vía Garrigues

La negociación entre el Gobierno de Pedro Sánchez y el PP de Alberto Núñez Feijóo para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) tendrá una prueba de fuego definitiva cuando se hable de los nombres, especialmente el del nuevo presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo.

Fuentes conocedoras de la negociación consultadas por Libertad Digitalaseguran que en este punto «cada vez cobra más fuerza la denominada ‘vía Garrigues‘, bautizada así en honor al prestigioso abogado Antonio Garrigues Walker, para desatascar la elección del presidente del Poder Judicial». Este jurista español de reconocido prestigio internacional es el presidente de honor del despacho de abogados Garrigues, que fundó su padre Antonio Garrigues Díaz-Cañabate, y su tío, Joaquín Garrigues Díaz-Cañabate.

Publicidad

«La ‘vía Garrigues’ consiste en elegir como presidente del Poder Judicial a un jurista o catedrático de Derecho afamado cuyo prestigio esté fuera de toda duda para ambas partes negociadoras y que mantenga su imagen de independencia e imparcialidad, sin ninguna afinidad o vinculación política. Una de las candidatas favoritas si se adopta esta vía sería la presidenta del Consejo General de la Abogacía Española, Victoria Ortega«, añaden.

«Esta vía supondría desechar a los magistrados del Supremo como posibles candidatos para presidir el CGPJ, ya que este tribunal se ha deteriorado mucho en los últimos años. Dichos magistrados están ‘muy contaminados’ desde el punto de vista de posicionamiento político de cara a la opinión pública por su catalogación de conservadores y progresistas«, añaden.

Cabe destacar que en los últimos años, la magistrada de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, Pilar Teso, ha sido una fija en la quiniela para sustituir al ya dimitido Carlos Lesmes. En los últimos meses, ha sonado con mucha fuerza también el propio presidente de la Sala de Contencioso-Administrativo, César Tolosa. Su elección como presidentes supondría un grave problema para el funcionamiento de la Sala, la más afectada por el bloqueo en los nombramientos del CGPJ impulsado por el Ejecutivo.

Las mismas fuentes consultadas por LD apuntan que la ‘vía Garrigues’ tiene pros y contras. «Existe el precedente histórico positivo del catedrático de Derecho Civil, Antonio Hernández Gil, que desempeñó una labor ejemplar como presidente del CGPJ y del Supremo entre 1985 y 1990, con total independencia».

«En los contra nos encontramos con la oposición de la asociaciones judiciales a esta ‘vía Garrigues’ y la difícil situación que atraviesa el Supremo y el CGPJ que haría necesaria la elección de un magistrado de la casa que supiera administrar, gestionar y liderar el escenario de crisis judicial actual», destacan.

Mientras tanto, las negociaciones entre PSOE y PP siguen avanzando. Ambos partidos han acordado que el nuevo CGPJ tenga que aprobar todas sus decisiones con mayoría de 3/5. También se habría pactado encargar al CGPJ un informe sobre la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial para cambiar el sistema de elección de los vocales.

La espada de Damocles de la impugnación

Mientras tanto, la espada de Damocles se cierne sobre el PSOE y el PP si, antes de que los vocales del CGPJ elijan oficialmente al presidente del Poder Judicial, se filtra su nombre en los medios de comunicación. La razón es que el nombramiento podría ser impugnado ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo.

El precedente más inmediato lo encontramos este mismo año, cuando la Sala Tercera del Supremo acordó suspender el acuerdo del Consejo de Ministros por el que se comunicó al Congreso de los Diputados sendas ternas de candidatos a la Presidencia y Adjuntía de la Agencia de Protección de Datos. Todo ello, tras la demanda presentada por uno de los candidatos perjudicados por el acuerdo alcanzado entre socialistas y populares. También fue impugnada en su día la elección de Lesmes, aunque finalmente se desestimó ya que durante la elección se discutieron otros candidatos.

Las fuentes consultadas por este diario sostienen que «si el nombre del nuevo presidente del CGPJ y del Supremo se filtra antes de su elección oficial, se podría impugnar ante la Sala Tercera del Supremo. El problema sería la presión de los magistrados para aceptar dicha impugnación con los años que ha costado elegir a un sustituto para Carlos Lesmes al frente del Poder Judicial».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí