familia Del Pino

La familia Del Pino, una de las mayores fortunas del país, ha decidido liquidar una de sus sociedades de inversión de capital variable (sicav) como consecuencia del castigo fiscal a estas empresas aprobado por el Gobierno. Un movimiento que ya realizó hace unas semanas otra de las millonarias españolas, Alicia Koplowitz

En concreto, según ha podido saber THE OBJECTIVE, la saga dueña de la constructora Ferrovial ha aprobado ya la disolución de Keeper, uno de los vehículos con los que invierte en bolsa junto a otros partícipes. El cierre y reparto de los activos ya ha sido aprobado por la junta de dicha firma.

Los últimos datos disponibles en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) reflejan que Keeper tenía un patrimonio de 54 millones de euros a finales de junio de este año. La sicav estaba presidida por uno de los cinco hermanos Del Pino Calvo-Sotelo. En concreto, por Joaquín. Y contaba con 147 accionistas.

La familia Del Pino ha acordado ya la liquidación de esta sociedad, que es la más pequeña de sus cuatro instrumentos de esta naturaleza con los que cuenta. Los otros tres, por el momento, los mantendrán como hasta ahora y cumplirán con el nuevo régimen impositivo que entró en vigor el pasado mes de enero. La saga de constructores continuará operando en el mercado de valores con las sicavs Allocation, Chart y Swift.

La saga Del Pino tiene inversiones por más de 1.100 millones con sicavs

La primera de ellas es la más importante por volumen de inversión y está también liderada por Joaquín. A finales del primer semestre tenía un patrimonio de 419 millonesChart, por su parte, tiene activos valorados en 374 millones y está comandada por otra de las hermanas, María. Por último, Swift está presidida por otro de los sobrinos del expresidente del Gobierno, Leopoldo, y dispone de acciones y otros instrumentos de inversión por importe de 332 millones. En total, 1.125 millones.

La disolución de Keeper por parte de la familia Del Pino es similar a la adoptada por Alicia Koplowitz, aunque en el caso de ésta, los activos de la sicav Fermat fueron traspasados a Morinvest, el otro gran vehículo de inversión de capital variable de la empresaria. Otra de las grandes fortunas españolas, Sandra Ortega -hija del propietario y fundador de Inditex– también dio el paso de cerrar su sicav y convertirla en una sociedad limitada tras el cambio de normativa fiscal.

Desde el pasado 1 de enero, las sicavs solo pueden tributar al 1% como hasta entonces si todos los inversores de la misma sociedad han desembolsado un mínimo de 2.500 eurosDe lo contrario, el gravamen sobre los beneficios alcanza el 25%. Este requisito no se da en la mayor parte de estas firmas, que por lo general están controladas por una misma persona o por una familia, algo que sucede en la liquidada por la familia Del Pino en Keeper. El resto de partícipes (conocidos como mariachis) son considerados figurantes para la constitución de estos instrumentos, ya que la regulación española reclama que las sicavs estén compuestas como poco por un centenar accionistas.

El cambio normativo del Gobierno, que ha afectado a los Del Pino, permite seguir bajo el mismo régimen jurídico, disolverse, convertirse en sociedades anónimas o transferir el dinero a un fondo convencional. Esta última opción solo está abierta para aquellos vehículos de personas físicas (no jurídicas). Las que se liquiden tendrán todo 2022 para ejecutar su desaparición, mientras que las que transfieran el dinero a un fondo tendrán hasta mediados de 2023 sin tributar por las plusvalías cosechadas.

La mayor parte de estos vehículos especiales han decidido su disolución, como lo ha hecho la sicav de la familia del Pino. A finales de enero más de un millar de sicavs habían comunicado su cierre. Un número que finalmente va a ser muy superior. La CNMV ha indicado posteriormente que tres cuartas partes de estas sociedades van a desaparecer.

A finales del año pasado había registradas 2.300 sicavs, por lo que se espera que tras la reforma tributaria queden en nuestro país algo más de 500. Las principales por su volumen de patrimonio, por lo general, se mantendrán y cumplirán con el nuevo esquema fiscal. Entre ellas, las otras tres firmas de la saga Del Pino.

La modificación de la fiscalidad en las sicavs es solo la antesala de la estrategia adoptada por el Gobierno contra los ricos. Así, ha anunciado un nuevo impuesto para gravar a las grandes fortunas y poder así contrarrestar las desgravaciones y reducciones anunciadas por distintas comunidades autónomas, como Madrid y Andalucía. La intención del Ejecutivo es que este gravamen empiece a aplicarse el próximo enero, aunque todavía no ha dado detalles sobre el mismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí