subida de las hipotecas

La rápida subida de los tipos de interés y la galopante inflación se han convertido en una tormenta perfecta que podría poner en aprietos a la hora de pagar la cuota hipotecaria. 

En este contexto, el Gobierno y la banca llevan semanas de intensas negociaciones para tratar de llegar a un acuerdo que establezca medidas concretas para paliar este posible impacto en los hogares. En el recuerdo de todos, permanece la crisis financiera de 2008

Publicidad

El lunes por la noche, el ministerio de Economía avanzó en una nota de prensa a las 23:00 que llevaría al día siguiente al Consejo de Ministros el paquete de medidas. En ella se entreveían visos de un acuerdo con la banca, pero sin haber llegado a un documento pactado al 100% con las entidades. 

«A falta de cerrar los últimos detalles con las patronales bancarias, mañana se aprobará en Consejo de Ministros un paquete normativo que permitirá aliviar la situación financiera de las familias vulnerables o en riesgo de vulnerabilidad por la subida de los tipos de interés», apuntaba la nota. 

Así que aunque las posiciones estaban cerca en las negociaciones, no se había consensuado un documento común, sino que se habían ido incorporando los detalles que se habían ido pactando con los bancos en las reuniones previas y este fue llevado al consejo de ministros. 

Fuentes del Ministerio de Economía apuntan que «una vez que pasa por consejo de ministros, el texto no se mueve. Ahora no hay elementos de negociación abiertos». 

«Esperamos que tras las conversaciones hayamos conseguido un punto de equilibrio que suponga un punto de equilibrio», añaden las mismas fuentes al referirse a una situación en la que entran en juego los hogares, la banca y una situación económica de incertidumbre. 

¿Qué opinan los bancos del Código de Buenas Prácticas?

Tras la aprobación de este texto de medidas para paliar la previsible subida de las cuotas hipotecarias en los hogares más vulnerables, serán los bancos los que tengan que adherirse a este nuevo código, que se suma al ya existente Código de Buenas Prácticas aprobado en 2012, tras la dura crisis financiera. 

Por el momento, ya hay varios bancos que han asegurado que se adheriránaunque a algunos les faltaba por conocer los detalles

De hecho, la propia ministra de Economía, Nadia Calviño, aseguró en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros que CaixaBank —participada por el Estado al fusionarse con Bankia, que estaba participada por el Frob tras su rescate— firmará el acuerdo. 

Se dio la circunstancia de que el anuncio del Gobierno de que se iban a aprobar las medidas para mitigar el impacto de la subida de las hipotecas, se produjo la noche previa a un encuentro financiero organizado por Deloitte y Sociedad de Tasación. Un marco propicio para que los directivos y patronales pudiera expresar su opinión sobre las medidas. 

Faltan los «flecos» de las medidas para mitigar los problemas de hipotecas

El consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez, apuntó que faltaba por conocer esos «flecos» del texto. Unas medidas que «impactará en las provisiones», dijo Álvarez tras el XXIX Encuentro del Sector Financiero organizado por Deloitte y Sociedad de Tasación. Dado que cuando se produce alguna extensión o alargamiento del crédito «siempre» se traslada a las provisiones.

De esta manera, Álvarez apuntó que se trata de un tema «excepcionalmente técnico», en función de «cómo se haga la refinanciación potencial o la extensión pueden impactar o no impactar no solo en provisiones, sino también en consumo de capital», ha explicado el directivo. 

«A ningún banco le interesa quedarse con una casa y a ningún banco le interesa que sus clientes no puedan hacer frente a sus pagos», apuntó el consejero delegado de Sabadell, César González-Bueno, al ser preguntado por este nuevo código. 

González-Bueno aseguró que, a falta de conocer los detalles del texto, el banco tiene la voluntad de adherirse a él.  

Por su parte, la presidenta de la patronal bancaria AEB, Alejandra Kindelán, explicó durante su intervención en el mismo encuentro que el sector ha trabajado tanto a nivel interno como con Economía para cuadrar las medidas de alivio a los hipotecados y su encaje tanto en el marco regulatorio.

Kindelán también destacó que es muy importante que este paquete de medidas no dañe al propio mercado hipotecario español y a la situación de las entidades, las cuales también realizan emisiones de cédulas hipotecarias y podrían verse afectadas. 

Por su parte, la antigua patronal de las cajas de ahorros, la CECA en un comunicado aseguró que «el sector bancario español ha trabajado y colaborado muy intensamente en la definición de un marco de soluciones para las familias en dificultad que sea compatible con la normativa europea en materia de provisiones, que es la que garantiza la estabilidad financiera». 

¿Quiénes se podrán acoger a las medidas ?

El Gobierno estima que las medidas aprobadas para paliar el efecto de la subida de la cuota hipotecaria puede llegar a 1 millón de familias, lo que no quiere decir que todas tengan que acogerse a él. 

En la referencia del consejo de ministros del martes 22 se detallan las medidas que irán dentro del Real Decreto Ley por el que se establece un «Código de Buenas Prácticas de medidas mitigadoras de la subida de los tipos de interés en préstamos hipotecarios sobre vivienda habitual». 

Estas medidas irán enfocadas en tres direcciones. Por un lado, «mejorar» las condiciones del actual Código de Buenas Prácticas aprobado en 2012. Se considera en este texto, que los deudores vulnerables son aquellos hogares que tengan una renta de 3 veces el IPREM (el indicador de renta de efectos múltiples) que serían unos 24.500 euros, cuya carga hipotecaria sea de un 50% de la renta y vean incrementarse un 50% su esfuerzo hipotecario. 

Estos deudores tendrán con el nuevo código la posibilidad de reestructurar el préstamo hipotecario con un tipo de interés más bajo durante la carencia del principal de 5 años, con un pago de unos intereses de euríbor menos 0,1 frente a los actuales de euríbor más 0,25 del actual Código de Buenas Prácticas. 

Asimismo, se amplía a 2 años frente a los 12 meses actuales el plazo para solicitar la dación en pago de la vivienda y se contempla la posibilidad de una segunda reestructuración, en caso necesario. 

Además, se añade una nueva casuística, eliminando la necesidad de que se cumpla con el criterio del incremento de un 50% del esfuerzo hipotecario. Estos hogares puedan acogerse al Código con una carencia de 2 años, un tipo de interés menor durante la carencia y un alargamiento del plazo de hasta 7 años. 

«Esta medida es necesaria para aquellas familias que, como consecuencia de la subida de tipos de interés, lleguen a niveles de esfuerzo hipotecario excesivos que les obliguen a reducir gastos de primera necesidad y pongan en peligro el pago de la hipoteca, puedan recibir un tratamiento adecuado», señala el texto. 

Por otro lado, se recoge otro apartado para que más familias puedan acogerse a estas medidas. En este caso, el nuevo código hace referencia a familias de clase «media» para que se adapten a la subida de las cuotas de forma «gradual». 

El texto de la referencia del consejo de ministros recoge que podrán beneficiarse de estas medidas los hogares con renta inferior a tres veces y media el Iprem, que se traduce en 29.400 euros anuales, con hipotecas suscritas hasta el 31 de diciembre de 2022, una carga hipotecaria superior al 30% de su renta y que haya subido al menos el 20%. 

Para todos estos casos, las entidades financieras deberán ofrecer la posibilidad de congelación durante 12 meses de la cuota, un tipo de interés menor sobre el principal aplazado y un alargamiento del plazo del préstamo de hasta 7 años.

Otras medidas recogidas en el nuevo Código de Buenas Prácticas

En el texto aprobado en el Consejo de Ministros se recoge también un apartado de otras medidas adicionales. 

«Se reducirán aún más los gastos y comisiones para facilitar el cambio de tipo variable a tipo fijo y se eliminarán durante todo 2023 las comisiones por amortización anticipada y cambio de hipoteca de tipo variable a fijo», apunta la referencia del Consejo de Ministros.

Aunque, en el texto no se detalla si existe alguna limitación de la oferta que debe hacer el banco con el cambio de oferta de tipo variable a fijo. 

Además, señala el texto, se incluirán medidas para la promoción de la educación financiera y se reforzará el seguimiento de la aplicación de ambos códigos.

Tanto bancos, como el Gobierno, han coincidido en que la situación actual no es igual que la de 2008. La economía, aunque afronta momentos muy inciertos, está en una situación más robusta que en el momento de estallido de la burbuja inmobiliaria, con el empleo registrando mejores cifras y la deuda de las familias mucho más contenida.  

mujer pasa delante anuncio hipotecas calle madrid.jpg

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí