lista más votada

El presidente nacional del Partido Popular, Alberto Núñez-Feijoó, ha propuesto este lunes cambiar las actuales reglas del sistema electoral para que la Alcaldía de los municipios recaiga en el candidato de la lista que más votos reciba en las elecciones. Una modalidad que altera por completo el actual sistema de elección de alcaldes por parte de las corporaciones municipales.

Esta es una de las medidas que el líder del PP ha presentado este lunes en el Oratorio de San Felipe Neri de Cádiz para promover la calidad institucional y la regeneración democrática que defienden los populares. Una propuesta, la de «garantizar que la Alcaldía recae en la candidatura que obtenga mayor respaldo popular directo en las urnas» -según palabras textuales de Núñez-Feijoó- que iría dirigida a procurar un «mejor gobierno» y que ha defendido en presencia del recién designado candidato del PP a la Alcaldía de Cádiz, Bruno García León.

Publicidad

En concreto, el Partido Popular propone una reforma del artículo 180 de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General (LOREG) para «garantizar que sea proclamado alcalde o alcaldesa quien haya recibido el mayor número de votos y asegurar la gobernabilidad de la lista más votada», para evitar así evitar «la fragmentación que pone en riesgo la gobernabilidad en los ayuntamientos» al mismo tiempo que para garantizar «que el Gobierno local no tenga que someter al pleno asuntos de naturaleza gestora, lo que deberá complementarse de un estatuto de la oposición para que no se menoscabe la labor de control al Ejecutivo local».

El Plan de Calidad Institucional

60 medidas son las que propone el PP en ese plan de calidad institucional y regeneración democrática presentado este lunes en Cádiz. Unas propuestas «para acabar con el nepotismo y la arbitrariedad» del gobierno estatal que según ha explicado Núñez-Feijoó giran en torno a cinco bloques.

El primer apartado buscaría la defensa de la Constitución y la integridad del Estado, cuyas principales medidas son recuperar el delito de sedición y tipificar de nuevo el de malversación, dando así marcha con los cambios que recientemente diseñara el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

El segundo apartado garantizaría el poder legislativo, para lo cual el PP propone limitar el recurso del Real Decreto Ley, «regular la periodicidad del Debate del estado de la Nación y crear una Oficina de Calidad Democrática y Legislativa».

En el tercer bloque se incluiría además de la propuesta relativa a la Alcaldía, la obligación de mantener una comunicación más frecuente entre el líder del gobierno y la oposición, o «prohibir uso de recursos públicos en actos de un partido».

En cuarto lugar se plantean medidas vinculadas al poder judicial, para lo que se plantea «limitar las puertas giratorias, reforzar la independencia en el Tribunal Constitucional y Consejo General del Poder Judicial» o disponer por un período de cinco años el mandato del Fiscal General del Estado (con lo que se buscaría otorgarle cierta independencia respecto a las elecciones generales).

Por último, el PP busca «recuperar el prestigio de las instituciones» planteando el requisito de la «idoneidad para dirigir los organismos reguladores», o estableciendo medidas para recuperar la credibilidad e independencia de las instituciones, «con propuestas específicas para el CIS, el Instituto Nacional de Estadística, el CNI y la Radio Televisión Española».

Núñez-Feijoó tiende la mano al Gobierno central, al que ofrece el plan «si quiere implementarlo». Y en caso contrario, asegura que lo impulsará en su totalidad en los primeros 100 días de gobierno, si gobierno el PP tras las próximas generales.

«Este plan dará como reultado unas instituciones y organismos dotados de neutralidad, pluralidad y eficacia. Neutralidad para dirimir con autoridad las disensiones que se planteen, pluralidad para que tengan cabida todas las sensibilidades y eficacia para resolver cuestiones que afectan a la buena marcha de la democracia», ha defendido del líder de PP, que ha firmado en el Oratorio el plan de las 60 propuestas «como muestra de mi compromiso con los españoles», como si de «un contrato con nuestro país» se tratara. «Porque una política mejor a la que está llevando a cabo el sanchismo es posible, y la mejor manera de alcanzarla es con instituciones sólidas, prestigiosas y al servicio de los ciudadanos», ha defendido Núñez-Feijoó.

Feijóo propone que sea la lista más votada la que gobierne los ayuntamientos. Ayuso no lo ve claro lista más votada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí