riesgo de pobreza

Un total de 95,4 millones de personas en la Unión Europea (UE), el 21,7 % de la población, se encontraba en 2021 en riesgo de pobreza o exclusión social. El dato, que pilla a Europa sumida en una crisis por la escalada de los precios energéticos, de la inflación en general y por las consecuencias económicas de la guerra de Ucrania, lo ha publicado este jueves la oficina de estadística comunitaria. Eurostat constata además que España es el cuarto país de la Unión con un mayor porcentaje de habitantes en una situación más vulnerable, con un 27,8% en 2021, por encima del 27% anotado en 2020.

La oficina comunitaria explica en su nota que se consideran personas en riesgo de pobreza o exclusión social aquellas que viven en hogares que experimentan al menos una de estas tres situaciones: riesgo de pobreza, graves privaciones materiales y sociales o viviendas con muy baja intensidad de trabajo

pobreza energetica.r d.292 243

La cifra de 95,4 millones en todo el club comunitario el año pasado supone un leve incremento con respecto a los 94,8 millones en 2020 (21,6% de la población). Entre los 95,4 millones de personas en riesgo de pobreza o exclusión social, 5,9 millones (1,3% de toda la población) vivían en hogares que sufrían los tres factores al mismo tiempo.

Según Eurostat, en 2021 había 73,7 millones de ciudadanos en la Unión en riesgo de pobreza, mientras que 27 millones experimentaban graves privaciones materiales y sociales y 29,3 millones se encontraban en hogares con una intensidad de trabajo muy baja. Por Estados miembros, los mayores porcentajes de población en riesgo de pobreza o exclusión social se registraron en Rumanía (34,4%), Bulgaria (31,7%), Grecia (28,3%) y España (27,8%). Los menores porcentajes se detectaron en Chequia (10,7%), Eslovenia (13,2%) y Finlandia (14,2%).

Los datos son relativos a un año en el que Europa estaba recuperándose de las consecuencias de la pandemia, pero todavía no había tenido que hacer frente a la peor parte de la crisis energética (los precios de la energía en verano) ni a los de la invasión de Ucrania por parte de Rusia. La Unión Europea encara un futuro a corto plazo incierto, presionada por una inflación que no da tregua a los ciudadanos. En la Unión Europea a Veintisiete la vida se ha encarecido un 9,8% en agosto en relación al mismo mes de hace un año. En el caso de la zona euro, la subida del coste de la vida ha sido del 9,1%. 

A mediados de agosto, la Encuesta de Condiciones de Vida publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) confirmaba que más de 2,7 millones de niños, niñas y adolescentes viven en España en hogares con bajos ingresos. Son familias donde los adultos apenas han conseguido trabajar en el último año, que sufren carencias materiales y sociales como no poder alimentarse adecuadamente o no poder irse de vacaciones al menos una semana. Es el tercer año consecutivo en que esta estadística empeora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí