fallo de seguridad

El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, comienza su intervención en la sesión de control al gobierno en el congreso de los Diputados de este miércoles reconociendo que «ha habido un fallo en la seguridad de las comunicaciones del gobierno de España» y afirma que el gobierno ha actuado con total transparencia.

«Lo que ha hecho el Gobierno de España ha sido cumplir con la ley, poner en conocimiento de la Justicia estos hechos delictivos y actuar con absoluta transparencia ante la opinión pública», ha asegurado Sánchez en la sesión de control del Congreso, donde ha aprovechado para «reconocer» el trabajo de Esteban y de los funcionarios del CNI.

De esta forma ha respondido a la secretaria general del PP, Cuca Gamarra, quien ha subrayado que con esa destitución ha quedado claro que en España «gobiernan los independentistas» porque los socios de Pedro Sánchez le pedían «un chivo expiatorio», algo que, «acata dócilmente».

«Caía y rodaba la cabeza de quien ha demostrado tener una hoja de servicios intachable y a solo mes y medio de la celebración de la Cumbre de la OTAN», ha manifestado Gamarra, para acusar a Sánchez de «deteriorar» las instituciones y llegando a asegurar que representa la «degradación de la política».

Ante las críticas, el jefe del Ejecutivo ha sacado pecho de su labor en el Ejecutivo porque cuando gobernaba el PP, ha dicho, España en Europa «contaba como un cero a la izquierda». Aunque la situación «hoy no es perfecta», ha proseguido, se cumple la Constitución y «los mangantes no están en el Gobierno como sí ocurría» con el Partido Popular cuando estaba en Moncloa, según ha dicho.

Feijóo

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha asegurado este miércoles que siguen «sin ningún tipo de explicación» sobre el presunto espionaje y si la información que se robó del móvil de Pedro Sánchez «compromete la seguridad» del Estado, pero sí que asisten a una «crisis de las instituciones», en la que se ha demostrado que «quien manda es el independentismo catalán», que le «chantajea». A su entender, Pedro Sánchez se ha convertido en «una caricatura de presidente» y solo tiene imagen de «candidato del PSOE».

«El Gobierno está acabando con la imagen internacional de nuestro país. Estamos asistiendo en vivo y directo a una autoinmolación del Gobierno que está dañando seriamente a España. Su deriva no puede ni debe arrastrar a nuestras instituciones», ha aseverado Feijóo en una rueda de prensa en la sede del PP en Santiago de Compostela.

El jefe de la oposición ha criticado que en un momento en que España vive una situación «límite» desde el punto de vista económico y social, Sánchez «se ha enredado en una trama más propia de una serie de ciencia ficción». A su entender, el cese de la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban, es un «paso más en la deriva injustificable del PSOE, su coalición de Gobierno y sus socios».

«Sánchez y su equipo viven en un esperpento que no cesa y que compromete la imagen de España», ha proclamado, para añadir que lo vivido estas semanas no solo «erosiona» los cimientos de la democracia española sino que supone «una operación de descrédito de las instituciones perpetrada desde las instituciones».

Así, ha señalado que lo que comenzó como un problema de investigación que afectaba a «políticos independentistas catalanes», se ha transformado en una crisis que ha «debilitado la nación» debido a la «errática e improvisada gestión del Gobierno». A su entender, la situación estará generando «vergüenza» en la mayoría de los ciudadanos y «sorpresa y desconfianza» en la comunidad internacional.

«Sánchez ha vuelto a convertir un problema político con sus socios en una crisis de Estado», ha proclamado, para añadir que «comparte» el «estupor y malestar» de los ciudadanos con este asunto, donde el Ejecutivo llegó a «revelar el espionaje al presidente» una vez que se «descontroló la situación», en alusión a la comparecencia en Moncloa el 2 de mayo del ministro Félix Bolaños.

Feijóo ha asegurado que las «únicas soluciones» que ha propuesto el Gobierno «a una crisis que él mismo ha generado» ha sido «saltarse de nuevo un consenso institucional para incluir a los partidos independentistas en la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso» y luego «airear los ataques cruzados entre ministros socialistas para repartirse la culpa sobre la responsabilidad alrededor de la seguridad del móvil del presidente del Gobierno».

Todo ello, ha proseguido, hasta que encontraron «un chivo expiatorio en sirva de cortafuegos en esta crisis» con la destitución de Paz Esteban «sin una sola explicación» solo para «intentar contentar a sus socios independentistas». A su juicio, es un paso más «en esta deriva que parece no tener retorno posible» que han comunicado con «la actitud avergonzada y vergonzante de quien sabe que está humillando a las instituciones que representa».

A su entender, Sánchez tenía que elegir entre la «supervivencia del Gobierno y la salud del Estado» pero «como siempre» ha elegido «la vía que le garantiza un tiempo más en Moncloa sin importarle el precio» porque «se ha rendido a las exigencias» de sus socios de investidura, que son «insaciables» y piden también el cese de la ministra de Defensa, Margarita Robles.

En este punto, ha criticado duramente que Robles pasara en 24 horas de decir que no había motivos para cesar a la directora del CNI a destituirla, usando el «eufemismo de sustitución», un hecho que, a su juicio, es una de «las mayores expresiones de la filosofía sanchista».

«España no merece un Gobierno y un presidente que ha hecho de la crisis su estado natural, que niega cualquier explicación a los españoles mientras se desvive en agasajar a sus socios indepedendentistas y que se esconda detrás de cortinas de humo para tapar las carencias de su gestión y la debilidad de su presidente», ha manifestado.

Así, Feijóo ha advertido de que siguen sin saber «quiénes han sido investigados, espiados y por qué» y tampoco conocen «quién ordenó las escuchas y qué motivó esas investigaciones». De la misma manera ha dicho que no saben si el presidente «no estaba al tanto de lo que el CNI hace e hizo siguiendo las instrucciones del Gobierno».

El líder del PP ha señalado que tampoco saben por qué el Gobierno habla de «espionaje externo y espionaje interno» y qué «información se espió del Gobierno», en especial qué información «se espió del móvil» de Pedro Sánchez y si esa información «compromete la actuación del presidente del Gobierno», su «independencia» y «la seguridad del Estado». «Seguimos, en definitiva, sin ningún tipo de explicación», se ha quejado.

Feijóo ha dicho que a Sánchez le parece «poco importante mantener su imagen» porque «realmente ya no tiene imagen de primer ministro» o de «presidente del Gobierno de España» sino que «simplemente tiene imagen de candidato del PSOEque pretende seguir siendo presidente con cualquier tipo de cesión» a los independentistas.

Es más, ha afirmado que ve a Pedro Sánchez «desorientado», «superado por los acontecimientos» y «pillado en sus propias contradicciones», aparte de ser «chantajeado una vez más» por sus «socios independentistas». «Es una caricatura de presidente del Gobierno y es algo que los españoles no merecemos», ha proclamado, para insistir en que está «acabando con la imagen internacional» de España, que es ahora un «país débil» desde el punto de vista de las instituciones y no despierta «confianza» en sus socios europeos.

Tras asegurar que ningún presidente hasta ahora «jamás» había creado una crisis institucional de este tipo para seguir en Moncloa, ha indicado que el PP hablará con «rigor» y «seriedad», «huyendo del nerviosismo, la descalificación y la pataleta del presidente del Gobierno en la sesión de control».

Dicho esto, Feijóo ha echado en cara al jefe del Ejecutivo que en vez de escuchar las propuestas que el Partido Popular le está planteando, como un plan económico, se dedique a «difamarle» en la sesión de control, pocas horas después de que Sánchez haya dicho que hoy no hay «mangantes en el Gobierno».

En cualquier caso, ha dicho que el PP seguirá apostando por una «política de Estado» porque está comprometido con «la seguridad nacional y la defensa del Estado de Derecho», y como prueba de ello es la oferta de pacto en materia de seguridad que le hizo el lunes ante la Cumbre de la OTAN y que por ahora ha «ignorado». «Seguiremos trabajando para ofrecer una alternativa al peor Gobierno de la democracia española», ha proclamado.

Al ser preguntado qué hará el PP este jueves ante la votación de la Ley de Seguridad Nacional en el Congreso, ha señalado que la actitud del PP en este asunto es «perfectamente previsible» porque estarán de acuerdo con sus «antecedentes» y las enmiendas que han presentado.

fallo de seguridad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí