manifestación de la Diada

El independentismo es ahora mismo lo más parecido a un trencadís : una mosaico de piezas cerámicas irregulares, todas diferentes y pegadas con cola y de diseño abstracto. Durante un tiempo, durante el ciclo del 2012 al 2017, parecía que este trencadís era tan perdurable como los que confeccionaba mediante una técnica milenaria Antoni Gaudí. Pero desde el 2018 el independentismo se ha ido agrietando, ha evidenciado las divisiones, las baldositas se han ido desprendiendo y han perdido armonía. No hay unidad. Eltrencadís lo había trabajado Santiago Calatrava.

En la manifestación de la Diada organizada por la Assemblea Nacional Catalana ( ANC) en Barcelona se ha vuelto a evidenciar la división. Entre la calle y los partidos. Ha habido más riñas y conflictos en los temores de las previsiones, que no cuando ha llegado el día señalado y la gente ha salido a la calle. En otras palabras, la práctica desobedeció a la teoría y a pesar de todo el contexto político de discordia previo no ha habido lío. Y si hay que buscar alguna excepción, no es de este domingo, sino del sábador: una periodista fue agredida en el Fossar de les Moreres.

La manifestación de la Diada certifica la distancia entre la calle y los partidos

Entre 150.000 personas, según la Guardia Urbana, y 700.000, según los organizadores, han participado en la manifestación independentista convocada por la ANC

La Guàrdia Urbana cifra en 150.000 los asistentes a la marcha de la ANC; la entidad, en 700.000

Hay desunión en el independentismo, sí. También cayó algún papel al suelo en la movilización de este domingo, pero no hubo ni empujones ni disputas de consideración más allá de gritos de botiflers ( traidores) –sobre todo– lanzados al aire sin que los destinatarios, los políticos, estuvieran presentes. Y si lo estaban, como es el caso de los representantes de Junts, no se han sentido lo suficientemente ofendidos o aludidos como para salir corriendo. Dolors Feliu, presidenta de la Assemblea, ha dado voz al desacuerdo de los manifestantes con el Govern, ERC, Junts y la CUP: “Si no hacéis la independencia, convocad elecciones”, ha dicho mientras alertaba que impulsaría una lista cívica. Un desafío y un órdago a los partidos independentistas y a las instituciones en toda regla. “Govern dimisión”, gritaba la gente para poner la guinda.Lee también Àlex Tort

Xavir Antich junta al resto de la dirección de Òmnium, durante el acto de este mediodía en el paseo Lluís Companys de Barceloa

La manifestación, a pesar de todo, ha sido multitudinaria. Ni mucho menos ha logrado las cotas del 2017, cuando un millón de personas salieron a la calle. O las 600.000 del 2019, el último año sin pandemia. Pero la del 2022, con 150.000 personas se han superado las 108.000 del año pasado. Todas las cifras siempre según estimaciones de la Guàrdia Urbana. Según la ANC, sin embargo, se reunieron 700.000 manifestantes; en el 2021, 400.000. Con todo, por toda Catalunya ha habido una multitud de actos y concentraciones reivindicativas.

El grito de “unidad”, reiterado hasta la saciedad en los últimos años, brilla por su ausencia

Se pueden usar otras cifras. La ANC, año tras año recuenta autobuses: 1.800 autocares en el 2017; 1.500 en el 2018; 1.200 en el 2019; 215 en el 2021, y 240 ayer.

De la manifestación más multitudinaria de este domingo ha desaparecido un grito: “Unidad”. Ni una sola vez se ha mencionado en el transcurso de la marcha por la calle Paral·lel, por los paseos Colom e Isabel II y por la calle Marqués de l’Argentera. El término tampoco salió de la boca de Jordi Pesarrodona, vicepresidente de la ANC, Jordi Gaseni, presidente de la Associació de Municipis per la Independència ( AMI), Xavier Antich, líder de Òmnium Cultural, y Dolors Feliu.

Feliu pone sobre la mesa la lista cívica y desafía al Govern: “O independencia o elecciones”

Antich se ha referido a la unidad, pero con otros términos, como si esa palabra fuera un cliché a esquivar, como el de “ampliar la base” de ERC o el de “confrontación inteligente” de Junts, que tantas mofas han provocado. “Permitir que nuestra fuerza sea más pequeña, que crezcan las peleas o nos confundamos de enemigo, no es ninguna opción. Esto no va de buscar culpables, sino de conseguir cómplices”, ha subrayado el presidente de Òmnium en claro contraste con el discurso de la ANC. Esta última frase le ha costado una pitada.

Lo que resonó de principio a fin fue el grito de “botiflers”. Había “botiflers” por doquier. En las pancartas donde más: “ Botifler, yo no te votaré”, “Botiflers, ni aquí ni en Madrid” (mensaje a ERC), “Botiflers, la historia os juzgará”. Pero hubo cánticos de cariz más reivindicativo, como el de “Sí, sí, sí, todavía estamos aquí”. O carteles dejando claro que “La gente está aquí”.

Manifestante en el Passeig de Colom para unirse a la manifestación independentista
Manifestantes en el Passeig de Colom para unirse a la manifestación independentistaLV / Xavier Cervera

Los manifestantes responden a la no asistencia de Aragonés con gritos a favor de Puigdemont

Ni Pere Aragonès ni ningún miembro de la cúpula de Esquerra, salvo Carme Forcadell, ha asistido a la manifestación de la Assemblea, como ya habían anunciado. Los congregados respondieron con cantos de “ President Puigdemont” y “Puigdemont, nuestro presidente” a las 17.14 h, momento de inicio dela marcha.

La CUP ha enviado una única representante, Dolors Sabater, diputada por los cuperos, pero militante de Guanyem Catalunya. La CUP tampoco parece haberse sentido cómoda con el planteamiento de la movilización y ha priorizado, como siempre, la organizada por la izquierda independentista anticapitalista a las 18.30 h. Una izquierda que también ha replicado al president al quemar en el paseo Lluís Companys una foto gigante de Pere Aragonès con Pedro Sánchez.

ERC se reivindica y Junqueras protagoniza un discurso encendido en el que asegura que nadie “lo hará callar”

ERC no se ha quedado parada y ha intentado tirar de orgullo en cuatro ocasiones. Se ha desacomplejado. Primero, la noche anterior, con una Marta Vilalta retando a los que la silbaban, en el Fossar de les Moreres, a gritar más fuerte si eran capaces. Segundo, cuando en la ofrenda floral a Rafael Casanova, la delegación de ERC, con Oriol Junqueras al frente, ha intentado contrarrestar las acusaciones de “botiflers” –omnipresentes este domingo– con gritos de “independencia” ( Junts ha sido silbado, pero en menor medida). Tercero, cantando a cappella otro estrofa de Els segadors ante la estatua. Por último, en el propio acto que ha organizado ERC en la calle del Bruc, con una encendida intervención de Junqueras de cinco minutos en que ha asegurado que nadie “lo hará callar”.

El Paral·lel barclonés, inicio de la manifestación independentista con motivo de la Diada
El Paral·lel barcelonés, inicio de la manifestación independentista con motivo de la DiadaLV / Àlex Garcia

La próxima cita será el quinto aniversario del 1-O. El Consell per la República es quien convoca la manifestación principal. Habrá que ver si la reclamación que hace de la “vigencia de los resultados” del 1-O provoca tantos problemas como el “dejar atrás los partidos” del manifiesto de convocatoria de la ANC para la marcha de este Onze de Setembre.

631e1051ca4f3.r d.1049 777 4740

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí