fondos UE

Grandes empresas españolas de diferentes sectores están abandonando sus planes de recibir fondos europeos, según ha podido confirmar THE OBJECTIVEcon varias compañías que se plantearon proyectos financiados por los Next Generation. La lentitud, la burocracia y los problemas que se siguen generando en las convocatorias y en los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) son las principales trabas que les obligan a replantearse sus objetivos.

De hecho, muchas de ellas no descartan que antes de fin de año se produzcan algunos anuncios similares al realizado por Ford la semana pasada, mientras que otras empresas están optando por no presentarse a proyectos que tenían en previsión, sin hacer ruido mediático. El fabricante de coches renunció a 106 millones en ayudas estatales para el coche eléctrico -solo tres semanas después de recibirlas- con las que quería lanzar la producción de una nueva generación de vehículos en la factoría de Almussafes (Valencia).

Ford argumentó un retraso en sus planes de producción para España, por lo que no podrá aprovechar los fondos europeos del Perte del coche eléctrico (VEC), que exigían que los desembolsos se produjeran antes de 2026. Un problema de plazos, pero también de la forma en la que se están gestionado estas convocatorias. En privado, empresas con las que ha hablado este diario indican que los Perte siguen sin arrancar y que el Perte VEC, pese a ser el primero en anunciarse hace más de un año, ha tenido una resolución con bastantes interrogantes.

Planta de Ford en Almussafes (Valencia).
Planta de Ford en Almussafes (Valencia).

Licitaciones desiertas

De los 2.975 millones asignados para el proyecto, solo se adjudicaron 703 millones, según consta en la resolución provisional del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Esto supone dejar sin adjudicar el 75% del montante comprometido. Se quedaron fuera los proyectos de Stellantis para Vigo y Madrid, el de Envision y Acciona para una fábrica de baterías en Navalmoral de la Mata (Cáceres) y el de Rieju para vehículos eléctricos ligeros. Si fueron elegidos los proyectos de Seat, Renault, Mercedes-Benz, Ford, Opel, Fagor, Faurecia, Sapa, Irizar y Hub.

Las fuentes consultadas indican que este bajo nivel de adjudicación responde en buena medida a la desilusión de las grandes empresas con los fondos europeos y con los Perte, que se materializó en una serie de empresas que finalmente no se presentaron a esta convocatoria lanzada en marzo, nueve meses después de la aprobación de este macroproyecto en el Consejo de Ministros. 

En esta línea, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) advirtió a finales de julio de «altas tasas» de licitaciones desiertas en los contratos públicos relacionados con los fondos europeos. Un porcentaje que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ya cifra en un 10% como consecuencia de la inflación y de su escasa dotación presupuestaria. 

Pertes sin adjudicar 

«Esta incertidumbre está dificultando la movilización de inversión privada, al no tener la empresa adjudicataria garantizada la rentabilidad de la inversión», constató la CEOE en su tercer Informe de seguimiento de los fondos Next Generation en España elaborado por su Oficina de Proyectos Europeos con datos de los primeros siete meses del año.

Esto supone que el Perte VEC no será el único afectado por este desinterés de las grandes empresas. Los datos del último informe de seguimiento de la ejecución fondos europeos publicado por el Ministerio de Asuntos Económicos indican que solo se han adjudicado 909 millones de los 33.000 millones de euros aprobados hasta la fecha por el Consejo de Ministros, el 2,8% del total prometido. 

A estos 909 millones de euros aprobados -y que en teoría deberían haber comenzado a llegar a las empresas- se suman otros 949 millones en convocatorias no resueltas, pero que ya han sido cerradas y otros 4.056 millones de euros en convocatorias abiertas. De estas convocatorias no resueltas, 2.950 ya fueron adjudicados en el Perte VEC, pero con 2.300 millones desiertos. Del mismo modo, el Gobierno reconoce que hay otros 4.150 millones de euros en convocatorias pendientes.

Ejecución de los fondos europeos

Por si esto fuera poco, el nivel de dinero que realmente está llegando a las empresas es casi inexistente. Según los datos de la IGAE hasta junio, el Gobierno apenas realizó pagos en el marco del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia por valor de 2.620,34 millones, lo que supone el 9,2% de los 28.246 millones de fondos europeos consignados en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2022. 

Éste es el montante que desembolsó el Ejecutivo y corresponde a gasto efectivo y transferencias a comunidades autónomas o a otros organismos públicos.El problema es que este dinero se está destinando casi en exclusiva a proyectos que poco tienen que ver con el tejido productivo empresarial y con las líneas maestras del Plan de Recuperación. 

Este diario ya ha publicado que entre los mayores gastos acreditados y realizados, tanto por la Administración Central como por las autonomías, encontramos la construcción de viviendas de alquiler social, rehabilitación de edificios públicos, líneas ferroviarias de alta velocidad, modernización de mercados municipales y áreas comerciales, sostenibilidad turística, cuidados de larga duración y políticas de inclusión. 

Empresas interesadas

Una situación muy diferente a la vivida en el último trimestre de 2020 cuando se empezó a dibujar el Plan de Recuperación y todas las grandes empresas presentaron millonarios proyectos de inversión aprovechando estos fondos europeos. En diciembre de ese año las patronales Seopan (Abertis, Acciona, ACS, Ferrovial, FCC, OHLA y SAcyr) y Tecniberia presentaron un plan de inversiones por valor de 100.428 millones para la modernización de las infraestructuras en el país.

Se trataba de 2.277 actuaciones repartidas en 10 macroproyectos y 32 líneas de inversión, que crearán 30.000 nuevos empleos en el ámbito de la ingeniería y hasta 1,4 millones de puestos de trabajo a tiempo completo en la construcción. Las subvenciones por parte del Estado alcanzarían los 12.740 millones.

Las empresas energéticas también mostraron gran interés. Por esas fechas, Endesa presentó al Gobierno 110 proyectos por un montante total de 19.000 millones, 16.000 millones «elegibles» para recibir ayudas. Según indicó su CEO José Bogas, habrá proyectos que puedan recibir ayudas de hasta el 50% del total del coste y otros solo el 10%. En junio de 2021 Iberdrola presentó  175 proyectos que movilizarían inversiones de 30.000 millones y buscaba involucrar a 350 pequeñas y medianas empresas, instituciones, socios tecnológicos, startups y toda la cadena de valor.

CalvinoJunio 665x374 1
La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, durante una sesión plenaria, en el Senado, a 21 de junio de 2022, en Madrid (España). Esta es la última sesión de control al Gobierno antes del parón estival. El pleno está centrado principalmente en las cuestiones relacionadas con la situación económica y la crisis con Argelia. Las elecciones andaluzas, que dieron la victoria al PP en la región obteniendo una mayoría absoluta de 58 escaños, también marcarán parte de la sesión.,Image: 701582013, License: Rights-managed, Restrictions: , Model Release: no, Pictured: NADIA CALVIÑO, Credit line: Alejandro Martínez Vélez / Europa Press / ContactoPhoto

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí