Calviño y Tezanos

En su último sainete, Tezanos ha batido la marca de autodestrucción de su propia imagen. Cuando todos los sondeos elaborados por todos los institutos de opinión pronostican que, de celebrarse ahora las elecciones, la victoria sería para Núñez Feijóo por una amplia diferencia, va Tezanos y nos dice que no, que el ganador sería Sánchez, su jefe, y además con una distancia holgada. Con semejante boutade, Tezanos ha convertido el último barómetro del CIS en una auténtica isla dentro del océano de encuestas electorales.

No es muy diferente lo que sucede con la previsión de crecimiento del PIB-2023 que se ha marcado Nadia CalviñoSu famoso 2,1% choca de bruces con lo previsto por el Banco de España, la Airef, el Fondo Monetario Internacional, el BBVA o Funcas, entidades que estiman un aumento entre el 0,7% y el 1,4%. Es decir, entre un 33% y un 66% menos de lo previsto por la vicepresidenta del Gobierno. De manera que Tezanos se bate con el universo demoscópico mientras Calviño se pelea con la inteligencia económica.

Sucede además que ambos tienen sus alforjas llenas de sonoros fracasos en sus respectivos pronósticos y previsiones. Tezanos viene haciendo el ridículo elección tras elección, resultando siempre para su partido -PSOE- un escenario postelectoral notoriamente peor del pronosticado por él. Calviño falla año tras año en su previsión macroeconómica fundamental como es el crecimiento de la economía española, siendo siempre el aumento real del PIB claramente inferior al que ella estimó. 

No acaban aquí las coincidencias entre los dos artistas dado que, lejos de asumir e interiorizar sus reiterados fracasos, en sus públicas declaraciones uno y otra hacen gala de una soberbia infinita, rayana en la provocación. Cuando hablan y se manifiestan, uno tiene la sensación de estar escuchando al entrenador de fútbol cuyo equipo acaba de ganar la Champions, y no al que acaba de caer eliminado en la fase de grupos, que es realmente el caso de Tezanos y de Calviño.

«A los Presupuestos les falta realismo y les sobra gasto público, según el Banco de España»

Centrándonos ahora en la segunda, en las dos primeras sesiones de la Comisión de Presupuestos del Congreso celebradas anteayer y ayer, ambas por la mañana, se han podido escuchar los argumentos del gobernador del Banco de España y de la presidente de la Airef por los que, además de cuestionar el 2,1% de crecimiento previsto por Calviño, han cuestionado los Presupuestos en su globalidad. Según lo escuchado de ambos, además de realismo, les falta calidad y claridad en la información que proporcionan, en tanto que les sobra volumen de gasto público por todos los lados, no siendo el instrumento que España necesita en su complicada situación económica actual.

Sin embargo, Pedro Sánchez no ha debido escuchar las dos intervenciones parlamentarias reseñadas. Tampoco le han debido proporcionar un resumen de su respectivo contenido. Lo digo porque ayer por la tarde se subió al estrado del Senado más guay que de costumbre, más pagado de sí mismo que nunca y más pimpollo que un manolo en San Isidro. Y una vez allí, volvió a jactarse del éxito de su gestión económica y, emulando en sus pronósticos a Tezanos y a Calviño, afirmó que España sorteará la recesión económica y liderará en 2023 la recuperación económica en Europa. Ojalá sea cierto lo primero, aunque son ya varias las opiniones contrarias al respecto, pero lo del liderazgo es pura guasa sino fuera porque es un auténtico drama.

En efecto, todos los países de nuestro entorno han recuperado el nivel PIB previo a la pandemia. España, no. Sánchez: ¿somos los líderes de la recuperación? Aún más, según el FMI, España es una de las dos grandes economías mundiales, México es la otra, que aún no lo ha conseguido. Sánchez: ¿somos los líderes de la recuperación? Y todavía más, según el consenso de las previsiones, podemos tardar varios trimestres en lograrlo. Sánchez: ¿somos los líderes de la recuperación? ¿Por qué? ¿Por llegar más tarde a lo que los demás han llegado antes? ¿Cómo  puede Sánchez faltar tanto a la realidad y con tanta desvergüenza? Está claro, siendo un compendio de Calviño y Tezanos, los primos hermanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí