En el nuevo equipo de dirección del Partido Popular se da por hecho el relevo de Javier Maroto como portavoz de Alberto Núñez Feijóo en el Senado. Del líder gallego se presume que está buscando el perfil de una mujer, y dentro del grupo parlamentario hay nombres de solvencia, y con un amplio currículum detrás, como la ex presidenta de Aragón Luisa Fernanda Rudi Pilar Rojo, ex presidenta del Parlamento gallego. Con menos trayectoria, pero con buenas referencias, se señalan otros nombres como el de Sofía Acedo, senadora por Melilla, o Ana Isabel Alós, senadora por Huesca.

En estas vacaciones de Semana Santa el partido espera que Feijóo resuelva también sus dudas sobre la continuidad o no de Cuca Gamarra en la portavocía del Congreso de los Diputados, una vez que ha ascendido a número dos del PP como secretaria general. Mientras que en el Parlamento Europeo, el PP mantiene su apuesta por Esteban González Pons, veterano parlamentario en Bruselas y que ha sido señalado en su equipo por Feijóo desde el primer momento. En la dirección nacional ha recibido el encargo de llevar la Vicesecretaría de Relaciones Institucionales. El salto de Dolor Montserrat de la portavocía europea alienta la entrada de una mujer en la de la Cámara Alta.

En cuanto al encaje del nuevo equipo, para el PP también tendrá relevancia la salida que se da a los nombres de la organización madrileña que están señalados por ser los principales colaboradores de Pablo Casado en su batalla contra la presidenta, Isabel Díaz Ayuso. Es el caso, por ejemplo, de Ana Camins, senadora y portavoz adjunta en la Asamblea de Madrid, y a la que la anterior dirección del partido llegó a marcar como persona de consenso para evitar el ascenso de Ayuso a la Presidencia del PP regional. En la guerra que en la etapa de Pablo Casado se ha librado dentro del PP de Madrid, Camins se posicionó, junto con el presidente transitorio del partido, Pío García Escudero, del lado de sus obligaciones con el aparato nacional, lo que provocó quejas de cuadros afines a Ayuso que acusaron a la gestora de trabajar a las órdenes del secretario general del PP, Teodoro García Egea.

Respeto a las decisiones

Feijóo está trasladando internamente el mensaje de que él no viene a Madrid con la idea de pasar facturas ni de permitir tampoco que nadie las pase. En el caso del PP de Madrid, el respeto a la decisiones que adopte Ayuso en el ámbito de su competencia, y en la definición de su lista, «debe ser compatible, eso sí, con que no se dé la imagen de que hay un proceso de revancha sobre la etapa anterior».

Durante el mandato de Casado, Ayuso ya anticipó sus intenciones de presentarse con su propia lista al congreso para someterla al voto de los afiliados y compromisarios. La renovación que impondrá la presidenta madrileña tendrá también consecuencias en las candidaturas a las próximas elecciones municipales del mes de mayo. Madrid es una de las plazas donde en la próxima cita electoral pueda visualizarse con más claridad la necesidad de normalizar a Vox como un socio en el ámbito municipal.

Convención gallega

El congreso para encumbrar a Isabel Díaz Ayuso se ha fijado para el 20 de mayo, y es muy posible que la convención gallega para nombrar sucesor se celebre justo la semana siguiente. El nuevo presidente nacional del PP quiere resolver cuanto antes las cuestiones domésticas para centrar al partido en el trabajo electoral. Esta celeridad en poner en orden la organización responde, asimismo, a la posibilidad de que en este mismo mes, a la vuelta de las vacaciones, el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, anuncie su decisión de convocar elecciones antes del verano. La justificación oficial es la necesidad de ganar tiempo para poder tener unos Presupuestos, después de que hayan tenido que prorrogar los del pasado ejercicio por elbloqueo de Vox.

Otra diferencia con respecto a la etapa anterior es que el congreso de Madrid haya pasado a ser el primero de la decena de cónclaves autonómicospendientes, y a los que se suma el extraordinario de Galicia para el relevo de su presidente.

Alfonso Rueda enfila la sucesión en Galicia

Siempre estuvo en las quinielas y ahora, el camino se allana para que Alfonso Rueda suceda a Alberto Núñez Feijóo tanto al frente de la Xunta como del PP gallego. El barón orensano Manuel Baltar apostó ayer abiertamente por el vicepresidente primero de Galicia, señalándole para coger las riendas tanto del Gobierno como del partido. El pronunciamiento de Baltar se produjo, además, después de reunirse con Feijóo en Santiago, por lo que nada parece dejado al azar. El ya presidente del PP aseguró, además, que sería «previsible» en su sucesión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí