Medidas contra la inflación

El Gobierno ha aprobado este sábado la prórroga del plan anticrisis para dar respuesta a las consecuencias de la guerra en Ucrania, un conjunto de medidas que finalizaban el próximo 30 de junio y que ahora se extienden hasta el 31 de diciembre. Además de la ampliación del descuento de los combustibles o la prohibición de los despidos, el plan incorpora nuevas ayudas con un coste de 9.000 millones de euros para apoyar a las familias y empresas más afectadas por los elevados precios de la energía como un cheque de 200 euros para rentas bajas, un aumento del 15 % de las pensiones de jubilación y viudedad no contributivas, rebajas de hasta el 50 % en los abonos de transporte estatales o la reducción del 10 % al 5 % del IVA de la luz.

«Estimamos que vamos a contener en 3,5 puntos el alza de los precios«, ha señalado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia en rueda de prensa para dar cuenta de las novedades de la norma, que pasará ahora al Congreso para su convalidación. El jefe del Ejecutivo ha hecho un llamamiento a «todas las fuerzas políticas» para que apoyen las nuevas medidas, pues a su juicio sin ellas el IPC, que en mayo se situó en el 8,7 % interanual, ascendería a tasas «cercanas a los 14 o 15 puntos».

Sánchez: «Con las medidas aprobadas, el Gobierno estima contener en 3,5 puntos el IPC»

Ha sido una negociación complicada. Los equipos de PSOE y Unidas Podemos han apurado los plazos y el Real Decreto-ley ha recibido el visto bueno de ambas formaciones pocos minutos antes de que comenzara el Consejo de Ministros extraordinario convocado para tal fin. Uno de los principales escollos era el cheque para los trabajadores con menos ingresos como forma de compensarles por la inflación. La formación ‘morada’ planteaba una ayuda de 300 euros a todos los que estén por debajo del salario mínimo y, finalmente, se queda en 200 euros para trabajadores con ingresos inferiores a los 14.000 euros al año. Sánchez ha anunciado que se podrá solicitar a partir del mes de julio.

Los socialistas, por su parte, eran partidarios de ofrecer rebajas fiscales. Así, se ha reducido aún más el IVA de la luz, que pasa ahora del 10 % al 5 %. A estos se suma la rebaja del impuesto especial a la Electricidad al 0,5 %, así como la suspensión del impuesto a la generación eléctrica, que ya estaban incluidas en el anterior decreto. Sánchez ha defendido que en marzo se aprobó un recorte del 60 % en los impuestos que se pagan por la factura de la luz y que con esta ampliación se llega al 80 %. También se limitará el precio máximo de la bombona de butano.

Además, las pensiones de jubilación e invalidez no contributivas subirán un 15 % y se pondrá en marcha una rebaja del 50 % en los abonos de transporte estatales, como los de Cercanías, mientras que el Estado contribuirá con un 30 % en la rebaja de los que gestionan comunidades autónomas y ayuntamientos (como el metro y bus). En este último caso, la reducción entrará en vigor a partir del 1 de septiembre.

Se trata, ha recalcado el presidente del Gobierno, de un «esfuerzo extraoridinario» de más de 9.000 millones de euros, de los cuales 5.500 millones serán en gasto para proteger a familias y otros 3.600 millones en reducción de ingresos por las rebajas fiscales. En total, el Ejecutivo prevé invertir hasta final de 2022 cerca de 15.000 millones de euros, «más de un punto del Producto Interior Bruto (PIB)», ha puntualizado Sánchez.

Sánchez: «Este nuevo decreto va a suponer un esfuerzo superior a los 9.000 millones de euros»

Nuevo impuesto a las eléctricas

También estaba sobre la mesa de negociación la aprobación un impuesto para gravar los beneficios extraordinarios de las energéticas. En este caso, el presidente del Gobierno ha anunciado que se está trabajando en «el diseño de un nuevo tributo» para tal fin, el cual será presentado «en las próximas semanas» en el Congreso como proposición de ley. Se prevé que el nuevo impuesto entre en vigor el 1 de enero de 2023, si bien fuentes de La Moncloa han matizado posteriormente que también «afectaría al ejercicio de 2022».

«Es una medida que sintoniza con la opinión publica de nuestro país, con medidas similares de los países europeos de nuestro entorno y que atiende a las recomendaciones de distintos organismos internacionales cono la propia Comisión Europea, la OCDE y el FMI», ha dicho Sánchez, para posteriormente afirmar que responde a la necesidad de garantizar «un reparto justo de las cargas sociales y económicas» de la crisis energética provocada por la guerra en Ucrania.

En su opinión, «las cargas de esta situación tan dolorosa deben distribuirse con justicia» y «deben aportar más quienes están en mejores condiciones». «Y lo que no cabe es que algunos resulten beneficiados a costa del perjuicio de las mayorías», ha insistido.

Se prorroga la prohibición de los despidos

Asimismo, el Ejecutivo ha prorrogado la bonificación de 20 céntimos por litro en los combustibles hasta final de año o la prohibición de recurrir al despido objetivo (indemnizado con 20 días por año trabajado) por causas relacionadas con el aumento de los costes energéticos, una medida que será también de obligado cumplimiento para aquellas empresas que reciban ayudas directas.

El nuevo Real Decreto-ley también contempla la extensión de medidas de corte social aprobadas en marzo como el límite del 2 % a la actualización anual de la renta de los contratos de arrendamiento de vivienda, la subida extraordinaria del 15 % en la prestación del Ingreso Mínimo Vital (IMV) y la ampliación a 600.000 familias del bono social eléctrico. Igualmente, se prorroga a septiembre el aplazamiento pago cuotas a Seguridad Social y se extienden las ayudas a afectados por los afectados por la erupción del volcán ‘Cumbre Vieja’ y el IVA superreducido para las mascarillas. “La pandemia todavía no se ha acabado”, ha defendido Sánchez.

24 horas fin de semana – Plan anticrisis de 9.000 millones: estas son las nuevas medidas del Gobierno – Escuchar ahora

Díaz: “Las medidas son una herramienta sólida”

Los dos socios que conforman el Gobierno han vivido una semana con desencuentros acerca de las medidas que se debían incluir en este plan económico para contrarrestar los efectos de la inflación. La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, ha marcado su perfil durante esta negociación, haciendo bandera del cheque para las rentas bajas o el impuesto a las eléctricas. Y así lo ha celebrado tras la aprobación de la norma.

«Este Gobierno llegó con un mandato muy claro: dar certezas y protección a la gente en momentos difíciles. Por eso las nuevas medidas aprobadas son una herramienta sólida para frenar el efecto de la subida de precios en la economía de las familias», ha reivindicado en un mensaje en su cuenta de Twitter. En este sentido, la también ministra de Trabajo ha instado a Sánchez a «seguir trabajando para ampliar la protección a la ciudadanía».

Mientras, a las preguntas de los periodistas, el jefe del Ejecutivo ha expresado su pleno respaldo a todos los miembros de su Gabinete, tanto del PSOE como de Unidas Podemos, porque cree que todos los ellos están haciendo un trabajo «encomiable, extraordinario, de diálogo, negociación y acuerdo«. Sánchez ha considerado «evidente» que su Ejecutivo es «molesto» e «incómodo» para «determinados intereses económicos que tienen sus terminales políticas y mediáticas», pero ha garantizado que seguirá su hoja de ruta: «No nos van a quebrar», ha recalcado.

f8bc255669ab00bee2569ab551f2a7e19a8b7da2 656x368 1

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí