Greta Thunberg

Greta Thunberg cuestionó duramente la próxima COP27 de la ONU y anticipó que no asistirá al encuentro en Egipto.

Durante la promoción de su nuevo libro ‘The Climate Book’ en el Festival de Literatura de Londres, la activista de 19 años aseguró que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2022 es una oportunidad para que “las personas de poder” puedan usar el «‘greenwashing’, mentir y hacer trampa».

Thunberg criticó que la cumbre tenga lugar en la ciudad egipcia de Sharm el-Sheikh, «un paraíso turístico en un país que viola muchos derechos humanos básicos».

«El espacio para la sociedad civil va a ser extremadamente limitado (…) Es importante dejar espacio para aquellos que necesitan estar allí. Será difícil para los activistas hacer oír su voz», aseguró la joven.

Thumberg captó la atención mundial cuando tenía tan solo 15 años, en 2018, luego de organizar huelgas escolares en Suecia, convirtiéndose en una referente del activismo juvenil por el medio ambiente. 

Durante la presentación de su libro, denunció que la «crisis de sostenibilidad» se trata de una «crisis de información que no llega». La nueva publicación de la activista incluye artículos explicativos de más de 100 expertos climáticos a nivel global.  

«Quería que fuera educativo, lo cual es un poco irónico ya que lo mío son las huelgas escolares», añadió.

image

También se refirió a las recientes protestas del grupo ambiental ‘Just Stop Oil’, en las que algunos de sus miembros arrojaron alimentos contra obras de arte, como una pieza de van Gogh en la Galería Nacional de Londres. Ellos cuestionan si es más importante la protección del arte que la del medio ambiente.

«La gente está tratando de encontrar nuevos métodos porque nos damos cuenta de que lo que hemos estado haciendo hasta ahora no ha funcionado. Es razonable esperar este tipo de acciones diferentes», aseguró. 

Una cumbre climática que «no augura nada nuevo»

Más de 30.000 delegados de unos 200 países se reunirán del 6 al 18 de noviembre en la ciudad egipcia de Sharm el-Sheikh, en el sur de la península del Sinaí, con el fin de discutir planes para hacer frente al cambio climático y poner a prueba la resolución de la ONU que busca combatir el cambio climático. 

Un informe de Naciones Unidas publicado la semana pasada alertó que la mayoría de países no están cumpliendo sus compromisos para reducir la producción de carbono ni las emisiones de gases de efecto invernadero, las cuales aumentarán un 10,6% para 2030 en comparación con los niveles del 2010, según el informe.

Los científicos han dicho que las emisiones de gases de efecto invernadero se deberían reducir un 43% para 2030 con el fin de limitar el calentamiento global a 1,5 grados Celsius, si se quiere evitar que la «situación se salga de control».

«El cambio climático no nos está dando espacio para respirar (…) La ciencia nos dice que no vamos por buen camino en nada», aseguró el principal negociador climático de Egipto, Mohamed Nasr.

Según la agencia climática de la ONU, tan sólo 24 de los 200 países que asistieron a las conversaciones de la COP26 de Glasgow han presentado sus planes de reducción de emisiones actualizados.

Naciones como Chile, México y Turquía han anunciado que publicarán sus nuevos planes durante la conferencia en Egipto, aunque no hay claridad si las principales economías en desarrollo como China e India presentarán un informe. 

«La posibilidad de que China haga otro movimiento importante antes de la COP27 es baja», dijo Li Shuo, experto en clima de China del grupo ambientalista Greenpeace.

Según los expertos, el enfriamiento de las relaciones entre Estados Unidos y China «no augura nada bueno», además de las consecuencias que vive el mundo por la invasión de Rusia a Ucrania y el vertiginoso aumento de los precios de los alimentos y el combustible.

Denuncian la detención de 70 personas en Egipto antes de la COP27

Alrededor de 70 personas han sido detenidas en Egipto en vísperas de la celebración de la COP27, en un país en el que las manifestaciones públicas están prohibidas de facto y que limitará las protestas civiles durante la cumbre a un espacio reservado junto al centro de conferencias en Sharm el-Sheikh.

Previamente, la Comisión Egipcia para los Derechos Humanos y las Libertades había alertado sobre la detención de al menos 22 personas que alentaban a manifestarse contra el presidente Abdelfatah al-Sisi durante la cumbre.

Según esta ONG, la Fiscalía Suprema de Seguridad del Estado los acusó de «publicar noticias falsas, usar indebidamente las redes sociales y estar ligados a grupos terroristas», mientras que algunos de los apuntados fueron detenidos mientras graban videos «convocando a manifestaciones y difundiéndolos por WhatsApp y páginas de Facebook que animan a la participación» en las protestas. 

La misma organización denunció que las fuerzas de seguridad de Egipto están revisando los teléfonos móviles de los transeúntes en el centro de El Cairo, ciudad que ha tenido un gran despliegue policial durante los últimos días tras los llamados a aprovechar la cumbre para protestar contra el Gobierno egipcio.

En 2019, más de 3.000 personas fueron arrestadas por participar en protestas en Egipto, muchas de los cuales aún se encuentran privadas de su libertad y en espera de un veredicto final.

La ONG Human Rights Watch (HRW) ha denunciado que hasta 60.000 personas han sido detenidas en Egipto por motivos políticos desde la llegada del presidente Abdelfatah al-Sisi al poder en 2014. 

000 32MG7ZG

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí