gasto militar 

Podemos, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y Bildu, los tres socios prioritarios con los que el PSOE pretende sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado 2023van a hacer causa común para que «las últimas cuentas públicas de esta legislatura no vengan marcadas por un aumento del gasto militar» y así se lo han transmitido al Gobierno en las conversaciones previas que están manteniendo, según aseguran a Vozpópuli diversas fuentes gubernamentales y parlamentarias.

Pedro Sánchez viene dando por hecho en los últimos días que confía en que ninguna de las tres formaciones torpedeará el fin de la legislatura, menos por cumplir un compromiso con la OTAN de aumentar el gasto en Defensa hasta un 2% del Producto Interior Bruto (PIB); pero esas fuentes replican que si hay que gastar más en armamento lo haga el siguiente gobierno en 2024. Primero, porque ellos son absolutamente contrarios, pero, además, «hay tiempo hasta 2028» para cumplir con la Alianza Atlántica, dicen.

Creen que con la actual situación de emergencia económica en Europa, y en particular en España, con el Gobierno destinando dinero a disponer un colchón para las familias más vulnerables, la subida del gasto militar no es una prioridad y debe ser acometida, si acaso, durante la siguiente legislatura, en la cual, según los últimos sondeos, gobernará Alberto Núñez Feijóo; es decir, dejar una patata caliente «muy mal entendida por la opinión pública y, en particular, por la izquierda» para que se desgaste el PP.

Sánchez intenta neutralizar el discurso pacifista de sus socios de gobierno ‘dulcificando’ el destino de la subida de gasto militar y apelando a los 100.000 puestos de trabajo que genera la industria de Defensa española

«Ahora mismo, la principal piedra en el zapato presupuestario es esa», señalan las fuentes de Podemos consultadas, que no vieron a Sánchez virando en la entrevista que este jueves concedió a la Cadena SER. No fue tan «tajante» como la ministra de Educación y portavoz del partido, Pilar Alegría, que el lunes, cuando la vicepresidenta segunda y líder del espacio de Podemos en el gabinete, Yolanda Díaz, dijo que «el aumento de Defensa no está en el techo de gasto aprobado», replicó: «Somos un partido de palabra y de hechos». «La pregunta la vamos a responder a través de los hechos», recalcó Alegría. 

Por contra, el jefe del Ejecutivo trató el jueves de atraerse a la izquierda de la izquierda y a ERC y Bildu ‘dulcificando’ el discurso militarista para poner a Podemos y a los independentistas contra las cuerdas: ya no se trata de subir el presupuesto de Defensa por cumplir con la OTAN, sino para crear puestos de trabajopagar más a los militares e incluso pagar a esa Unidad Militar de Emergencias (UME) que tan buena labor hace contra los incendios. 

«Hablamos también de 100.000 empleos cualificados repartidos por toda España«, recalcó Sánchez en la entrevista esta semana, sabedor de que hace cuatro años el alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’ se enfrentó a Pablo Iglesias por las corbetas construidas en los astilleros de Navantia y vendidas a Arabia Saudí por el dilema que supone «fabricar armas o comer» en una provincia asolada por el paro como es la gaditana.

El PSOE tiene que elegir si quiere unos presupuestos con el PP o con nosotros, los que hemos aguantado esta legislatura», recalca una fuente independentista del denominado ‘bloque de investidura’

Sin embargo, fuentes de la formación morada insisten en que el aumento de gasto en Defensa «no es ahora mismo prioritario para España» y recuerdan que en el Debate sobre el estado de la Nación, en julio, ellos, ERC y Bildu ya votaron en contra de una propuesta de resolución promovida por el PP, y apoyada por PSOE, Vox y Ciudadanos, en la cual se aboga por incrementar el presupuesto militar español hasta el 2% el PIB. «El PSOE tiene que elegir entre el PP o nosotros, los que hemos aguantado esta legislatura», recalca una fuente independentista del denominado bloque de investidura.

Un mes antes, en junio, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, había advertido al jefe del Ejecutivo contra ese aumento porque «siempre ha pasado; más soldados, menos enfermeros; más tanques, menos hospitales»; y ha añadido que «la paz en Ucrania no puede ser la paz de los cementerios».

Pero en el área socialista del gabinete de coalición sostienen que ese mayor gasto en Defensa no tiene por qué destinarse únicamente a armamento, como argumenta Rufián y la izquierda a su izquierda, sino que puede traducirse en «más I+D+i o en tecnología que luego tiene aplicación en la industria civil» y que, por tanto, redunda en el bienestar de todos los españoles.

gasto militar 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí