Midcat

Pedro Sánchez, y el primer ministro portugués, António Costa, se reúnen este jueves en Bruselas con Emmanuel Macron para intentar convencer al presidente francés de la necesidad de poner en marcha la denominada interconexión enérgetica pirenaica, conocida por el nombre de Midcat.

Antes de comenzar la cumbre de jefes de estado y gobierno en la capital belga, se reunirán de manera trilateral España, Francia y Portugal en la embajada francesa. Sánchez, Macron y Costa estarán acompañados por sus ministros de Energía para analizar la viabilidad del Midcat. España insiste en la importancia de este proyecto en que «es bueno para Europa», en la actualidad ya que permite el transporte de gas natural y que no será una infraestructura que se quede obsoleta por el fin de los combustibles fósiles, ya que en el futuro podrá transportar hidrógeno verde.

Tanto España como Portugal, los principales interesados en el proyecto, acuden a la reunión con pocas esperanzas de torcer el brazo de Francia. Desde el país galo aseguran que su posición con respecto al proyecto no ha cambiado. Creen que el MidCat no tiene viabilidad ni medioambiental ni económica. Que no sirve para resolver la crisis actual, ya que tardaría años en finalizarse, su precio no se podría rentabilizar y dudan que en el futuro sea capaz de transportar hidrógeno. 

Alemania, el aliado de España frente a Francia

Pero en este proyecto España y Portugal juegan con la carta de Alemania. El motor de Europa tirita sin el gas ruso y ve con buenos ojos esa interconexión, que le permitiría tener otra fuente con la que abastecer a su sedienta industria, necesitada de cantidades ingentes de gas barato para poder funcionar.

De todo ello hablaron en Berlín Sánchez y Costa con el canciller alemán, Olaf Scholz, que ha apoyado varias veces las aspiraciones de España y Portugal para que la Península Ibérica deje de ser una isla energética y, a su vez, se convierta en una alternativa que le permita diversificar sus fuentes de suministro de gas .

Tras esa reunión, el primer ministro portugués, António Costa, se mostró esperanzado de que se llegue un acuerdo con los socios europeos para culminar una interconexión energética con la península. Aunque todo ello depende en exclusiva de la voluntad de Francia que de momento no hace más que dar largas a un proyecto que nunca ha despertado el interés de Francia porque choca con sus intereses económicos y su política energética.

Portuguese Prime Minister Antonio Costa (C) Spanish Prime Minister Pedro Sanchez (R) and French President Emmanuel Macron (L) pose for a photo during the Energy Interconnections summit at the European Maritime Safety Agency in Lisbon on July 27, 2018.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí