vender el Atlético de Madrid

Miguel Ángel Gil Marín (59) empieza a dar pasos de cara a vender su parte en el Atlético de Madrid. El hijo de Jesús Gil y Gil se plantea poner fin al control de su familia sobre el club tras más de veinte años. El primer accionista colchonero se ha acercado a distintos bancos de inversión internacionales de cara a explorar las posibilidades de deshacerse en algún momento de su participación, según ha podido saber Vozpópuli a partir de distintas fuentes financieras. 

En el diseño de la compleja operación, que precisa de una valoración inicial del club, el consejero delegado del Atlético de Madrid habría trasladado a JPMorgan sus planes de avanzar de cara a una posible desinversión, aunque sin tener todavía un mandato oficial, según señalan fuentes próximas a la banca de inversión. Fuentes oficiales de JPMorgan declinaron hacer comentarios sobre la posible operación. No es la única entidad de la banca de inversión con la que el CEO colchonero habría mantenido contactos en esta línea, según apuntan otras fuentes financieras. 

JP Morgan conoce a la perfección el proyecto de Superliga europea, de cuya empresa el Atlético ha sido fundador y sigue formando parte contractualmente. El banco americano viene de prestar asesoramiento al fondo estadounidense Sixth Street en su irrupción en el capital de los otros dos gigantes del fútbol español y líderes de la Superliga, Real Madrid y Barça, a la vez que mantiene en reserva un crédito de 4.000 millones de euros para impulsar el citado torneo.

La compleja situación financiera del Atlético ha hecho que Gil Marín se plantee si su etapa ha llegado a su fin en favor de capital de otra índole

Fuentes oficiales del Atlético de Madrid descartan cualquier movimiento en este sentido e inciden en que la propiedad del club se encuentra en un momento de «estabilidad» tras la entrada en el capital del fondo americano Ares a través de la sociedad Atlético HoldCo, encabezada por el propio Gil Marín. Además, aseguran que la institución, en la línea de sus últimos comunicados públicos, no considera que el proyecto que encabeza Florentino Pérez sea la solución que requiere el fútbol europeo y que su intención no es formar parte de ella. Fuentes cercanas a la Superliga remarcan que el Atlético no ha abonado la penalización para abandonarla y que sigue formando parte de ella.

Informantes cercanos al entorno de Gil Marín han dado cuenta a este medio de sus intenciones de vender su participación desde por lo menos marzo de este 2022 y han apuntando desde entonces que la posición del club será negarlo públicamente. Si bien no sería la primera vez que el empresario y criador de caballos medita desprenderse de sus acciones en el Atlético, habría sido recientemente cuando se lo ha empezado a plantear en serio. 

La compleja situación financiera de los colchoneros, con un fondo de maniobra negativo de 358 millones la pasada temporada pese a una inédita década de títulos nacionales y europeos, ha hecho que el histórico accionista se plantee si su etapa ha llegado a su fin en favor de inversores de otra índole. A cierre del ejercicio de 2020/2021, Gil Marín tuvo que avalar personalmente al club ante terceros con garantías por valor de 134 millonesForbes ha cifrado su fortuna personal, con el Atleti incluido, en unos 400 millones. 

Gil Marín y el valor del Atlético de Madrid

Ya a principios de 2021, la consultora KPMG recortó su valoración del Atlético en un 5%, hasta los 1.113 millones de euros, tras una década de fuerte crecimiento al calor de la era Simeone. Esa valoración podría haber sufrido cambios a la baja tras la última temporada, sin títulos, y/o al alza ante las perspectivas que se abren con la Superliga o el impacto de la inyección de 200 millones del fondo aliado de La Liga, CVC Capital Partners, que se destinaría a la proyectada Ciudad Deportiva junto al rebautizado Civitas Metropolitano

La operación con CVC implica, no obstante, que el Atlético renuncie al 10% de sus ingresos televisivos por La Liga durante 50 años (unos 650 millones). Fuentes del mercado estiman que la entidad rojiblanca podría valer desde 700 hasta algo más de 1.000 millones, sin incluir la deuda (neta de 522 millones a cierre del ejercicio 2021).

Actualmente, Gil Marín es el accionista mayoritario de Atlético HoldCo, la sociedad con un 66% de la propiedad del club. De ella también participan el presidente y tradicional mano derecha de los Gil, Enrique Cerezo, y el fondo americano Ares, que protagonizó la ampliación de capital de 2021 con la que el club sorteó 100 millones de pérdidas. El otro accionista relevante es Quantum Pacific Management Limited, del israelí Idan Ofer, cuya participación ronda el 32%.

gil marin

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí