elecciones del martes

¿Cambiará de manos el control del Congreso? ¿Se retirará la ayuda a Ucrania? ¿Quiénes serán los próximos candidatos a la presidencia de los Estados Unidos? Estas son sólo algunas de las preguntas que obtendrán respuesta a partir del próximo martes, cuando tengan lugar los comicios midterm o de medio término (del mandato presidencial).

También llamadas elecciones legislativas, porque con ellas se votará la totalidad de la Cámara de Representantes y más de un tercio del Senado, determinarán además 36 de los 50 gobernadores estatales y numerosos alcaldes. Pero sobre todo, los resultados desvelarán qué capacidad real de gobierno le quedará a Biden, las dinámicas de las próximas elecciones presidenciales y las futuras políticas sobre temas destacados para la ciudadanía estadounidense, como el aborto o los presupuestos.

Publicidad

MÁS

Y todo ello haciendo un breve resumen de lo que pueden dar de sí estos comicios, ya que según la formación resultante del Congreso, estarán en juego desde la agenda de gobierno de Biden, a nivel interno, hasta las decisiones de la política exterior en un momento especialmente complejo a nivel global, por la crisis económica internacional y la guerra de Rusia en Ucrania. 

Escenarios

Si los demócratas consiguen conservar el control de la Cámara de Representantes y aumentan su ventaja en el Senado, disfrutarán de margen para aprobar nuevas leyes así como de un respiro para afrontar unos hipotéticos resultados adversos, en las presidenciales de 2024.

Sin embargo, si los republicanos se hacen con ambas cámaras, tendrán la posibilidad de bloquear las propuestas progresistas, incluyendo las concernientes a la política internacional (con el conflicto bélico de Moscú sobre Kiev al fondo), el control de armas o las medidas medioambientales. Los conservadores, según han avanzado algunos de sus representantes, podrían incluso abrir una investigación a Biden por su gestión de la pandemia o relanzar la que su hijo Hunter tiene abierta por evasión fiscal.

Otra posibilidad es que cada partido se haga con el poder de una de las cámaras, en cuyo caso se pondría a prueba la capacidad del actual presidente para gobernar y la facultad de negociación de ambos partidos, algo poco probable por la alta polarización política e ideológica que atraviesa el país. En el caso de que los republicanos consiguieran la mayoría del Senado, que es donde se aprueban los jueces de los tribunales federales, adquirirían incluso la probabilidad de bloquear los nombramientos que hiciera Biden (incluidos los del Tribunal Supremo). 

Presente

En estos momentos, la situación de la cámara alta es de empate, ya que cada partido dispone de 50 senadores. Sin embargo, la vicepresidenta (Kamala Harris en este caso, por ser los demócratas quienes ganaron las últimas elecciones), dispone del privilegio de uso de su voto para el desempate. 

La Cámara de Representantes está controlada por los demócratas, con 222 votos por 213 de los republicanos. Están en juego 435 escaños (la totalidad de la cámara baja) y los ganadores cumplirán un mandato de dos años.

Pronósticos

Históricamente estas elecciones no son favorables para el partido cuyo representante ocupa la Casa Blanca, lo que se suma a que Joe Biden no se encuentra en su mejor momento de popularidad, con un 531% de desaprobación, según la media de las encuestas proporcionada por FiveThirtyEight

Las causas de ello: una alta inflación y el fantasma de la recesión que han aupado el tema económico al número uno de la preocupaciones de los ciudadanos, donde los republicanos se mueven mejor. El resultado es que los conservadores se han posicionado como favoritos para ganar la Cámara de Representantes, mientras que el Senado puede caer de cualquiera de los dos lados. 

Presidenciales

Los resultados de estas elecciones tendrán unas consecuencias directas en los comicios presidenciales de 2024. Tanto Donald Trump como Joe Biden están a la espera de lo que ocurra el próximo 8 de noviembre para decidir si se presentan a la reelección o empiezan a posicionar a sus respectivos candidatos. Si los resultados son favorables a su partido, el magnate neoyorquino podría anunciar su tercera candidatura sobre el 14 de noviembre, según informaciones del New York Times.

Biden, por su parte, cumplirá 80 años a finales de este mes, lo que le convierte ya en el presidente más viejo de la historia de los Estados Unidos. Esto, sumado a las dudas acerca de su agilidad mental y unos posibles resultados adversos en las elecciones de medio término, no favorece la sospechas de participación en una nueva campaña presidencial. Por si acaso, tanto la vicepresidenta Harris como el secretario de Transporte, Pete Buttigieg, calientan motores como los candidatos mejor posicionados por parte demócrata.

De momento ya se han emitido mas de 30 millones de votos, en 46 estados diferentes, gracias al sufragio anticipado. Y en Arizona, Nevada y Pensilvania ya lo han hecho más votantes demócratas e independientes que en los dos comicios anteriores, lo que rompe la estadística de que las elecciones midterm movilizan poco a la ciudadanía. Un dato que puede tirar por la borda cualquier pronóstico anterior.

Captura de pantalla 2022 11 07 a las 7.58.16

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí