open americano

«Es cuestión de sobrevivir, de seguir un proceso, saber lo que hay en este momento y aceptarlo con humildad», señaló Rafa Nadal en el Arthur Ashe Stadium, justo después de haber sellado su pase a segunda ronda, con más dificultades de las que cualquiera pudiera imaginar. 

Necesitó cuatro sets, tras perder el primero, tres horas y siete minutos de juego, para batir al sorprendente australiano Rinky Hijikata, que dio más nivel del que correspondería a un novato de 21 años en Grand Slam, que disputaba sólo su cuarto encuentro en el principal circuito profesional y ocupa la plaza 198 del ranking mundial.

Nadal siempre tiene varias marchas con las que manejarse, e imprimió alguna más de la hubiera deseado para vencer 4-6, 6-2, 6-3 y 6-3 en 3h.07′. El jueves se reencontrará, en segunda ronda, con un viejo enemigo, verdugo en 2015 por estos lares, el italiano Fabio Fognini. Será su decimoséptimo duelo, con 13-4 para el español sobre un transalpino, 35 años y nº 60, que remontó al ruso Aslan Karatsev: 1-6, 5-7, 6-4, 6-1 y 6-4 en 3h.34′.

Bajo techo cubierto desde la segunda manga por amenaza de lluvia, empapado en sudor, Nadal festejó la clasificación con mucho ruido. Dirigiéndose a su equipo, al completo en esta ocasión desde el principio, con gestos de satisfacción y liberación. Sí, tuvo que trabajar más de lo previsto ante un valiente oponente, pero además valora de dónde viene.

De una lesión abdominal, delicada. Y era su regreso a Nueva York desde que en 2019 ganase su cuarta corona. Sus palabras de precaución tienen que ver con las incógnitas que irá despejando por el camino sobre la respuesta de la zona cicatrizada y el nivel que pueda ir dando a su tenis. 

Siempre es cauto Rafa Nadal. Es como le ha ido mejor. Hijikata se envalentonó y con un tenis de saque y red halló el premio de un 6-4 ante un balear un tanto chafado, sin energía.Lee también

No tardó en despertar con un parcial de 3-0, tomando el mando de las operaciones con tiros más profundos e intensos. Una vez más la capacidad de Nadal para adaptarse a la exigencia del oponente con las herramientas que tiene en ese momento.

A sus 36 años, con la opción de llegar al númerlo uno mundial, que sería el premio extra a un 23º Grand Slam, está listo para asumir lo que vaya apareciendo en la ruta. La resistencia de Hijikata, incluso salvando cuatro bolas de match antes de capitular, no entraba en el guión, pero lo encaró con afán de superación, hasta que desbordó a un rival muy rápido de piernas, con sentido del tenis y muy decidido. 

Continúa invicto Nadal en Grand Slam este curso, 20-0. Disfrutó de nuevo del ambiente eléctrico de una jornada nocturna en Nueva York, que se perdió en 2020 por los cambios de calendario debido a la covid y en 2021 debido al dolor en el pie izquierdo.

Está de vuelta, con ganas de seguir dejando huella. El arranque se complicó, pero el objetivo era pasar como fuese. 

630ec7b6b10b7

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí