, también le digo que nosotros creemos que PP y PSOE deben entenderse. Espero que en estos próximos días se llegue a un acuerdo para la renovación del órgano de gobierno de los jueces que sirva de antesala para futuros acuerdos en beneficio del conjunto de España. Los dos principales partidos de nuestro país tienen que hablar más y entenderse más. El problema es que Sánchez se ha podemizado para pescar votos de Podemos, lo que le aleja del pacto y del diálogo con el Partido Popular.

Entrevista con Elías Bendodo, actual coordinador general del PP Nacional.
Entrevista con Elías Bendodo, actual coordinador general del PP Nacional. FOTO: Alberto R. Roldán La Razón

Ustedes tampoco pactarían unos Presupuestos con el PSOE si estuvieran en el Gobierno, antes lo harían con Vox, como estamos viendo que ocurre en las Comunidades Autónomas.

Nosotros gobernaremos, si los españoles nos dan esa opción, considerando al PSOE como nuestro principal interlocutor. El problema hoy no es el PSOE, sino Sánchez, y su podemización. El PP de Feijóo va a tener capacidad de hablar con todos y de pactar con casi todos.

¿Por qué sí se abren al diálogo y al pacto con el PNV, y con ERC y Bildu, no?

El límite es la Constitución, nada más. El independentismo catalán y los herederos de ETA se han situado fuera de la Constitución.

¿Y el PNV sí está dentro de la Constitución, aunque también defienda la independencia del País Vasco?

No lo he colocado con los partidos que se sitúan fuera del marco constitucional.

El gobernador del Banco de España volvió a decir esta semana en el Congreso que subir todas las pensiones conforme al IPC es un grave error, y que en este complicado contexto económico sólo deberían subir las mínimas con la referencia de la inflación. ¿Está de acuerdo?

El PP no discute la revalorización de las pensiones porque además la ley obliga a hacerlo. Hasta ahí se está cumpliendo la ley. Y el PP siempre ha estado con los pensionistas, y lo va a seguir estando. Fue el Gobierno de Rodríguez Zapatero el que congeló, por cierto, las pensiones con el voto a favor de Sánchez. Ahora bien, el Gobierno tiene dos obligaciones, cumplir la ley y hacer sostenible el sistema, y eso es lo que le pedimos, que cumpla con sus dos responsabilidades.

Entonces, ¿están de acuerdo con el gobernador del Banco de España? ¿Consideran que subir todas las pensiones conforme a la inflación atenta contra la sostenibilidad del sistema?

El Gobierno sólo ha contado la mitad de la película. Revaloriza las pensiones según el IPC, pero no explica cómo va a hacer sostenible el modelo.

¿Y el PP cómo cree que se hace sostenible?

Cuantas más personas trabajen, más cotizaciones habrá, y más pensiones se podrán pagar. ¿Y cómo se crea empleo? Bajando impuestos, como ya hemos demostrado. Nuestro modelo es el de la bajada de impuestos, como hemos hecho en Andalucía, consiguiendo reactivar la economía y aumentar la recaudación. Mientras que el modelo socialista es el de freír a impuestos a empresas y a ciudadanos, y esto atenta contra el empleo. Subir impuestos por ideología está fuera del sentido común.

En este contexto, y después de la crisis que ha estallado en el Reino Unido, ¿se presentarán a las elecciones generales con una propuesta de bajada de impuestos?

Ya le dije antes que en el ADN del PP está la bajada de impuestos.

¿Eso quiere decir que “sí”?

No subiremos ningún impuesto, y bajaremos aquellos que ayuden a activar el crecimiento en el contexto que nos encontremos.

¿La parece razonable la subida del 1,5 por ciento a los funcionarios?

Nosotros no habríamos subido el sueldo del Gobierno por encima del de los funcionarios. Eso sí que se lo aseguro.

Entrevista con Elías Bendodo, actual coordinador general del PP Nacional.
Entrevista con Elías Bendodo, actual coordinador general del PP Nacional. FOTO: Alberto R. Roldán La Razón

¿Y es momento de subir el sueldo a los funcionarios?

El PP irá a las elecciones con un compromiso de estructura reducida de Gobierno para que sea más operativo y eficaz. Ahora hay veintidós ministros, dos equipos de fútbol: es un derby permanente, en el que cada semana gana una de las partes del Gobierno.

Pero le preguntaba por el empleo público, que tiene un salario medio muy por encima del de la empresa privada. Ustedes han defendido un pacto de rentas. ¿Este debería obligar también a los funcionarios?

Los funcionarios sostienen la estructura del Estado, de las Comunidades Autónomas y de los entes locales, y son una parte fundamental de nuestra democracia. Pero, sin duda, se puede mejorar la función pública.

Si gobiernan, ¿qué herencia cree que recibirán?

Nuestra mayor preocupación es que el agujero en las cuentas públicas sea mucho mayor de lo que dicen los datos oficiales.

¿En qué se basa para dejar caer esa acusación?

El precedente del Gobierno de Rajoy está ahí: el Gobierno de Zapatero dio unas cifras que no se correspondían con la realidad y nos encontramos un agujero en las cuentas públicas que era mucho más grande de lo estimado. Sánchez habla ahora de un colchón de 15.000 millones de euros porque quiere acudir a las elecciones dopado, y esos 15.000 millones de euros los va a utilizar a su antojo y por interés electoral.

Para cuadrar las cuentas a futuro, si gobernasen, puede que les venga bien el impuesto a la banca y a las energéticas que ahora no apoyan. Y también que Sánchez haya abierto la puerta a hacer indefinido el impuesto a las grandes fortunas.

Estamos en contra de cualquier subida de impuestos porque, al final, todos las pagan de su bolsillo los ciudadanos de a pie. Los presupuestos del año 2023 son el primer acto de campaña de Sánchez. Son unas cuentas falsas, que no crean empleo ni riqueza, y que no se corresponden con los datos reales, sino que nacen de una mentira. El Gobierno dice que hace un presupuesto en base a un crecimiento para el año que viene del 2,1 por ciento, cuando todos los organismos han rectificado esa cifra. Todos. La OCDE ha bajado el crecimiento de España a un 1,5 por ciento. El Banco de España, a un 1,4 por ciento. El Fondo Monetario Internacional, a un 1,2, y Funcas, al 0,7. Es decir, hay una diferencia, en el mejor de los casos, de 1,4 puntos con respecto a lo presupuestado, lo que supone un desvío de casi 20.000 millones de euros. Esto confirma lo que le decía antes de que éste es un Presupuesto con el que Sánchez pretende ir dopado a las elecciones, pero que no está hecho pensando en las familias.

¿Qué tal se lleva usted con los “poderosos”?

¿Quiénes son los poderosos? ¿Cuántos socialistas hay en los consejos de administración de las grandes empresas?

¿Cuántos ha contado usted? Supongo que habrá un número parecido a los que había de su partido con Rajoy en el Gobierno.

¡Me faltan dedos en las manos para contarlos! Aquí hay que tener muy clara una cosa: el empleo lo crean las empresas, no el Gobierno, y el Gobierno de Sánchez debería sentirse orgulloso y presumir de las empresas españolas, en lugar de atacarlas porque cree que eso le da votos entre la izquierda más radical. El empleo en este país, como en todos los países, lo crean las empresas, y hay que facilitar la creación de puestos de trabajo y hay que facilitarle la vida a las empresas. Esto es sentido común y pragmatismo, no es ideología del PP.

Hoy, ¿qué tiene el PP para Cataluña?

El PP se está quedando como el único partido que defiende el constitucionalismo en Cataluña.

¿El PSC no es un partido constitucionalista?

El Gobierno independentista se ha roto y al PSC le ha faltado tiempo para salir al rescate. Y a esto hay que añadir que el presidente del Gobierno ha pactado, por tacticismo, prevaricar junto al presidente de la Generalitat para no cumplir una sentencia del Supremo que obliga a que el 25 por ciento de las clases sean en castellano. El pacto Sánchez-Aragonés es muy sencillo: tú me mantienes a mí, y yo te mantengo a ti. Y si hay que saltarse las líneas rojas de la ley, lo hacemos, porque no pasa nada. Hasta ahora eso sólo lo había hecho el independentismo, no el Gobierno de España. Por eso sostengo que el Partido Popular se está quedando como el único partido en Cataluña que defiende el constitucionalismo.

¿Y Ciudadanos, y Vox?

Ciudadanos tiene un problema de supervivencia.

¿Y Vox?

El constitucionalismo moderado, de consenso, que entiende el catalanismo como una riqueza, sólo lo representa el PP. Y ese catalanismo constitucional es el que realmente necesita Cataluña.

¿Cómo haría el PP para garantizar que se cumple la sentencia del 25 por ciento del castellano? ¿Lo tienen ya estudiado?

De entrada, el PP ha recurrido en el Constitucional el decreto que boicotea la aplicación de la sentencia que obliga a que el 25 por ciento de la enseñanza sea en castellano. Y a partir de ahí tomaremos todas las medidas necesarias. En Cataluña se da la paradoja de que cumplir la ley se ha convertido en un acto revolucionario porque lo establecido es lo contrario.

En su partido sí que se escucha a muchos dar por perdido el País Vasco.

El PP no da nada por perdido. Pero sí es verdad que el PP del País Vasco también tiene que reconectar con el votante constitucionalista, y estamos trabajando en ese proyecto.

¿Por qué ha perdido esa conexión?

En el País Vasco tenemos un buen proyecto y buenos equipos, y esto es muy buena base, pero hay que adaptarse al contexto político del momento y ofrecer un proyecto útil y moderado.

¿El PP se ha equivocado al no tener suficiente sensibilidad con la pluralidad lingüística en el País Vasco y Cataluña y con sus específicas sensibilidades?

El respeto a la riqueza lingüística de España jamás se ha discutido en el Partido Popular. Una riqueza lingüística que tiene que ir de la mano con la Constitución. Las lenguas siempre deben servir para unir, no para intentar separar.

Por cierto, ¿pactaron con Sánchez rebajar el tono del ultimo debate en el Senado para no afectar a la negociación sobre el Poder Judicial?

No. Si Sánchez rectificó el tono debe ser porque entendió, o le han dicho, que en el primer debate se equivocó. Y, en todo caso, lo que vimos es un presidente del Gobierno que hablaba de la España oficial, y que construía castillos en el aire, y una alternativa, la que representa Feijóo, que dio voz a la España real, a la que no llega a fin de mes, a la que no puede hacer frente al recibo disparado de la luz y del gas o de la cesta de la compra. Por eso el PP es el partido que ha defendido la bajada del IVA del gas y de la luz que acabó aceptando el Gobierno. Y somos el partido que ahora pide que se baje el IVA a los productos básicos como la carne, la leche, el pescado o la pasta. Y bienvenidas las rectificaciones del Gobierno porque ha demostrado que acierta cuando rectifica.

¿El PP entiende que deben prorrogarse las ayudas que ha puesto en marcha el Gobierno para atender a los sectores sociales más vulnerables?

A las familias no se las ayuda con cheques electorales. En el último debate en el Senado, Sánchez dijo que iba a ir anunciando las medidas a cuentagotas.

Puede que se refiriese a adaptar la política a la evolución de la situación en un contexto de tanta incertidumbre.

Es tacticismo electoral, cuando su obligación es poner ya en marcha todas las medidas posibles para aliviar los problemas económicos de familias y empresas. Y este tacticismo electoral es letal para los españoles. Además, no sólo se actúa por interés de partido y de supervivencia en el poder, sino que no hay ningún plan porque cada decreto ley rectifica al anterior. Mire el caso de Alemania o Portugal, países en los que sus gobernantes han aplicado el sentido común y el sentido de Estado: Sánchez tiene buenos ejemplos en los que mirarse, pero solo se mira en el ejemplo de Podemos por miedo electoral.

Hizo antes alusión al pacto del CGPJ y del TC, ¿cómo se le explica a los ciudadanos que sólo son capaces de ponerse de acuerdo en el reparto de puestos?

La renovación de los órganos judiciales, en base a la independencia de los jueces, y que los jueces puedan elegir a los jueces, debe ser la antesala de más acuerdos. Sería saludable para nuestro país que el Partido Popular y el Partido Socialista llegaran a más acuerdos porque España necesita sentido común y sentido de Estado. España necesita concordia, entendimiento, bajar la crispación.

¿Que los jueces elijan a los jueces cómo se compatibiliza con que estén negociando cuántos vocales le tocan a Podemos, cuántos a ERC o al PNV ?

Son las normas actuales, que son las que pretendemos cambiar, para ganar en independencia judicial.

¿Y en qué se van a traducir los criterios de idoneidad que dijeron que eran condición para el acuerdo?

Los criterios de idoneidad ya están explicados y detallados en la propuesta para reforzar la independencia judicial y la calidad democrática en España que remitimos al Gobierno el pasado mes de julio. Esa propuesta recoge, por ejemplo, que no podrán ser nombrados vocales del CGPJ quienes hayan desempeñado cargos vinculados a la política en los últimos 5 años. O que para el nombramiento de magistrado del Tribunal Supremo se exigirá una antigüedad de 25 años de servicio activo en la carrera judicial. Son criterios razonables, que van en línea con el reforzamiento de la independencia judicial que Bruselas está exigiendo a España.

¿Los socios de coalición pueden estar representados, como trasladan desde el PSOE?

El Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Constitucional no pueden ser también terreno de disputa entre un gobierno bicéfalo, que está en una lucha permanente. Nosotros tenemos un interlocutor, que es el Gobierno y entendemos el gobierno como una unidad, aunque sabemos que la realidad es bien distinta.

¿Apuesta por el acuerdo?

Apuesto por el acuerdo porque es necesario para ganar en independencia judicial y para normalizar la situación del órgano de gobierno de los jueces. No sé si la gente habla en el metro del CGPJ, pero la gente sí habla de la soberbia de un gobierno que trata de manosear e intervenir absolutamente todo.

¿Y será coherente con lo que pide Europa? ¿Incluirá la reforma legal para que los jueces elijan a los jueces?

La propuesta que enviamos al Gobierno va en línea con lo que reclama Europa e incluye también que el Consejo General del Poder Judicial, recién nombrado, tomando en cuenta modelos europeos, presentará en un máximo de seis meses una propuesta de reforma del sistema de elección de los vocales. Por tanto, la voz la tienen los jueces.

¿Cómo van a garantizarse que no les meten un gol, y que el pacto de reforma legal no se queda en un compromiso que luego no se cumple?

No hemos llegado hasta este punto para ahora dejar que nos metan un gol, así que ese escenario no se contempla, desde luego. La propuesta para reforzar la independencia judicial y la calidad democrática en España del Partido Popular está muy estudiada y muy trabajada. Y sirve de base para todos nuestros planteamientos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí